Situaciones en las que un enamorado de la marihuana mira al cielo

0
86
Importunios con la Marihuana - Situaciones Complicadas con la Marihuana
Importunios con la Marihuana - Situaciones Complicadas con la Marihuana

Malas experiencias en en situaciones que no esperábamos

También a los cultivadores de marihuana nos suelen salir las cosas torcidas, pero no por eso dejamos de hacer lo que manas nos gusta, cultivar marihuana y disfrutar de ello.

Pero es cierto que cuando te surge alguna catástrofe pues acaba con tu paciencia, y eso que los jardineros de la marihuana somos pacientes y sabemos esperar el momento, tenemos templanza como buenos agricultores cannabicos.

Pero hay momentos en que no deberían de darse, pero como siempre digo, la realidad supera a la ficción, pero por muchos años que tengamos de experiencia, por muy bien que lo hagamos siempre surge algo que nos acaba por romper la paciencia, y ya es el colmo. Y gritamos ¡No puede ser! ¡Joder! ¿Por qué a mí?

Ahora os narraré unas cuantas penurias que seguro que os sonarán y os sentiréis identificados ahí van ¡La vida no es justa, pero hay que aceptarla lo mejor posible! ¡Hay que saber encajar los reveses!

Olvidarnos el mechero

A quien no le ha pasado que ir al monte, dar un buen paseo por el monte llegar a la cima, sacar nuestro papel para liar el porro, sacar el grinder, la marihuana, y tener la marihuana liada, con el porro en la boca, y buscar el mechero, ¡No puede ser! ¡No me lo puedo creer! Se me ha olvidado el mechero. Y ahí es cuando empezamos a maldecir

Que la marihuana se moje

Lo normal es tener nuestra marihuana en un bote de cristal en casa, a buen recaudo, una vez que esté seca y curada. Pues bien, tomamos un cogollo de marihuana, papel de liar, nuestro mechero y el grinder que no puede faltar, y nos vamos a andar, un buen paseo por la playa, pero vemos unos nubarrones. Ostras a casa, y en el camino, ¡te cae la de Dios!

Mojado hasta los huesos

Bueno me pongo a resguardo en este portal y me preparo mi porrito hasta que deje de llover. Sacas el papel de liar, intacto, sacas el mechero, intacto, sacas el grinder y también seco, sacas la bolsita de plástico con la marihuana, y mojado ¡No puede ser! Por donde coño se ha metido el agua, si está la bolsa mojada, pues bien, hemos dejado un poco abierta la bolsa de la marihuana y por ese minúsculo sitio ha entrado el agua y la marihuana está mojada. Y como no, ahí empiezo a maldecir ¡Me cago en todos sus muertos! Seguro que os ha pasado.

No tengo batería en el vaporizador

Vengo cansado del trabajo, un día de mierda, discuto con el jefe, un compañero “medio bobo” por no decir “bobo entero” la ha liado y todo mi trabajo perdido, estaba lloviendo y he llegado a casa por las colas una hora tarde, ya en casa, ¡Joder, nada más puede salir mal” pues sí, algo más puede pasar.

Me ducho me tumbo en la cama y quiero un poco de marihuana, tomo mi grinder, muelo la marihuana, la introduzco en el vaporizador, y listo, me voy a estar relajado, voy a encender el vaporizador y no se encienden las luces, ¡No puede ser! No tengo batería, y ahí es donde vuelvo a maldecir.

Que te “manguen” “roben” la marihuana

Bueno tomo mi mochila, y mi cazadora, tomo la bici, y me voy a hacer una ruta por caminos del monte, donde no hay nadie, solo yo y la naturaleza, no tengo que tomar ninguna carretera y no voy a ver ningún coche, ¡ostras qué bien! En mi bolso llevo de todo, porque es un kit de emergencias de marihuana.

Después de dos horas decido hacer un alto, bajo de la mountan bike, y me siento en un árbol caído, ya voy a sacar el kit de supervivencia de marihuana y ¡Cojones! ¡No puede ser! O me la han mangado, o la he gastado la otra vez que fui al monte, no lo sé, lo que sí que sé es que me quedé sin fumar marihuana. Y ahí es cuando empiezo a pensar y maldecir.

La marihuana en la lavadora

Llego a casa y bueno voy a meter esta bolsita de marihuana en la cazadora deportiva, que luego irá a andar y para que no se me olvide voy a meterla antes. La parienta te pide que le vayas a buscar una lámpara al garaje que la quiere volver a utilizar, bueno pues voy al garaje y te la subo.

Subo del garaje y toma la lámpara, y le digo ¡cariño me voy a andar! Y cuál es mi sorpresa que la cazadora deportiva está en la lavadora, ¡No puede ser! Mi mota está en la lavadora, y ahora solo me toca maldecir.

Que te pare la policía con marihuana en el coche

Uff esto es muy común. No suelo consumir marihuana cuando voy a conducir, eso no hay que hacerlo. Pero un día fui a casa de un amigo a cenar y claro yo estaba sin mota en casa. Una vez que terminamos de cenar, le dije que me había quedado sin mota en casa, mi amigo amablemente me la dió y me dijo ¡Hoy por ti y mañana por mí!

Me dio una bolsita que contenía 100 gramos de marihuana, y yo sin darme cuenta la dejé en la parte trasera del coche, con tan buena suerte que me quité la cazadora y la dejé en la parte de atrás del coche cubriendo la cazadora.

Fué, salir de casa y en una rotonda, un control de la policía, ¡No puede ser! ¡No puedo tener tan mala suerte! Con 100 gramos en el coche me empapelan y voy a pasar la noche a la cárcel.

Intenté mantener las formas respondí a sus preguntas, control de alcoholemia, todo ok, porque no bebo ni fumo cuando cojo el coche, y ¡Hasta luego señor que tenga una buena noche! Gracias agente. La verdad que los huevos los tenía de corbata.

Tener cuidado y seguro que todos estos “importunios” os ha pasado a vosotros. Es normal, seguro que os han gustado, y seguro que vosotros habréis tenido más.

Disfrutar de la marihuana pero recordar que todavía en muchos lugares la marihuana no es legal, y es mejor respetar la ley, no fumar marihuana cuando vas a conducir, y no beber cuando vas a conducir.

Yo siempre digo que hay veces que podemos tener mala suerte, pero es para que aprendamos una lección “ Dios aprieta pero no ahoga”

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here