Todo lo necesario sobre el cultivo de plantas de Marihuana

0
174
Guía sobre el Cultivo de Plantas de Marihuana
Guía sobre el Cultivo de Plantas de Marihuana

Fisiología de las Plantas de Marihuana

Para lograr buenos resultados, un cultivador casero debe conocer la fisiología de las plantas. La fisiología de las plantas es la parte de la biología que se ocupa de la forma en que las plantas crecen y florecen. En este capítulo, se discuten los principios de la fisiología de las plantas.

Gorras de Marihuana

Con el crecimiento y la floración de las plantas, implica una combinación selecta de luz, aire y agua. En cuanto a la luz, se trata de la luz solar para el cultivo exterior, una combinación de luz solar y luz artificial para los invernaderos, y sólo luz artificial para el cultivo interior. Para el aire, la cantidad de dióxido de carbono (CO2) es de principal importancia. El agua realiza varias funciones. Las plantas necesitan agua (H2O) para el proceso de crecimiento, pero también para transportar otros materiales importantes. marco de madera

Principios de crecimiento

Las plantas transforman el CO2 y el H2O en glucosa bajo la influencia de la luz. La glucosa es el componente químico de la estructura y la solidez de la planta. A partir de la glucosa, la planta fabrica celulosa, el material que da a las plantas su estructura fibrosa. (La glucosa es, de hecho, energía lumínica almacenada).

El proceso químico en el que el dióxido de carbono y el agua se convierten en glucosa se llama fotosíntesis (del griego «fotos» = luz, y «síntesis» = componer). La clorofila, que también da a las plantas su color verde, es indispensable para este proceso. Si todas las condiciones son correctas, se produce la siguiente reacción química: 6CO2 + 12H2O = C6H12O6 (glucosa) + 6O2 (oxígeno) + 6H2O Podemos deducir varias cosas de esta fórmula.

Para obtener una parte de glucosa, necesitamos seis partes de CO2 y 12 partes de H2O. Parece que se necesita menos agua. Cuando miramos la fórmula química, también se producen seis partes de agua junto a las 6 partes de oxígeno, y una parte de glucosa. Sin embargo, la investigación ha demostrado que en el proceso químico, se necesitan 12 partes de agua. El «exceso» de agua se utiliza en los pasos intermedios. El agua no reaparece hasta el final del proceso. El CO2 es un gas en la atmósfera.

Aceite de Marihuana rico en CBD

Siempre debe haber suficiente dióxido de carbono disponible, de lo contrario, el crecimiento de las plantas se reducirá. Todo el mundo sabe que las plantas necesitan agua. A partir del CO2 y el H2O, no sólo la glucosa, sino también el oxígeno es producido bajo la influencia de la luz, por las plantas con la ayuda de la clorofila. Para las plantas, el oxígeno es un subproducto del crecimiento. Para las personas y la mayoría de los animales, es la principal condición de la vida. Esta es una buena combinación.

De hecho, en su metabolismo, los animales hacen lo contrario de lo que hacen las plantas. Convierten la glucosa y el oxígeno en dióxido de carbono y agua para poder moverse, y para permitir que el corazón y los pulmones trabajen, etc. El CO2, un gas que es exhalado por las personas, puede ser utilizado nuevamente por las plantas para la fotosíntesis. Puede ser pensado como un ciclo. La glucosa que producen las plantas es una fuente de energía para la planta. Algunos procesos, como la ingesta de agua, requieren energía.

Además, la glucosa forma el material de construcción para todo tipo de procesos con los que la planta deja ver todas sus propiedades específicas. Iría mucho más allá de la intención de examinar todos esos procesos químicos. Se trata de obtener buenos resultados cultivando cannabis en casa Una planta no puede crecer sin luz, aire (que contiene CO2), agua y varios nutrientes. El proceso químico en el que el CO2 y el H2O se convierten en glucosa y oxígeno bajo la influencia de la luz se llama fotosíntesis.

Cuando miramos este proceso un poco más de cerca, en realidad involucra dos reacciones químicas diferentes. La primera se llama fotólisis. En la fotólisis, el agua se descompone en oxígeno (O) e hidrógeno (H). Tanto la luz como la clorofila son necesarias para la fotólisis. Esto se llama la respuesta de la luz. La segunda reacción química se llama la respuesta de la oscuridad. Como sugiere el término, no se necesita luz para la respuesta de la oscuridad.

En la respuesta de oscuridad, el dióxido de carbono se convierte en glucosa, con la ayuda del hidrógeno producido durante la respuesta de luz. La distinción entre la reacción a la luz y a la oscuridad es de interés para el cultivador casero de cannabis a fin de comprender la manera en que las plantas deben ser iluminadas (y a veces mantenidas en la oscuridad). Las plantas crecen de manera óptima sólo cuando se encuentra un buen equilibrio entre las reacciones a la luz y a la oscuridad. sistema de goteo.

Crema de Marihuana rica en CBD

Procesos osmóticos

Con ósmosis, nos referimos a los procesos en los que el agua y los nutrientes son absorbidos por las plantas. La ósmosis se basa en el principio de que las paredes de la planta permiten el paso de algunos materiales y otros no. Las paredes de las células son semipermeables.

Un ejemplo: cuando colocamos una vejiga con una solución de azúcar en un tanque de agua, la vejiga se hincha. La solución de azúcar atrae el agua. Cuanto más azúcar haya en la solución de la vejiga, más agua será absorbida, y la presión en la vejiga aumentará, ¡pero no intente esto en casa! Entre otras cosas, la ósmosis provee la solidez de las células de las plantas. Se absorbe tanta agua que las células de la planta se saturan, y el tallo y las hojas se mantienen erguidos. Si hay muy poca agua, las células de la planta emiten el agua; lentamente, pero con seguridad.

La fuerza se pierde, y la planta se marchita. Otra forma de que una planta pierda su fuerza es que la ósmosis trabaje en la dirección opuesta. Si hay una concentración demasiado alta de materiales en el agua suministrada a la planta, ésta no absorberá el agua. Liberará agua, y se volverá menos robusta. Un ejemplo es la adición de una dosis demasiado alta de fertilizante a las plantas. Con la sobrefertilización, las plantas se secan y se queman . . .

Una segunda función importante de la ósmosis es el «enganche» de sales (nutrientes) junto con el agua que, a través de la ósmosis, termina en las células de la planta. Los nutrientes son necesarios para permitir que ciertos procesos de crecimiento tengan lugar. Las sales también hacen que varios tipos de plantas desarrollen diversas propiedades. Esto trae a la mente flores, frutas y fragancias.

En general, las plantas necesitan los siguientes materiales en una solución de agua: – nitrógeno, fósforo y azufre para la construcción de las células; – magnesio para la fabricación de clorofila; – potasio, calcio y magnesio para los procesos osmóticos; – agua para el crecimiento, para el transporte de nutrientes y para la solidez; – hierro, boro, cobre, manganeso y zinc como materiales de construcción. La mayoría de los nutrientes para las plantas están suficientemente presentes en nuestra agua corriente. Pero no todos La ley de mínimos juega un gran papel en la alimentación de las plantas.

Camisetas de Marihuana

El material que está presente en una cantidad demasiado pequeña es un factor limitante para la salud de la planta. La llamada «enfermedad de deficiencia» aparece cuando una planta no recibe uno o más nutrientes. Por ejemplo, la escasez de hierro causa hojas más bien blancas, mientras que la escasez de nitrógeno causa un crecimiento reducido y hojas amarillentas. La «enfermedad carencial» no sólo implica el efecto directo (una planta no saludable no crece bien), sino también una resistencia disminuida. Si faltan materiales necesarios, aumenta la posibilidad de infección por mohos y bichos.

Trataremos las enfermedades de las plantas con más detalle en un capítulo posterior. Para cultivar plantas sanas, necesitamos una mayor amplificación de los materiales que, por naturaleza, aparecen en nuestra agua. Esto implica principalmente nitrógeno (N), fosfato (P) y potasio (K). Una combinación formulada de estos materiales está disponible en las tiendas, y se llama «solución NPK». Diferenciamos los diferentes nutrientes en orden de importancia. Llamamos a los más importantes los nutrientes primarios; – la combinación NPK que acabamos de mencionar.

Los nutrientes secundarios siguen; a saber, el magnesio (Mg), y el calcio (Ca). Por último, hay un grupo de micronutrientes, también llamados oligoelementos. A este grupo pertenecen, entre otros, el azufre (S), el hierro (Fe), el manganeso (Ma), el boro (B), el zinc (Zn) y el cobre (Cu).

Admisión y transporte de materiales

El agua, y los nutrientes disueltos en ella (sales), se absorben a través de los pelos de la raíz de la planta. El estado del suelo juega un papel importante. La tierra dura deja poco espacio para que el agua llegue a los pelos de la raíz, un suelo más suelto tiene mucho más espacio, mientras que el sustrato de lana de roca puede garantizar un buen suministro de agua. Los pelos de la raíz son muy importantes.

Cuando no funcionan bien, la planta recibe muy poca agua y comida. El crecimiento se retrasa. Los pelos de la raíz son muy sensibles; pueden ser fácilmente dañados por la exposición al aire y la luz. Además, puede arruinarlos por un transplante descuidado, o simplemente por la exposición. La ingesta de agua y nutrientes requiere energía de la planta, por lo que el oxígeno y la glucosa son necesarios. En última instancia, la temperatura es un factor limitante.

Incluso si se tiene cuidado de proporcionar suficiente agua y nutrientes, el crecimiento de la planta se verá obstaculizado si la temperatura del suelo es demasiado baja. Esta es una de las razones por las que la mayoría de las plantas en el exterior crecen muy lentamente durante el invierno. El transporte de agua y nutrientes asegura que estos materiales terminen en las hojas. Dos fuerzas son responsables de esto: el poder de succión de las hojas, (pierden humedad por evaporación, causando que la succión ocurra), y la llamada presión de las raíces.

La presión de las raíces se puede observar cuando cortamos una rama de un árbol en primavera. La humedad proviene de la «herida», y a esto le llamamos la savia de la planta. La fuerza de succión de las hojas depende de la evaporación del agua a través de las hojas. Los estomas son responsables de este proceso de evaporación. Los estomas pueden abrirse y cerrarse. Junto a la evaporación del agua, proporcionan principalmente la entrada de dióxido de carbono (CO2) del aire. También emiten el oxígeno que se produce. En el párrafo anterior, hemos visto que las plantas pierden su fuerza si pierden demasiada agua.

Los estomas disponen de un mecanismo para evitarlo: pueden cerrarse. Generalmente, un estoma estará abierto si hay luz, (lo que permite la entrada de CO2, y para una óptima potencia de succión de las hojas), y cerrado si está oscuro (cuando no es necesaria la entrada de CO2, o la evaporación). Si el aire es extremadamente seco (¡día seco, caluroso, a mediados del verano!), los estomas también pueden cerrarse durante el día. Para que los estomas funcionen correctamente, es necesario un entorno limpio, ya que un estoma puede bloquearse con partículas de suciedad. También se necesita suficiente potasio (¡nutrientes!).

Factores que influyen en el crecimiento de las plantas

Concluimos este capítulo con un resumen de las principales preocupaciones para el óptimo crecimiento y florecimiento de las plantas. Los siguientes factores son los más importantes: – la temperatura correcta; – el contenido correcto de CO2 en el aire; – la intensidad de luz correcta, con la longitud de onda correcta de la luz; – la cantidad correcta de agua y nutrientes – el suelo correcto; – (para los cultivadores de cannabis) las semillas o esquejes/clones correctos; – los «dedos verdes». Más adelante discutimos qué materiales necesita para el cultivo en casa. Miramos más profundamente los diferentes factores que influyen en el crecimiento y la floración. Resumiendo, esto se reduce a un control óptimo del clima.

Necesidades e instalaciones básicas

Después de describir las condiciones requeridas para su cuarto de cultivo, prestamos algo de atención a los materiales que necesita para empezar. Dos cosas son siempre importantes: un control climático adecuado y una seguridad completa. El cultivo de plantas en el interior implica aproximadamente tres cosas: luz, aire y agua. Después de enumerar los materiales y equipos necesarios, revelamos los aspectos más importantes sobre cómo puedes lograr los mejores resultados.

El cuarto de cultivo

El primer requisito de un cuarto de cultivo es que debe permitirle saber cómo controlar mejor la temperatura, la circulación del aire y la humedad. En cualquier caso, para un buen control del clima, es necesario evitar las corrientes de aire. Por esta razón, un garaje o un cobertizo son a menudo menos adecuados. Si ve posibilidades de hacer un garaje o cobertizo libre de corrientes de aire, entonces, por supuesto, no hay ninguna objeción. El cuarto de cultivo debe estar completamente protegido. Asegúrese de que todo lo que no esté directamente relacionado con el cultivo sea eliminado.

De esta manera, se evita la posibilidad de moho e insectos tanto como sea posible. De hecho, el cuarto de cultivo debe ser tan estéril como el quirófano de un hospital. Sólo se puede esperar un control climático óptimo si el cuarto está totalmente sellado. En la práctica, eso significa pegar con cinta adhesiva las ventanas y no olvidar los huecos y aperturas estrechas alrededor de las puertas y ventanas. En algunos casos, es aconsejable colocar una pared como pantalla entre las otras actividades de una habitación.

Cuando se cultiva bajo luz artificial, es importante que las paredes del cuarto de cultivo absorban la menor cantidad de luz posible. Los experimentos han demostrado que la pintura blanca plana tiene las mejores propiedades de reflexión de la luz. Por lo tanto, cubran las paredes del cuarto de cultivo con pintura blanca mate. Esto maximizará el rendimiento de luz por lámpara. El espacio también debe ser dispuesto de tal manera que todo esté al alcance de la mano. Eso significa que tienes que tener espacio para caminar alrededor de los tanques o mesas donde estás creciendo.

También significa dejar suficiente espacio para cuidar las lámparas y poder regar todas las plantas. Un jardín de 3×3 metros necesita 200 litros de agua por semana, o más. Toda esa agua no es absorbida por las raíces de las plantas, por lo que se necesita un sistema de drenaje. El suelo debe ser un material liso, el hormigón es ideal. Con otro tipo de superficies de suelo, es aconsejable utilizar vinilo (blanco) o linóleo. También considere un ala vertical, de modo que el agua no pueda filtrarse a los pisos inferiores del edificio. Por último, es conveniente tener un lugar para guardar las herramientas que se utilizan. Un pequeño armario (¡pintado de blanco mate!) en el cuarto de cultivo es lo mejor.

Hay otra razón para trabajar en un cuarto de cultivo bien sellado: tus actividades no deben ser vistas. Además, asegúrate de que las luces brillantes que vas a usar no sean visibles desde fuera… dentro/fuera de la caja de entrada/fuera de la caja de salida.

La lista de la compra

No se necesita mucho equipo para cultivar cannabis a (muy) pequeña escala. Un tanque de cultivo, tierra, nutrientes, suficiente luz y una temperatura agradable hacen que el cultivo de cáñamo en interiores sea muy posible Una buena alternativa para el cultivo en tierra es llenar las macetas con gránulos de piedra de lava, o con copos de lana de roca. Para lograr un proceso de crecimiento y floración sin problemas, debe prestar mucha atención a la ventilación, el riego regular, la iluminación adecuada, etc.

Sin aparatos, tienes que cuidar las plantas todos los días. Por lo tanto, usted tiene que elegir entre el crecimiento en el suelo o en la lana de roca. Trabajar con lana de roca es ventajoso porque no tienes que arrastrar bolsas de tierra por todos lados. Aún así, algunos cultivadores de malezas juran por la tierra, porque piensan que la calidad de las malezas no es tan buena si creces en lana de roca. Otros no ven ninguna diferencia. Prefieren cultivar en lana de roca, porque pueden lograr un mayor rendimiento.

Hay, sin embargo, muchos factores que afectan el crecimiento saludable y la floración de la cannabis. Los «dedos verdes» no son ciertamente los menos importantes Hemos hecho una lista de compras para (semi) profesionales que cultivan en sustrato de lana de roca. Se pueden idear alternativas más baratas para muchos de los artículos. Volveremos a los tres aspectos luz, aire y agua más tarde con más detalle. Los materiales listados a continuación costarán entre 2250 y 3000 florines por un espacio de cultivo ligeramente mayor a dos metros cuadrados:

– 3 armaduras para lámparas de gas de alta presión;
– caja de relé para las lámparas;
– 12 bandejas de libra con drenaje de agua;
– 12 tablas de lana de roca;
– 36 bloques de lana de roca de 7,5 x 7,5 x 6,5 cm;
– sistema de irrigación con una bomba sumergible, un reloj eléctrico, un depósito de agua, una bomba de aire, un elemento calefactor
– ventilador para la entrada y salida de aire fresco y la descarga de humedad;
– tazas de medir (100 y 500 ml);
– higrómetro;
– medidor de pH;
– medidor de EC;
– termómetro con indicaciones de temperaturas mínimas y máximas;
– fertilizantes;
– salitre/ácido fosfórico.

Desafortunadamente, aún no está listo, incluso con los materiales mencionados anteriormente. Se necesita un control climático óptimo para el cultivo en interiores. Se puede (y en algunos casos se debe) añadir un sistema de ventilación; que puede variar desde un simple ventilador de baño hasta un ventilador de caja de dióxido de carbono más caro con un sistema de humidificación. Se puede optar por un enfoque a mayor escala proporcionando un sistema para mantener el contenido de CO2 en condiciones óptimas, instalando aire acondicionado, o su propia purificación de agua regulada por filtros osmóticos, o utilizando una computadora para regular la alimentación. Usted puede fácilmente gastar más de 20.000 florines para un sistema completo de cultivo casero si lo desea.

La distribución de la sala de cultivo

Primero, se instalan las lámparas. Es importante asegurar la suficiente capacidad de energía. Las tres lámparas juntas requieren 1200 vatios de potencia, mientras que la bomba y el ventilador también toman corriente. La manera más segura es permitir un circuito separado en el armario de herramientas. Con un circuito de 16 amperios, tienes 2800 vatios a tu disposición.

El circuito proporciona más potencia que eso, pero no puedes usarla toda. Cuando las lámparas se encienden, usan más potencia que los 400 a 600 vatios que emiten. Un consumo de corriente demasiado alto hará saltar el fusible Las lámparas deben distribuirse de manera que toda la superficie de crecimiento se ilumine uniformemente. Es una buena idea construir un marco de madera para colgar las lámparas, y para sostener las bandejas de libra. Otros dispositivos pueden ser sujetados al marco más tarde.

En segundo lugar, las bandejas libra están dispuestas. Las bandejas libra son muy adecuadas para el cultivo en interiores, porque proporcionan un drenaje para la escorrentía de agua. También podemos usar los llamados drenajes. Estos deben ser ensamblados primero. Cuando están ensamblados, pueden ser encajados en las bandejas. Si no tienes acceso a un desagüe, es prudente construir un tanque de drenaje. Como alternativa a las bandejas de libra, puedes, por supuesto, usar macetas ordinarias.

Si no quieres usar juegos de drenaje, puedes drenar el agua a través de canaletas. Las bandejas de cultivo están llenas de tablas de lana de roca. Se hacen agujeros en las tablas para los bloques de lana de roca. Los bloques se sujetan a las tablas con alfileres. Los bloques de lana de roca están saturados de agua y fertilizante. Después de instalar el sistema de riego, las tablas de lana de roca se cortan por la parte inferior para permitir el drenaje del exceso de agua. Instalaremos el sistema de irrigación. Primero, hacer una toma de corriente (¡tierra a tierra!).

La toma debe estar convenientemente situada, justo al lado del depósito de fertilizantes. Pondremos el tanque de fertilizante justo al lado, o incluso debajo, de nuestra mesa de cultivo. La bomba sumergible se coloca en el tanque de fertilizante para bombear el fertilizante a las plantas. La bomba se enciende y se apaga con un interruptor temporizador. De esta manera, nos aseguramos de que las plantas reciban su agua y nutrientes a tiempo. Un tubo está conectado a la bomba. Este tubo está conectado a una manguera flexible de polietileno.

Esta manguera de polietileno está suspendida en el medio de las bandejas de libra. El extremo de la manguera se sella con una tapa. Se hacen agujeros para los aspersores. El siguiente paso es la instalación de una bomba de aire con un aireador. El aireador se coloca en el tanque de nutrientes para que las algas no crezcan tan rápido. Las burbujas de aire generadas por la bomba y el aireador se encargan de eso. De esta manera, también se asegura que entre suficiente oxígeno en el agua, y que los componentes del fertilizante permanezcan en movimiento. A continuación, pon un elemento calefactor en el tanque de nutrientes. El elemento tiene que mantener la temperatura del agua. Para poder comprobar la temperatura, colocamos un termómetro en el tanque.

Ahora puede comenzar el riego; el tanque de nutrientes puede llenarse con agua y la cantidad adecuada de fertilizante. Preste atención cuando mezcle el fertilizante. Siga las instrucciones del paquete con precisión. Describen las cantidades correctas de fertilizante a aplicar.

Con muy poca alimentación, la ley de mínimos entra en juego; retraso en el crecimiento y la floración; plantas poco saludables. Con una sobrealimentación, las plantas se queman. Cuando se aplican varios tipos de fertilizantes (también llamados nutrientes A y B), asegúrese de que los materiales no entren en contacto entre sí. Si eso ocurre, entonces se produce una reacción química entre el fosfato en uno y el calcio en el otro.

Se forma el fosfato de calcio y el fertilizante pierde potencia Para saber si el fertilizante que estás usando tiene la concentración correcta o no, utilizamos un medidor de EC (ver el capítulo sobre el agua). Con una medición de EC demasiado baja, deberías mezclar más fertilizante. Con una lectura demasiado alta, deberías diluir la solución con más agua. Además, la acidez del agua – el valor de pH – es importante. Esto lo medimos con un medidor de pH (ver el capítulo sobre el agua).

Cuando el valor de pH es demasiado alto, podemos bajarlo con salitre/ácido fosfórico. Cuando el valor de pH es demasiado bajo, podemos elevarlo con una solución de carbonato de calcio. Hay que tener mucho cuidado con el salitre/ácido fosfórico concentrado. Quemará los agujeros de la ropa, y también quemará seriamente la piel. El sistema de irrigación está listo para ser probado. Siempre asegúrese de que la bomba de agua nunca se encienda en ausencia de agua. Esto puede quemar el motor de la bomba. Coloca un aspersor en una de las tazas de medir y determina cuánto tiempo lleva bombear aproximadamente 50 cc de agua y nutrientes en la taza de medir.

Programe este tiempo en su cronómetro. La intención es que cada planta obtenga alrededor de 300 cc de agua y fertilizante, divididos en al menos 6 tiempos de alimentación. Si tiene un temporizador que se puede encender y apagar más a menudo, entonces puede repartir los 300 cc en más tiempos de alimentación. Como ejemplo, consideraremos 6 veces. La primera alimentación de 50 cc se da en el momento en que se encienden las luces, y la última, dos horas antes de que se apaguen las luces. Las otras cuatro alimentaciones se dividen cuidadosamente, a través del reloj temporizador, entre los períodos intermedios.

Las plantas toman agua y nutrientes sólo bajo la influencia de la luz. Esta es la razón por la que dan agua y nutrientes cuando la luz está encendida. La última alimentación se da aproximadamente dos horas antes de apagar las luces; para dar a las plantas la oportunidad de absorber el agua antes del período de oscuridad. Las cantidades a las que nos referimos son valores medios. El punto de partida de cada cultivador debe ser, en última instancia, la cría de plantas sanas. Por lo tanto, también debe tener dedos verdes al regar y alimentar

La iluminación 

El crecimiento de las plantas implica la conversión de la energía lumínica en materiales de construcción de plantas. Hay dos factores importantes para un crecimiento óptimo. En primer lugar, la intensidad de la luz. La intensidad de la luz se expresa en «lúmenes». Se necesitan al menos 50.000 lúmenes para cultivar en interiores. No es suficiente sumar el número de lúmenes que el fabricante indica para cada lámpara.

El número total de lúmenes que se emiten depende fuertemente de una buena reflexión, y de la conexión adecuada de los accesorios y balastos de arranque para las lámparas. La calidad del reflector utilizado, y los accesorios de conexión y los balastos determinan el rendimiento de la luz en la mayor medida. Por esas razones, los juegos de construcción propia y la iluminación de diseño casero a menudo ofrecen un rendimiento lumínico mucho menor que las lámparas que se utilizan en la horticultura profesional. Podemos mejorar el rendimiento lumínico en nuestro cuarto de cultivo aplicando material reflectante.

No hemos pintado las paredes de la habitación de blanco mate, y hemos usado tapas de reflectores para las lámparas para nada! El segundo factor importante es la longitud de onda de la luz. Para la producción de clorofila, y una reacción fotosintética óptima, es necesaria la luz del espectro azul (445 nanómetros), y la luz del espectro rojo (650 nanómetros). La luz azul asegura un fototropismo óptimo. El fototropismo es el fenómeno que hace que las plantas crezcan hacia la luz, y que extiendan sus hojas de tal manera que reciban la mayor cantidad de luz.

Opciones de lámparas

Nosotros preferimos las lámparas de sodio de alta presión y las lámparas de yoduro de mercurio para la iluminación. Las bombillas ordinarias no son adecuadas para el cultivo de cannabis debido a su vida útil considerablemente corta, y principalmente debido a su bajo rendimiento lumínico.

Las lámparas halógenas no son aconsejables por las mismas razones. Las lámparas fluorescentes no son apropiadas para el cultivo doméstico. Sin embargo, sirven bien para estimular a los plantones y esquejes a echar raíces. Para el cultivo real, nos atenemos a las lámparas de descarga de gas en forma de lámparas de alta presión de sodio y yoduro de mercurio. Se venden lámparas que emiten las dos longitudes de onda necesarias (azul y roja) pero preferimos instalar lámparas separadas en una proporción de 1:3 (1 lámpara para la luz azul con 3 para la luz roja).

Las lámparas combinadas emiten una menor cantidad de lúmenes, ya que tienen que emitir diferentes longitudes de onda. Esto cuenta para el crecimiento: cuanto más lúmenes, mayor es el rendimiento. Esto no significa que podamos instalar un número ilimitado de lámparas. Hay que tener en cuenta otros factores. El uso de muchas lámparas significa una temperatura más alta (el calor debe ser descargado), una mayor necesidad de aire fresco (que contiene CO2), y una mayor necesidad de agua y alimentación. Recuerde siempre la ley de mínimos Dependiendo del tamaño del jardín, usamos lámparas de 400 vatios o lámparas de 600 vatios.

Esta elección se hace de tal manera que todas las plantas en el área del jardín puedan ser iluminadas tan uniformemente como sea posible. Al usar lámparas de 400 W, se pueden colocar una y media veces más lámparas para el mismo uso de electricidad que cuando se usan lámparas de 600 W. También se venden lámparas de 1000 W, pero no se dispone de reflectores adecuados para este tipo de lámparas. El resultado es una pérdida de rendimiento desproporcionadamente grande.

Además, las lámparas de 1000 vatios emiten más calor. Por lo tanto, deben ser colgadas en lo alto de las plantas, y esto significa que más pérdida de rendimiento de luz juega en la cuestión. Las lámparas de 1000 vatios, con respecto a las de 400 y 600 vatios, en su mayoría causan dolor en la cartera, porque la factura de electricidad es más alta. En la práctica, es posible alcanzar un rendimiento lumínico del 70-90% de los lúmenes que se emiten. Para ello, (no puede ser suficientemente estresante), es necesaria una buena reflexión. A continuación se muestra una tabla con datos de varios materiales reflectantes: Reflectividad en % – Lámina plástica reflectante 90-95 – pintura blanca mate 85-90 – pintura blanca semimate 75-80 – pintura amarilla mate 70-80 – Papel de aluminio 70-75 – Pintura negra menos de 10

Usando el material reflectante adecuado, equipo de balasto de conexión adecuado, con las lámparas, y una distancia de las lámparas a las plantas de 40 a 60 centímetros, las lámparas de 400 vatios entregan, en promedio, entre 35.000 y 47.500 lúmenes, y las lámparas de 600 vatios entre 60.000 y 80.000 lúmenes (a una distancia de 50-70 centímetros). La distancia entre las plantas y las lámparas difiere porque las lámparas de 600 W emiten más calor.

Si las plantas están muy cerca de las lámparas, se secarán y se preferirán las lámparas de 600 vatios, porque se obtiene el mayor rendimiento de luz con el menor costo de electricidad. Aunque requieren un control climático más cuidadoso La vida útil de una lámpara de gas de alta presión es de aproximadamente 2 años cuando se utiliza 18 horas al día. Sin embargo, las lámparas están sujetas a la descomposición, lo que disminuye el rendimiento de la luz.

En la práctica, parece que las lámparas de gas de alta presión dan resultados óptimos para 4 o 5 cosechas. Después de éstas, es aconsejable reemplazarlas. Parece que la instalación de una lámpara de sodio de 600 vatios por metro cuadrado es suficiente para lograr los mejores resultados. Principalmente se puede decir que «cuanta más luz, mejor», pero con más iluminación, el control de otros factores (a saber, el control de la temperatura) se convierte en un problema.

Los cultivadores de interior trabajan con su fuente de luz cerca de las plantas. Considerando el rendimiento lumínico del sol, (cientos de miles de lúmenes, pero un poco más lejos), se necesitan menos lúmenes para cultivar en interiores. Una simple fórmula muestra que también se pueden usar tres lámparas de 400 W para dos metros cuadrados. Las lámparas de sodio proporcionan luz del espectro rojo. Esta luz se utiliza principalmente durante el crecimiento. Una lámpara de yoduro de mercurio llena el espectro azul. Para el reflejo, los cultivadores usan reflectores de gran ángulo con lámparas de sodio, y reflectores de gran ángulo con lámparas de yoduro de mercurio.

Los reflectores super-ángulo ancho esparcen la luz en una mayor superficie. Utilizamos las proporciones de 3 luces rojas por 1 azul. Así, la luz de la lámpara azul debe ser extendida sobre una superficie mayor.

Usando lámparas de gas de alta presión

Las lámparas de gas de alta presión sólo pueden usarse en el accesorio destinado a ese tipo de lámpara en particular. Las lámparas de gas de alta presión tienen sus propias condiciones de arranque, voltajes, características y formas. El uso de lámparas con enchufes inadecuados puede causar cortocircuitos eléctricos. Por lo tanto, se recomienda que compre todas las piezas de una lámpara de gas a presión del mismo distribuidor.

Los enchufes, balastos y conectores deben estar siempre protegidos de la humedad; de lo contrario, se producen cortocircuitos eléctricos. Como ya se ha dicho, las lámparas de gas de alta presión tienen una larga vida útil. Debe tener cuidado al reemplazar estas lámparas. Están, como su nombre indica, bajo presión, y explotan cuando las destruyes.

Cuando lo haga usted mismo, siempre debe usar guantes y gafas de seguridad. Además, debe protegerse contra los materiales venenosos que se encuentran en este tipo de lámparas. El calor emitido por las lámparas de gas de alta presión, y sus correspondientes balastos de arranque, deben ser completamente ventilados. Esto significa que las lámparas no deben colgar demasiado cerca de las plantas (por lo tanto, se secan y se queman), pero tampoco demasiado cerca de los techos y paredes (inflamables).

Coloque un trozo de material no inflamable (¡no de amianto!) entre la lámpara y el techo o la pared. Además es necesario descargar el exceso de calor mediante el uso de un ventilador. Finalmente, es importante mantener limpias las lámparas de gas de alta presión. Las lámparas sucias proporcionan mucho menos rendimiento lumínico que las limpias. Las lámparas deben ser pulidas de vez en cuando con algún agente limpiador de vidrio. Eso debe hacerse sólo cuando las lámparas estén apagadas y bien refrigeradas.

Tengan especial cuidado con el agua. Las lámparas que aún están calientes, o incluso calientes, pueden explotar cuando se tocan, y eso no es gracioso. Además, tenga cuidado de no tocar nunca este tipo de lámparas con los dedos. Al igual que las lámparas halógenas, los ácidos corporales pueden quemarse, haciendo que la lámpara vuele en pedazos.

Iluminación adecuada para el cannabis

La ventaja de cultivar cannabis en el interior es que se puede dar a las plantas la sensación de que es su temporada de floración durante todo el año. Usted no depende del clima o de la temporada. Distinguimos dos fases separadas en el cultivo de plantas: la fase de crecimiento o vegetativa, y la fase de floración o generativa. Ya nos hemos asegurado de que las lámparas se instalen de tal manera que todas las plantas puedan ser iluminadas de forma óptima.

Un período de luz de 18 horas y un período de oscuridad de 6 horas es ideal para la fase vegetativa. Asumimos que ya tiene esquejes con raíces. Con los cuidados adecuados, una planta de cannabis sana puede crecer hasta 5 centímetros por día. Es muy fácil hacer que la planta florezca. Sólo tenemos que darle a las plantas la idea de que los días se están acortando (‘otoño’; para el cannabis, la señal para florecer). Lo hacemos haciendo que los períodos de luz y de oscuridad tengan la misma duración; – 12 horas.

En principio, la cannabis es una planta anual. Todo el ciclo de vida, desde la semilla hasta la muerte, tiene lugar en un año en la naturaleza. Cuando se cultiva cannabis bajo luz artificial, es posible forzar la floración antes que en la naturaleza. Después de 4 o 5 días de fase vegetativa, la floración puede ser «provocada». Lo hacemos en el momento en que los clones han empezado a crecer visiblemente. Dos o tres semanas después de que el período de luz se reduce a 12 horas, las plantas comienzan a florecer. Es muy importante no interrumpir el período de oscuridad.

Si las plantas reciben luz durante el período de 12 horas de oscuridad, se «confunden»; quieren seguir creciendo, y la fase de floración se pospone. La fase generativa dura 60 días o más, dependiendo de la variedad que esté creciendo. Cuando se trabaja con esquejes, es posible cosechar de cuatro a cinco veces al año.

La luz

Casi todos los seres vivos dependen de una luz de calidad satisfactoria. Para los humanos, eso significa que debe haber suficiente oxígeno en el aire, y que el aire no esté demasiado contaminado. Para las plantas, y por lo tanto también para el cannabis, significa una buena calidad del aire, suficiente dióxido de carbono (CO2), y no demasiada contaminación. La humedad relativa (HR), y la temperatura también juegan un gran papel en el crecimiento de las plantas.

Influencia en la calidad del aire

La cantidad de CO2 al aire libre es aproximadamente de 0,03 a 0,04%. La cantidad de dióxido de carbono también se expresa en partes por millón; ppm. 0,03% es igual a 300 ppm. Hay diferencias en las necesidades de CO2 entre las plantas. Aumentando el contenido de CO2, el crecimiento puede acelerarse. Sin embargo, la ley del rendimiento disminuido sigue siendo válida.

Elevar el nivel de CO2 tiene límites, pero a aproximadamente 1400 ppm (0,14%), generalmente se obtienen buenos resultados (un crecimiento más rápido). Por encima de 1400 ppm, el efecto de un mayor porcentaje de CO2 disminuye. Una alta concentración de CO2 es venenosa incluso para las plantas. Una concentración de CO2 de 1800 ppm o más es mortal para la mayoría de las plantas. Un método simple para garantizar el suministro de dióxido de carbono es ventilar la habitación. Se debe proporcionar suficiente ventilación, para que las plantas sigan recibiendo suficiente CO2 fresco.

Una segunda e igual de importante razón para la ventilación, es deshacerse del exceso de calor. Si la temperatura es demasiado alta, (ver sección 5.4), el crecimiento se atrofia. Esto cuenta no sólo para la temperatura en el cuarto de cultivo, sino también para la temperatura en la planta misma. Cuando la temperatura de la planta es demasiado alta (los humanos tienen fiebre), hay menos flujo de savia, lo que causa disturbios en el crecimiento. No hay una solución estándar para refrescar el aire. La necesidad de aire fresco depende en gran parte del tamaño del cuarto de cultivo en metros cúbicos. En principio, el contenido total de aire del cuarto debe ser intercambiado cada 2-3 minutos.

Usando por ejemplo un cuarto de cultivo de 3 metros de largo, 2 metros de ancho y 2 metros de alto (12m3), esto significa que la capacidad del ventilador debe ascender a 30 x 12 = 360 m3 por hora. Un ventilador de baño estándar sólo puede manejar hasta 100 m3 por hora Muchos cultivadores ventilan sus cuartos con ventiladores de mesa. El punto es el control de la temperatura así como la circulación del aire con suficiente dióxido de carbono. Los ventiladores de mesa están principalmente destinados a mantener a la gente cómoda en un día caluroso de verano.

Son mucho menos adecuados para funcionar continuamente para la eliminación de calor, y para el mantenimiento del contenido de CO2. Los ventiladores de mesa tienen una tendencia a derretirse con el uso intensivo. Puedes imaginar las consecuencias: no sólo el peligro de incendio, sino también la muerte masiva de plantas… Hay, por supuesto, muchos ventiladores en el mercado que se encargarán de una ventilación adecuada. Estos han sido diseñados específicamente para poder funcionar continuamente. El contenido de CO2 en el cuarto de cultivo también puede ser aumentado añadiendo CO2 de un tanque.

Si el sistema está configurado con un reloj temporizador, la cantidad deseada de CO2 puede ser liberada regularmente. Trabaja con cuidado, porque no sabes cuánto CO2 hay en la habitación en un momento dado. Una sobredosis puede ocurrir fácilmente Para prevenir esto, es sensato ventilar el área mucho antes de cada «inyección» de CO2. La opción más profesional es utilizar un controlador de CO2. Este aparato mide continuamente el contenido de CO2 en la habitación. Cuando se alcanza el valor mínimo programado, el CO2 se añade automáticamente. Si se supera el máximo programado, el controlador enciende el sistema de ventilación.

Si se añade CO2 a la habitación a través de un tanque o un controlador, el cultivo puede tener lugar a una temperatura más alta. (Más sobre este aspecto en la sección 5.4.) En última instancia, se debe prestar atención a la relación entre la ventilación, y la humedad relativa del aire. La humedad del aire depende, entre otras cosas, de la cantidad de aire que se mueve a través de la habitación. Cambiar el aire extrae más humedad de las plantas, porque los estomas liberan más humedad. Si la humedad relativa del aire desciende demasiado, los estomas se cierran, retrasando el proceso de crecimiento.

Humedad relativa (RH)

La humedad relativa del aire influye en el funcionamiento de los estomas, entre otras cosas. El cannabis florece mejor con una HR de 60-70%. Con porcentajes de HR más altos, los estomas tienen problemas para deshacerse del exceso de agua. A una HR más baja, el estoma sigue liberando agua hasta que la planta se seca. En ese momento, los estomas se cierran. Entonces, la ingesta de CO2 se estanca, y el crecimiento de la planta se ve afectado.

La humedad relativa del aire también se ve influida por la temperatura en el espacio de crecimiento. En el siguiente gráfico, se puede ver el número de gramos de agua que se puede absorber en una habitación de 25 m3 (por ejemplo: 3 x 3 metros, y 2,5 metros de altura). Absorción en gramos de agua (grados C) 0 grados 120 10 grados 240 20 grados 460 25 grados 630 30 grados 840 35 grados 1120 40 grados 1460 De este gráfico se puede concluir que con cada aumento de 10 grados de temperatura, la humedad del aire se duplica. La ventilación influye en la humedad relativa. La ventilación de un espacio hace que la HR caiga.

En algunos casos es necesario instalar un humidificador en el cuarto de cultivo. Los mejores resultados pueden lograrse usando un ventilador de descarga con un control de velocidad variable. De esta manera, se puede regular fácilmente la cantidad de aire que se debe eliminar. Cuando las plantas están a oscuras, la temperatura es más baja (las lámparas no emiten calor). Por lo tanto, se espera que la humedad relativa disminuya (el aire puede absorber menos humedad). Pero este no es el caso; la HR aumenta en la oscuridad. Las plantas exhalan agua en la oscuridad.

Por lo tanto, se debe proporcionar suficiente ventilación. Un nivel de humedad demasiado alto proporciona riesgos considerables para la salud de las plantas. Generalmente, las plagas y enfermedades (ver capítulo 8) tienen más posibilidades con un alto nivel de humedad. Una HR demasiado baja también es arriesgada; las plantas pueden secarse fácilmente. Más vale prevenir que curar…

Por último, cabe señalar que las plántulas jóvenes y los clones generalmente se desempeñan mejor con un nivel de humedad de 65-70%. Sus sistemas radiculares no están aún lo suficientemente desarrollados para absorber agua con la rapidez suficiente. Una mayor humedad asegura que las plantas jóvenes estarán protegidas contra la desecación.

Temperatura

Las lámparas de gas de alta presión que utilizamos para el cultivo causan una cantidad considerable de calor en nuestro espacio de cultivo cerrado. Este calor puede ser perjudicial para las plantas. En primer lugar, tenemos que asegurarnos de que las plantas no estén demasiado cerca de las lámparas. Una distancia de aproximadamente 40 centímetros (para lámparas de 400 vatios), o 50 centímetros (para lámparas de 600 vatios) es buena. Las lámparas también calientan el aire de la habitación.

Este calor debe ser descargado a través del sistema de ventilación. El cannabis parece crecer mejor a una temperatura de 25 a 26 grados centígrados. No se debe permitir que esta temperatura aumente más en los cuartos de cultivo donde no se enriquece con CO2. Cuando se trabaja con CO2 embotellado, o incluso con un controlador de CO2, la temperatura puede ser un poco más alta; 27 a 29 grados. Cuando se trabaja con temperaturas más altas, la HR debe ser monitoreada de cerca.

Cada 10 grados de aumento de la temperatura significa que la capacidad de absorción del aire casi se duplica. En el período de oscuridad, la temperatura puede bajar un poco, pero no demasiado. Si la temperatura es demasiado baja durante el período de oscuridad, los mohos tienen más posibilidades Una temperatura de aproximadamente 20 grados centígrados es ideal para la oscuridad. Para mantener una temperatura óptima, se necesita un ventilador de descarga. El ventilador de descarga tiene una doble función: refrescar el aire y extraer el calor. Como se describió anteriormente, la capacidad tiene que ser lo suficientemente grande como para reponer el contenido de aire del cuarto de cultivo al menos treinta veces cada hora.

Por consiguiente, cuando se trabaja a temperaturas más altas (añadiendo CO2), la planta necesita más agua y más alimentación. Recuerde la ley de mínimos. Podemos aumentar el suministro de CO2, pero si no damos agua y fertilizante extra, el crecimiento de la planta se adapta al aspecto de un cuidado deficiente.

Agua

Con la breve descripción de la fisiología de las plantas, ya hemos investigado la función del agua en las plantas. El agua tiene tres funciones: es un material de construcción (junto con el CO2 y la energía lumínica, se produce glucosa), hace que la planta sea resistente (las células de la planta se llenan de agua, dándole a la planta una estructura firme), y transporta nutrientes a través de la planta. El agua es indispensable para la existencia de las plantas. Recuerde que la ley de mínimos juega un papel crucial aquí también: muy poca agua, pero suficiente luz, CO2 y nutrientes, produce plantas no aptas. Demasiada agua, con respecto a los otros criterios, produce resultados igual de pobres. Por lo tanto, es importante encontrar un equilibrio óptimo, para que las plantas florezcan.

Calidad del agua

Probablemente no hace falta decirlo, pero el agua que se usa debe ser lo más limpia posible. Para las plantas, sin embargo, «limpia» es un concepto relativo. Los nutrientes como el nitrógeno, el fosfato, el potasio, etc. siempre se disuelven en el agua utilizada para la alimentación de las plantas. En cualquier caso, las concentraciones que las plantas necesitan de estos materiales hacen que el agua no sea potable para los humanos. En contraste con el agua 100% destilada, los «contaminantes» se encuentran en el agua corriente del grifo.

Puedes solicitar una tabla con datos sobre la calidad a la empresa que produce tu agua potable. También se indica la dureza en grados, la GH (Dureza Alemana). Es una medida de la cantidad de calcio en el agua. A continuación, tienes un ejemplo de este tipo de gráfico de agua. Algunos de los «contaminantes» no son «contaminantes» para las plantas, sino materiales fertilizantes. Para determinar la calidad del agua (y los alimentos de las plantas que añades), necesitas dos tipos de medidores.

El primero es un medidor de EC. «EC» es la abreviatura de «Conductividad Eléctrica». El agua pura, también llamada agua desmineralizada, no conduce la electricidad. Cuando añadimos fertilizante al agua, o el agua está «contaminada» de alguna otra manera, el agua efectivamente conducirá la electricidad. Afortunadamente, los cultivadores caseros pueden hacer uso de esta propiedad del agua. Con el medidor de EC, podemos determinar si la concentración de nutrientes en el agua proporcionará o no un crecimiento óptimo de las plantas.

Un alto valor de EC significa una alta concentración de materiales fertilizantes, y un bajo valor de EC, una baja concentración. Una concentración demasiado alta muestra que estás fertilizando en exceso. Como resultado, sus plantas se secarán y se quemarán. (Por procesos osmóticos, el agua es extraída de la planta; las hojas se enroscan hacia arriba o hacia abajo). La concentración de fertilizante debe ser reducida por una mayor dilución con agua. Un valor de EC demasiado bajo significa una escasez de fertilizante. Esto disminuye el crecimiento en el sustrato de lana de roca.

El valor de EC se da en milisiemens. 1,8 milisiemens es el valor óptimo para el cultivo de cannabis. El segundo tipo de medidor es el medidor de pH. Con un medidor de pH, se puede determinar la acidez del agua. La mayoría de nosotros hemos medido la acidez de una solución en algún momento en la escuela secundaria. Lo hicimos con una prueba de fuego. Pero la prueba de fuego no es adecuada para medir la acidez cuando se cultiva cáñamo en casa. La precisión de esta prueba deja mucho que desear.

En realidad, sólo podemos estimar el valor del pH, con la precisión de un punto de pH. Necesitamos una mayor precisión para el cultivo de cannabis. El medidor de pH promedio utilizado por los propietarios de acuarios es relativamente barato, y cumple bien con los requisitos. Generalmente, tienen una precisión de hasta 0,02 puntos de pH. La capacidad de absorber los nutrientes depende de la acidez del agua. Si el pH es demasiado alto o demasiado bajo, las plantas no pueden absorber algunos nutrientes adecuadamente. Entonces se produce una enfermedad de deficiencia.

La escala de pH va de 1 a 14. Una solución con un pH entre 1 y 7 se llama «ácido», un pH de 7 se llama «neutro», y entre 7 y 14, «básico». Cuanto más bajo es el pH, más ácida es la solución (en nuestro caso: agua). En la siguiente página, tienes un gráfico que muestra qué nutrientes pueden absorber mejor las plantas en cada pH.

Se puede leer en la tabla que a las plantas de cannabis les gusta si reciben agua ligeramente ácida. El cultivador casero debe asegurarse de que el pH del agua que se utiliza es de aproximadamente 5,8. El medidor de EC, así como el medidor de pH, debe ser ajustado de vez en cuando. Existen fluidos de calibración especiales para esta operación. La temperatura también es un factor importante al calibrar un medidor de EC.

La temperatura correcta se indica en el paquete del fluido de calibración. Un medidor de pH tiene dos tornillos de ajuste, y debe ser ajustado a dos valores. La sonda del medidor de pH se sumerge primero en un líquido de calibración con un valor de pH de 7,0. Luego, este valor se ajusta con uno de los tornillos de ajuste. Después de esto, la sonda debe ser limpiada bien; de lo contrario, se producirán desviaciones con la segunda calibración. A continuación, se sumerge la sonda en un líquido de calibración con un valor de pH de 4,0, y este valor se ajusta con el otro tornillo de fijación.

Es importante que la sonda del medidor de pH se mantenga húmeda. Según el tipo de pH-metro, puede almacenarse en agua corriente o en un líquido especial suministrado por el fabricante. En la historia del medidor de EC, ya hemos indicado que la temperatura de la solución de nutrientes influye en el crecimiento de las plantas. El cannabis crece mejor con una temperatura del agua de 25 grados centígrados. Por debajo de esta temperatura, las raíces de la planta tienen más problemas para absorber el agua y los nutrientes. Una temperatura demasiado alta tampoco es buena.

Eso matará a las plantas El agua del grifo debe calentarse hasta los 25 grados centígrados. Calentar el agua es fácil con la instalación de un elemento calefactor en el tanque de nutrientes. Este equipo también proviene del mundo de los acuarios. Hay disponibles elementos calefactores de calidad con termostatos para acuarios. Para un tanque de nutrientes de 100 litros, se necesita un elemento calefactor de 100 vatios; con un tanque de 200 litros, se recomienda un elemento de 250 vatios. Asegúrese de que el elemento calefactor se mantenga siempre bajo el agua, de lo contrario será destruido. Esto significa que nunca debe bombear toda el agua del tanque de nutrientes a las plantas. Cuando quiera sacar el elemento calefactor del agua, siempre desconéctelo primero.

Luego, déjelo enfriar por lo menos 15 minutos. Sólo entonces podrás sacarlo con cuidado del agua. De cualquier otra manera, corre el riesgo de que el elemento se agriete. Para prevenir el crecimiento de algas en el tanque de nutrientes, es importante añadir aire al agua. Lo hacemos por medio de una bomba de acuario con un aireador adjunto. El aireador está conectado a la bomba y se coloca en el fondo del tanque de nutrientes. El agua del tanque se vuelve rica en oxígeno por medio de la aireación, y también se mantiene en movimiento. De esta manera, las algas tienen muchas menos posibilidades de proliferar.

El sistema de riego

Hacemos todo lo que podemos para promover el crecimiento de las plantas. Proporcionamos una iluminación óptima y suficiente CO2. Como tercer componente, la irrigación regular es un eslabón esencial. De esta manera las plantas reciben su agua y nutrientes a tiempo. La forma más fácil es regar a mano varias veces al día. Pero, en primer lugar, eso implica llevar muchas latas de riego, en las que se ha disuelto la cantidad correcta de fertilizante cada vez.

En segundo lugar, regar a mano requiere una enorme disciplina. Dar agua regularmente a tiempo te «regará» rápidamente. No puedes saltarte unos días aquí y allá, y dejar las plantas para ellos mismos. Encontrar una niñera para las plantas de cannabis es a menudo más difícil que encontrar una niñera para sus hijos… Por lo tanto, preferimos dar agua regularmente con un sistema de irrigación controlado por un reloj temporizador. De esta manera, podemos estar seguros de que las plantas obtienen sus períodos húmedos y secos a tiempo.

Ahora, vamos a ir un poco más profundo. En su forma más simple, un sistema de riego consiste en una bomba sumergible, controlada por un reloj temporizador, que tiene mangueras con aspersores conectados a ella. La bomba del sumidero se coloca en un tanque de nutrientes con una capacidad lo suficientemente grande como para que sea necesario rellenarlo sólo dos veces por semana. Estamos hablando de un tanque con un contenido de al menos 25 litros por metro cuadrado de espacio de jardín. De 5 a 7 litros de agua con nutrientes se utilizan cada día por cada metro cuadrado.

Por lo tanto, rellenar el tanque cada 3 o 4 días es suficiente. Recuerde, siempre debe haber suficiente agua en el tanque para cubrir el elemento calefactor y la bomba. Ambos instrumentos se arruinarán si se dejan sin agua. Preferiblemente, el tanque de nutrientes debe estar en el suelo. Hay dos razones importantes para esto. En primer lugar, ahorra espacio. El tanque también puede estar debajo de las mesas. En segundo lugar, impide el funcionamiento natural en cuanto a los niveles de agua entre los vasos comunicantes. Si el tanque de nutrientes se coloca demasiado alto, el agua fluirá a través de la manguera sin la ayuda de una bomba.

Esto continúa hasta que el nivel de agua en el tanque alcanza el mismo nivel que el punto más bajo de la manguera de riego conectada. Se pueden idear soluciones para el problema de los vasos «comunicantes»; – acoplando un grifo eléctrico entre el tanque de nutrientes y la manguera de riego, por ejemplo. Esta solución es innecesariamente cara. El problema de los vasos comunicantes puede ser prevenido colocando una salida de aspersión en la parte superior de la manguera. La bomba del sumidero debe ser lo suficientemente potente como para enviar agua a todos los aspersores que se instalen.

Para un jardín de 2 a 10 m2 es suficiente una bomba sumergible con una capacidad de rendimiento de 7 metros, si se utiliza con una manguera de riego de 1 pulgada. Además, la presión de la bomba no debe ser demasiado alta, de lo contrario los aspersores (también llamados capilares) no gotearán, sino que rociarán La mayoría de los aspersores funcionan a una presión de 0,5 bar en adelante. A la bomba sumergible se le conecta una manguera de riego (de polietileno o de PE). La manguera de riego pasa por el medio de las bandejas de cultivo. Luego hacemos agujeros en la manguera de polietileno e insertamos los aspersores. Instalamos un aspersor para cada planta. Tenemos que evitar que la suciedad y otros materiales obstruyan las estrechas aberturas de los aspersores.

Tomamos dos medidas: primero, mantenemos una tapa en el tanque de nutrientes para que nada indeseable caiga en el agua. Segundo, colocamos un filtro entre la bomba y la manguera de riego. En una situación ideal, las plantas deben obtener agua y nutrientes distribuidos uniformemente durante el día. Podemos arreglar esto conectando un reloj con temporizador al sistema de riego. Un reloj temporizador adecuado también debe tener un ajuste de minutos, y debe ser capaz de encenderse y apagarse por lo menos 6 veces al día.

Los relojes temporizadores modernos son digitales. Estos relojes tienen una memoria para almacenar las horas deseadas. Si la electricidad se corta, las baterías normalmente suministran corriente para preservar la memoria. La desventaja es que las baterías se agotan. Si la batería se agota y la electricidad se apaga, la memoria se borra. El riego constante se detiene, y el jardín se daña. La opción recomendada es un reloj con temporizador con una buena batería de coche como reserva. Ahora, nuestro sistema de riego asegura que las plantas reciban la cantidad correcta de agua y fertilizante a tiempo.

Los aspersores distribuyen uniformemente la solución nutritiva. Preferimos cultivar en «bandejas libra»; – las llamadas «bandejas de cultivo», que han sido especialmente diseñadas para crecer en losas de lana de roca. Hay otros métodos, por supuesto. También se pueden colocar losas de lana de roca en láminas onduladas para tejados, por ejemplo. Esto da problemas con el agua de drenaje. Es más higiénico y más práctico trabajar con bandejas de cultivo.

No son caras, y es simple conectar un sistema de drenaje a ellas. Más fácil aún es encajar los tubos de drenaje en las bandejas de cultivo. Entonces el agua puede ser drenada en una canaleta. Dividimos la irrigación de las plantas en 6 períodos durante el ciclo de luz de 18 horas. La primera alimentación tiene lugar cuando se encienden las luces. Sigue una sesión de alimentación cada 3 horas, hasta 3 horas antes de que las luces se apaguen de nuevo (¡las plantas pueden tomar nutrientes sólo durante el período de luz!). Al principio, no dejamos que los períodos de irrigación duren más de un minuto, porque de lo contrario, pueden ocurrir problemas con el desarrollo de las raíces.

Nos atenemos a períodos de alimentación cortos. A lo largo de toda la fase vegetativa. Durante la fase generativa (ciclo de luz de 12 horas), también dividimos las 6 sesiones de alimentación para que las plantas reciban agua cada dos horas. Como las plantas ya han crecido un poco para entonces, y necesitan más agua, dejamos que los períodos de riego duren dos minutos. Al regar las plantas, debe asegurarse de que las soluciones de nutrientes se absorban completamente. El riego minucioso significa que alrededor de un tercio del agua aplicada se drena. El riego minucioso es importante para evitar la acumulación de las sales nutrientes en las placas de lana de roca. Si no se riega lo suficiente, es sensato aumentar el número de sesiones de riego.

Por último, otra palabra sobre la seguridad. Todo el mundo sabe que el agua y la electricidad están tan relacionados como el agua y el fuego. La bomba del sumidero, así como el elemento calefactor termostático, funcionan con moneda eléctrica y bajo el agua. Utilice sólo equipos de los que esté seguro que están bien aislados. Además, es sensato desconectar los enchufes antes de meter las manos en el depósito de nutrientes. Esto puede salvarte de una posible experiencia de shock.

Clones y recortes

Además has sido iniciado en los secretos de un buen control climático para alcanzar un resultado óptimo. Hasta ahora, no hemos dicho ni una palabra sobre el material vivo que puedes usar para «elevarte»… En este capítulo, veremos el cultivo real. Dejaremos el cannabis que brota de la semilla como lo que es. Hablaremos de empezar con los clones. No está completamente claro por qué la palabra «clones» ha sido adoptada por el cultivador de hierba; estamos hablando, de hecho, de «esquejes».

Clonación de cáñamo

La clonación de cáñamo es una forma barata y rápida de conseguir plantas. El jardinero promedio ha tomado esquejes de sus plantas de interior en un momento u otro. No es muy diferente con el cáñamo. Sólo tenemos que asegurarnos de que los esquejes cuidadosamente retirados de la planta madre sean llevados a la raíz. Una planta madre saludable puede pasar sus propiedades productoras de THC de generación en generación por medio de esquejes. Cada esqueje tiene las mismas propiedades que la planta madre.

Un esqueje puede ser tomado de un esqueje. Y de ese corte, otro más. Hay cultivadores que han cultivado 20 generaciones de una planta madre de esta manera, sin disminuir el poder de crecimiento de las plantas. El rendimiento de la vigésima generación es tan bueno como el rendimiento de la primera! Para entonces, la planta madre original ya no se usa. Tomar esquejes causa un trauma a la planta. La planta reacciona adoptando una forma desviada, y comenzando las ramas masculinas.

Un tercer problema es la mutación regresiva. La planta madre se ha desarrollado por medio de la reproducción cruzada. Con la mutación regresiva, las propiedades cuidadosamente criadas (hasta cierto punto) se pierden. La calidad de la planta (y, por supuesto, la calidad de la cosecha!) disminuye. Por esta razón, reemplazamos la planta original con una de sus hijas frescas y sanas después de 12 semanas como máximo. La facilidad con la que se puede clonar el cáñamo hace que plantar semillas de cannabis sea menos atractivo.

En primer lugar, la siembra de semillas toma mucho más tiempo que el cultivo a partir de clones. Una ventaja que no hay que subestimar es el hecho de que se puede cosechar mucho más a menudo si se cultivan clones en lugar de cultivar a partir de la semilla. Además, se obtienen plantas masculinas y femeninas a partir de la semilla. La posibilidad de que una semilla produzca una planta masculina es tan grande como la posibilidad de que aparezca una femenina: 50% . . .

Para hacer esquejes/clones de cáñamo necesitamos: – una planta madre de alta calidad; – tijeras afiladas, o un cuchillo afilado; – cualquier mezcla hormonal comercial para promover el crecimiento de la raíz; – algo en que empezar los esquejes (una bandeja de corte con tapones de lana de roca, un pequeño tanque de crecimiento con arena lavada y rugosa, vermiculita fina, una mezcla sin tierra, o tierra para macetas); – ácido fosfórico – un tubito fluorescente «blanco frío de 33» con la armadura adecuada; – ventilación; – métodos de trabajo limpios, y redondeos limpios; – «dedos verdes»

A diferencia de la cría de plantas de cannabis, para la que utilizamos lámparas de gas de alta presión de 400 ó 600 vatios, los clones desarrollan mejor sus raíces bajo luz fluorescente. Los tubos fluorescentes emiten luz principalmente en el espectro azul. Controlar la temperatura cuando se usan luces fluorescentes es también menos complicado, porque los tubos fluorescentes emiten poco calor. La armadura del tubo fluorescente está montada aproximadamente 25 cm por encima de la parte superior de los clones.

Vamos a iluminar los esquejes 18 o 24 horas al día. Mantenemos la luz encendida las 24 horas del día durante los meses fríos. Los tiempos de iluminación sugeridos aquí son una guía. Lo que realmente implica es permitir que las condiciones climatológicas varíen lo menos posible. Se obtienen los mejores resultados con un clima uniforme. Se requiere cierta experiencia para crear las condiciones óptimas. . . Los esquejes de cáñamo forman sus raíces mejor a una temperatura de 25 a 26 grados centígrados, y una humedad relativa del aire del 70-75%. Al igual que en el cultivo real, el control climático es muy importante para los esquejes. Los mohos y las plagas de insectos nunca deben tener una oportunidad. Sobre todo, las esporas de moho pueden causar problemas si las condiciones climáticas no son óptimas.

En principio, cada parte de una planta de cáñamo es adecuada para ser usada como esqueje. Pero una sola hoja con unas pocas raíces no sirve para nada, por supuesto. En cualquier caso, un buen corte tiene un punto de crecimiento. El tamaño del esqueje no importa tanto; un esqueje de 2 cm puede crecer hasta ser una planta de primera calidad, al igual que un esqueje de 10 cm. Antes de poner el corte en el medio de crecimiento, hay que hacer preparativos. Estamos hablando de cultivar esquejes en sustrato de lana de roca. Primero, la bandeja de crecimiento debe ser empapada en una solución nutritiva. El valor de pH debe ser 5.8, el valor de EC 0,8 a 1,0.

Para alcanzar un valor de pH de 5,8, lo mejor es usar ácido fosfórico. La ventaja del ácido fosfórico es que ayuda a los esquejes a desarrollar las raíces. Llenamos la bandeja para los esquejes con la solución nutritiva y la drenamos de nuevo. Lo hacemos varias horas antes de tomar los esquejes de la planta madre. Los esquejes se cortan, o se cortan con un cuchillo afilado o tijeras. Tenga cuidado de no dejar los extremos deshilachados. Un corte limpio pierde menos savia que un corte con un extremo deshilachado. Además, existe el riesgo de que las partes deshilachadas de la planta se pudran.

Inmediatamente después del corte, sumergimos el clon primero en agua, y luego en hormonas de enraizamiento. Luego metemos el corte en el tapón de lana de roca. La bandeja de crecimiento para los esquejes debe ser saturada durante 3 o 4 días con una solución de nutrientes. Una buena higiene es muy importante cuando se consigue que los esquejes de cannabis echen raíces. Trabaje tan limpio como sea posible. Siempre limpie sus tijeras, cuchillo y bandejas de cultivo con un desinfectante médico (por ejemplo, Dettol) después de usarlos.

Revise los clones diariamente para detectar posibles partes podridas. Las hojas o tallos podridos siempre deben ser removidos, para que los mohos no tengan oportunidad. También es importante no poner la bandeja de clones en una cama de agua. Eso hace que el enraizamiento sea más problemático, y las raíces serán de menos calidad. Además, una bandeja de clones demasiado húmeda causa pudriciones como el pythium afungus en las raíces.

Como todas las plantas, los esquejes de cáñamo también necesitan aire fresco que contenga CO2. También tenemos que ventilar la sala de clones. A veces, la ventilación es necesaria para mantener la temperatura estable. Cuando se utiliza un ventilador, se debe tratar de crear un clima óptimo sin exponer a las plantas a la fuerza de vendaval 9. Los esquejes pueden secarse como consecuencia de un exceso de movimiento de aire. Cuando se tienen todas las condiciones climáticas bajo control, se puede empezar a esperar que las raíces se desarrollen.

Toma alrededor de 10 días antes de ver los primeros resultados con plantas sanas. Después de una quincena, los esquejes sanos tendrán suficientes raíces para ser transplantados. En principio, aproximadamente el 80% de los esquejes echarán raíces, si se controla bien el clima. Permita que los esquejes que no tienen raíces después de una quincena una semana más. Estos esquejes pueden producir una planta de menor calidad. Si no hay raíces después de 3 semanas, puede tirar esos esquejes.

No cuente con que todos los esquejes echen raíces; plante alrededor de un 20% más de lo que finalmente pretende conservar. Plantar clones enraizados es un trabajo tedioso. Los sistemas de raíces de las plantas jóvenes son muy tiernos, y pueden ser fácilmente dañados. Los pelos extremadamente pequeños de las raíces son muy importantes para una planta sana. Muchos espléndidos esquejes se han arruinado por el trasplante áspero Las raíces de las plantas no les gusta la luz (crecen en la oscuridad), y el aire (se secan rápidamente).

Las plantas jóvenes irán ahora al lugar donde pasarán el resto de sus vidas. Para las plantas, transplantar más de una vez es tan traumático como hacer que la gente se mude de casa dos veces al mes… Ahora, las plantas deben acostumbrarse a su nuevo entorno. Deben obtener suficiente agua, pero no toda la luz. Después de unos días, el verdadero programa de riego puede comenzar, y las plantas van bajo la plena luz de las lámparas de gas de alta presión. La fase vegetativa o de crecimiento comienza…

La fase vegetativa

En esta fase, las plantas son iluminadas 18 horas por día, y mantenidas en la oscuridad 6 horas por día. Si todos los aspectos están en orden, (suficiente luz, ventilación adecuada, buena temperatura, suficiente agua y nutrientes, en resumen: control climático completo), las plantas crecerán rápidamente; hasta 5 cm por día. La duración de la etapa vegetativa depende en gran medida del control del clima. Cuanto mejores sean las condiciones climáticas, más pronto arraigará el corte. La fase vegetativa dura de 3 a 10 días como máximo.

Discutiremos el crecimiento de 15 plantas por metro cuadrado. Si queremos aprovechar al máximo la superficie, entonces debemos podar las plantas; – romper la parte superior. La poda sólo es posible con las plantas que han echado raíces y han empezado a crecer. Si no es así, la ruptura o el recorte de la parte superior se debe posponer un par de días. Al podar las plantas, nos aseguramos de que no sólo crezcan altas, sino también anchas. Después de cortar las tapas, dejamos la planta en la etapa vegetativa (ciclo de 18 horas) por unos días más.

Cuando los cogollos de marihuana han crecido 3-4 cm, comenzamos la fase generativa. Si todo va bien, se formarán tres o cuatro grandes copas en cada planta. Entonces estamos listos para obtener alrededor de 50 topes por metro cuadrado. Para obtener una planta más amplia, ahora se puede romper la parte superior de la planta. No es necesario seguir podando. La poda hace que la planta crezca más llena. Eso no quiere decir que obtengas una planta más grande, porque también te has quitado algo. Como la fase vegetativa dura poco tiempo, la planta debe compensar rápidamente el daño.

Después de podar la parte superior, dos nuevas ramas aparecerán de la vista de los cogollos  justo debajo del lugar donde estaba la parte superior. Tenga mucho cuidado con la poda; es una experiencia más dolorosa para una planta que recortar sus propias uñas Después de la poda, no es improbable que el crecimiento se retrase unos días. No necesita más explicación que un cuchillo limpio y afilado o unas tijeras de jardín deben ser usadas. En realidad, sólo podemos pensar en una buena razón para la poda.

Cuando las ramas no crecen bien, o son enfermizas o demasiado delgadas, en resumen; insalubres, se pueden, por supuesto, retirar cuidadosamente. Con la poda, siempre implica la eliminación de toda la rama. Hay que tener cuidado de tocar las hojas lo menos posible. Eso puede perturbar fácilmente el funcionamiento de los estomas de las hojas. Algunas personas juran quitar las hojas para permitir que más luz llegue a otras hojas. Esto es necesario; además, parte de la capacidad de crecimiento se pierde. También es innecesario quitar las hojas moribundas. Sólo hay que quitarlas después de que se hayan caído de la planta. Recogerlas antes podría volver a causar daños a la planta…

La fase generativa

Después de una semana como máximo, acortaremos el tiempo de iluminación, y adaptaremos el programa de irrigación en consecuencia. Seguimos dando agua 6 veces por ciclo de luz. Dar agua y fertilizante durante el período en que la luz está encendida, y no durante el período de oscuridad. En la fase de floración, o fase generativa, las plantas están en la luz durante 12 horas, y en la oscuridad durante 12 horas. Imitamos un acortamiento del día en otoño; una señal para que la planta empiece a florecer y a formar semillas durante su última fase de vida.

En la fase generativa, el énfasis de la planta es menor en el crecimiento. Se produce menos clorofila y en la fase de floración, a menudo vemos menos dedos formándose en la hoja de cannabis. La planta necesita menos luz azul durante la fase de floración (que era importante para la producción de clorofila en las hojas), y necesita más luz roja. El sol de otoño produce más luz roja, porque el sol de otoño está más bajo en el cielo, lo que no significa que ahora deba usar sólo las lámparas de sodio.

Con sólo luz roja, las plantas pierden sus hojas vegetativas (se vuelven amarillas y se caen fácilmente), mientras que el tallo de la planta se alarga. La distancia entre las ramas (también llamada el «internodo») aumenta. Cuando dejamos que las lámparas de yoduro de mercurio suministren a las plantas luz azul, este efecto no ocurrirá tan fácilmente. El suministro de agua y nutrientes continúa. El tiempo entre riegos se acorta, de modo que las plantas siguen siendo regadas durante cada ciclo de luz.

No para empujar a las plantas a crecer lo más rápido posible, sino para mantener el metabolismo a nivel, y para producir resinas. Las plantas femeninas mostrarán sus primeras flores después de una o dos semanas. El siguiente período dura al menos 60 días, dependiendo de la variedad. Con algunas de las plantas, el período de floración dura hasta 90 días. Vale la pena tener paciencia durante todo el período de floración antes de empezar a cosechar. Cosechar durante ese tiempo estresa las plantas, lo que puede causar finalmente una disminución del rendimiento.

Cosecha y secado

Asumimos que ha cultivado plantas de cannabis femeninas a partir de clones. Cuando haya brotado plantas masculinas y femeninas, habrá algún trabajo para clasificarlas. Los machos florecen antes que las hembras. Si usted deja los machos con las hembras, las hembras serán fertilizadas. Las hembras entonces forman semillas, causando que las puntas sean más pequeñas.

El rendimiento es menor (¿por qué empezamos a cultivar?). Si han brotado los machos, hay que asegurarse de cosecharlos antes de que el polen llegue a las plantas femeninas. Cuando sólo crecen las hembras, no tienes este problema. Hay varios métodos para cosechar cannabis. Algunas personas cortan toda la planta, y luego la cuelgan para secarla. Otros rompen las hojas más grandes varios días antes de la cosecha, así habrá menos desperdicio.

Colgar las plantas, o las tapas, al revés no tiene ningún efecto sobre el contenido de THC en las tapas. La resina no fluye. Lo que es importante con el cannabis es el secado uniforme de las partes de la planta que contienen THC. Lo que también es importante es la paciencia. Generalmente, el secado es más rápido si se quitan los tallos que contienen más humedad. Usar un microondas, o un horno ordinario, un secador de pelo, o un ventilador hace que el secado sea más rápido, pero normalmente también causa un sabor (mucho) más agudo.

Incluso el secado en el aire previene tanto como sea posible la pérdida de THC, y produce capullos uniformemente secados con un sabor suave. Controlar el clima también sigue siendo importante después de la cosecha. Muchas cosechas se han perdido debido a los ácaros y al moho. Para las glándulas de THC tan importantes para nosotros, la luz, el calor y la fricción son las cosas más importantes a evitar. Una vez seca, la marihuana puede mantenerse mejor en un lugar razonablemente fresco y oscuro. Los frascos de vidrio herméticos son ideales.

Skuff

Hablaremos de «skuff». Es el cribado de las tapas secas. Cuando se tamiza la cosecha seca primero a través de un tamiz áspero y luego a través de un tamiz fino, se eliminan todos los restos de plantas restantes, y se obtienen bolas de resina (por lo tanto; THC) que quedan en el tamiz. Es un trabajo bastante simple, pero que consume mucho tiempo. Tamizar la cosecha seca primero a través de un tamiz de tamaño T-44. El THC cae a través (con un poco de material extra). Tenemos un tamiz de tamaño T-77 debajo del T-44. Debes frotar cuidadosamente tu cosecha a través del tamiz T-77. Entonces tienes el THC en su forma pura sin procesamiento químico

Preparar el jardín de nuevo

Después de la cosecha, debes asegurarte de que puedes empezar literalmente el siguiente crecimiento con una pizarra limpia. Primero hay que quitar todas las partes sobrantes de la planta. Estas van a la basura o a los residuos orgánicos, a menos que tengas un montón de abono. Luego, quiten todo el material de lana de roca. La lana de roca todavía contiene mucha agua.

Consejo: mira si puedes usar un escurridor viejo, o una centrifugadora. Eso disminuirá el volumen de la lana de roca eliminada a la mitad. El siguiente paso es desinfectar el equipo. Cualquier desinfectante comercial servirá. Lea la etiqueta para ver cuánto hay que diluirlo. Limpie su sistema de irrigación con desinfectante, y siempre enjuague a fondo después. La posible acumulación de calcio en el humidificador debe ser eliminada. Limpiar las lámparas y el material reflectante es el siguiente paso. La lámpara debería estar apagada y completamente enfriada.

No toque la lámpara con las manos, porque los ácidos corporales pueden quemarlas fácilmente.

Resultado: una vida más corta de la lámpara. Todo está ahora listo para el próximo crecimiento. Coloca un nuevo material de lana de roca y mójalo. Es hora de la nueva plantación, así que el reloj temporizador vuelve a las 18 horas, y el riego a una vez cada tres horas.

Enfermedades, plagas y enfermedades

Las plantas son material vivo. Se mantendrán sanas si nos aseguramos de que todas las condiciones climáticas son las correctas. Ya hemos dicho antes que esto implica luz, aire, agua, entornos limpios y dedos verdes. Controlar el clima, en todos sus aspectos, es la mejor manera de prevenir enfermedades e insectos. Eso no significa que el cuidadoso cultivador de malezas, que tiene todo en orden, nunca será molestado por las enfermedades y plagas de las plantas. Queremos decir que un buen control climático reduce considerablemente los riesgos de enfermedades.

Enfermedades

Una forma de enfermedad fácilmente prevenible es la enfermedad por deficiencia o privación. Las plantas carecen de algún ingrediente necesario para su alimentación. La escasez de hierro produce hojas amarillentas (y caídas). El valor del pH juega un papel importante en la prevención de la enfermedad por carencia. Mantenga el valor de pH alrededor de 5,8. Si este valor es demasiado bajo, las plantas no pueden absorber el calcio también.

Consecuencia: los procesos osmóticos se ven impedidos. Un valor de pH demasiado bajo provoca una menor ingesta de hierro, con los resultados ya conocidos. Una segunda forma de enfermedad carencial es causada por la escasez de los nutrientes primarios (NPK). A menudo implica una falta de nitrógeno (N) .

La escasez de nitrógeno retrasa el crecimiento y hace que las hojas más bajas se vuelvan amarillas y se caigan. Con menos frecuencia, vemos una escasez de fosfato (P). Con una escasez de fosfato, las hojas se vuelven de color verde intenso, y permanecen pequeñas. Las hojas inferiores amarillas y moribundas también ocurren aquí. La escasez de potasio (el potasio es ‘K’) es otro problema poco frecuente.

La característica notable es primero el amarillamiento de la punta de la hoja, después de lo cual toda la hoja se vuelve amarilla y marrón, y muere. La falta de potasio se debe más a menudo a un suelo ácido que a una escasez real de potasio. Por lo tanto, asegúrese de mantener un pH óptimo.

El remedio aconsejado para este tipo de enfermedades de privación: utilizar el fertilizante NPK. No nos encontramos con enfermedades de carencia como consecuencia de una escasez de los nutrientes secundarios muy a menudo. Esto normalmente implica una falta de magnesio y/o calcio. Normalmente se puede remediar utilizando una mezcla de NPK que contenga oligoelementos.

Lo mismo ocurre con los microelementos. Debemos hacer una excepción con el hierro, ya que raramente hay muy poco hierro. En ese caso, el valor del pH suele ser demasiado alto. Los mohos pueden destruir completamente un jardín en poco tiempo. Si el clima en el cuarto de cultivo está bien controlado, los mohos, en general, tienen pocas posibilidades.

Los mohos y los hongos prosperan muy bien en condiciones húmedas, preferiblemente sin mucha circulación de aire. En estas circunstancias, las esporas de moho, que siempre están presentes en el aire, buscan un lugar para crecer en los cultivos de moho. Si no se logra evitar el crecimiento de moho, entonces hay que hacer algo al respecto lo más rápido posible.

Con un ligero crecimiento de moho, retire inmediatamente las partes afectadas de la planta, y luego cree un clima en el que el cannabis funcione bien, y el moho no (buena ventilación, control de la humedad y la temperatura, y poner sus plantas en un medio que no sea demasiado húmedo). Si ya hay demasiado moho presente, no tienes muchas opciones más que rociar con veneno (fungicida).

Repita el tratamiento después de unos días, incluso si piensa que la primera aplicación ha ayudado definitivamente. Aún así, mejora el control del clima y las condiciones de crecimiento. El tratamiento con fungicidas siempre debe ser el último recurso. No es saludable para las plantas jóvenes o las personas, así que aquí, también es: «más vale prevenir que curar» Un moho que suele aparecer en el cannabis es el pythium.

Este moho causa la putrefacción de la raíz, y la putrefacción en la parte más baja del tallo. Aparece más en las plantas jóvenes, y en los esquejes. Las plantas más grandes y saludables son menos sensibles al pythium. Las plantas contraen la «enfermedad de la caída» con un serio ataque de pythium. No tenemos que explicar lo que significa que el Pythium es reconocible por la corteza en la base del tallo que se vuelve marrón. Al principio, el «ataque marrón» es fácilmente removible.

Más tarde, el proceso de putrefacción se adentra más en la base de la planta. El Pythium es un hongo que prospera mejor en ambientes húmedos y mojados. Las esporas de Pythium se propagan sólo a través del agua. Se forman dos tipos de esporas; las de enjambre y las estables. Las esporas de enjambre germinan mejor a una temperatura de aproximadamente 15 grados centígrados, mientras que las esporas estables germinan si hace relativamente calor; alrededor de 28 grados centígrados. Deben evitarse las grandes fluctuaciones de temperatura.

El pythium sólo puede combatirse de manera limitada con productos químicos. También debe mantenerse una humedad relativa adecuada (no demasiado alta). Los mohos de las hojas, como el moho, y los mohos de los hilos se producen con menos frecuencia que el pythium. El moho puede causar que las tapas se pudran, entre otras cosas. También aquí cuenta: asegurar un control climático óptimo. A diferencia de otros mohos, el moho florece bien con una baja humedad relativa.

El moho puede ser combatido más fácilmente con productos químicos, y afortunadamente, no se encuentra a menudo con el cannabis. La putrefacción de la parte superior se produce principalmente al final de la fase de floración. Cuanto más compacta es la planta, mayor es la posibilidad de que se pudra. Se puede identificar la cima por el repentino amarillamiento de las hojas de la parte superior. Estas hojas amarillas están bastante sueltas en la planta, y pueden ser fácilmente removidas. Para evitar que toda la planta se vea afectada, desafortunadamente debes quitar toda la parte superior. La aparición de la cima puede ser prevenida en algunos casos, bajando la humedad relativa durante el período de oscuridad.

Plagas y enfermedades

La plaga más frecuente en el cultivo de la cannabis es la araña roja. Un ácaro de araña no es un insecto, como mucha gente piensa, sino una araña diminuta. Un ácaro de araña es pequeño, y difícil de descubrir para el ojo inexperto. Pero el daño causado es ciertamente visible. El ácaro se alimenta de la savia de la planta, principalmente debajo de las hojas. Aparecen manchas blancas en la parte superior de la hoja.

Después de eso, se pueden encontrar ácaros en el envés de las hojas, y en el tallo de la planta. Los ácaros crean pequeñas telarañas, que pueden ser detectadas rociando con agua. Si no hay muchos ácaros, puedes intentar deshacerte de ellos quitándolos a mano.

Un trabajo tedioso Tratar con insecticida generalmente da un mejor resultado. En cualquier caso, repita la aplicación después de unos días, de lo contrario, se arriesga a que todo el jardín se coma. Los ácaros también pueden ser controlados con su enemigo natural Phytoseiulus persimilis; un ácaro depredador que se alimenta de los ácaros. Las moscas blancas también son un formidable oponente del cultivador de malezas. No se puede repetir lo suficiente: controlar el clima, y cuidar de las plantas sanas. Entonces, los insectos tendrán la menor oportunidad de propagarse.

Las moscas blancas se comportan como los ácaros. El insecto se esconde debajo de la hoja y le chupa la cena. Resultado: manchas blancas en la parte superior de la hoja. Las moscas blancas se ven fácilmente a simple vista. Si sacudes la planta un poco, volarán alrededor. Parecen pequeñas polillas blancas, de unos 2 milímetros de tamaño. Una infestación considerable puede ser combatida con insecticida.

Si no estás tan ansioso por usar métodos tan fuertes, puedes comprar un cierto tipo de avispa «asesina»: la mosca icneumón (el nombre en latín es Encarsia formosa). Este enemigo natural no pica a la gente, pero funciona bien para eliminar las moscas blancas. Como es sólo una pequeña avispa (más pequeña que la mosca blanca en sí), toma un tiempo antes de que todas las moscas blancas hayan desaparecido. Además, tienes que poner nuevas avispas asesinas fuera aproximadamente cada dos semanas.

Otro herbívoro común es el trips. Son pequeños insectos de movimiento rápido con alas. Raspan o rallan las hojas y luego succionan la savia. Los trips prefieren los capuchones de flores y las hojas jóvenes y frescas. Las hojas afectadas tienen manchas brillantes y plateadas.

Esto es causado por los trips, que succionan la clorofila de las hojas. A pesar del hecho de que son pequeños, se puede ver a los trips marchando en columnas sobre una planta infestada. Los trips pueden ser combatidos con insecticida. Sin embargo, es más ecológico liberar al enemigo natural de los trips: el depredador Amblyseius cucumeris. Los piojos se encuentran tanto en el interior como en el exterior.

Durante el verano, cuando los piojos son los mejores en el exterior, también lo son en el interior. Los piojos son los más interesados en plantas de salud cuestionable. Hay dos métodos para matar piojos: rociar con insecticida, y poner avispas asesinas. El problema con la mayoría de los destructores de plagas voladoras es que son atraídos por las lámparas de gas de alta presión, que los llevan a una muerte feroz.

Si te ha gustado AYÚDANOS, dale a COMPARTIR en las REDES SOCIALES y agrégate a nuestro Instagram
https://www.instagram.com/semillasdemarihuana.info/
Gorras de Marihuana
COMPARTIR
Artículo anteriorLas mejores variedades de marihuana Indicas Exóticas
Artículo siguienteLas Mejores Semillas de Marihuana para comprar Online
Soy un apasionado de esta fabulosa planta, cultivador y estudioso de la marihuana, siempre aprendiendo. Me gusta escuchar y aprender de las nuevas genéticas, nuevas cepas de marihuana. Siento pasión por la marihuana, por su cultura, por el cultivo y por el misterio que gira entorno a ella. Me encanta la actualidad cannábica y soy un amante de la marihuana medicinal, un curioso. Me gusta compartir lo poco que sé.