Receptores Cannabinoides en las membranas de las Mitocondrias

0
489
Receptores Cannabinoides en el Cuerpo Humano
Receptores Cannabinoides en el Cuerpo Humano

Misterio de los receptores cannabinoides en las Mitocondrias

Científicos franceses encontraron la presencia de receptores cannabinoides en las membranas de las mitocondrias, el órgano generador de energía dentro de las células. Este descubrimiento sentó las bases para investigaciones posteriores sobre el papel del sistema endocannabinoide en la regulación de la actividad mitocondrial, que es fundamental para el funcionamiento de las células.

Gorras de Marihuana

Los defectos en las mitocondrias se han relacionado con una amplia gama de trastornos neurodegenerativos, autoinmunes y metabólicos: Alzheimer, esquizofrenia, autismo, cáncer, epilepsia, diabetes, enfermedades cardiovasculares y neuromusculares, entre otros.

Un conjunto creciente de datos científicos indica que el cannabidiol (CBD) y el tetrahidrocannabinol (THC), dos componentes clave de la planta de marihuana, pueden afectar las mitocondrias, tanto directa como indirectamente. Resulta que muchas de las vías biológicas que involucran a las mitocondrias -incluyendo la homeostasis energética, la liberación de neurotransmisores y el estrés oxidativo- están moduladas por cannabinoides endógenos y exógenos.

¬ŅQu√© son las mitocondrias?

Las mitocondrias son adaptadores de energ√≠a universal que existen en las c√©lulas de todos los organismos multicelulares, incluidos los humanos. El n√ļmero de mitocondrias en una c√©lula individual puede variar mucho dependiendo del organismo y del tipo de tejido. Una de las principales funciones de las mitocondrias es tomar mol√©culas de alta energ√≠a, como los az√ļcares y los amino√°cidos, y convertirlas en una forma de energ√≠a, llamada trifosfato de adenosina (ATP, por sus siglas en ingl√©s), que la c√©lula puede usar.

Para la célula, el ATP es como una batería

El proceso de extraer peque√Īos trozos de energ√≠a de mol√©culas de alta energ√≠a puede ser bastante peligroso. Imag√≠nate intentar encender un coche simplemente encendiendo el tanque de combustible. Una c√©lula no puede manejar el equivalente microsc√≥pico de una explosi√≥n, as√≠ que la c√©lula debe usar la delicadeza para aprovechar esta energ√≠a. Los electrones individuales se extraen de mol√©culas de alta energ√≠a mediante un proceso conocido como respiraci√≥n celular y su energ√≠a se libera gradualmente.

Aceite de Marihuana rico en CBD

Esta liberaci√≥n gradual de electrones individuales permite que la c√©lula sintetice el ATP de sus precursores, el difosfato de adenosina (ADP) y el fosfato inorg√°nico (Pi). La divisi√≥n del ATP en ADP y Pi libera una peque√Īa cantidad de energ√≠a, que alimenta las prote√≠nas que permiten que cada c√©lula funcione y se comunique.

ATP es la principal fuente de energía

El ATP es la principal fuente de energ√≠a para la mayor√≠a de las funciones celulares. Aunque se las conoce com√ļnmente como el centro neur√°lgico de la c√©lula, las mitocondrias tambi√©n est√°n involucradas en otras funciones relacionadas con el metabolismo, pero el objetivo es siempre la misma: la homeostasis, el mantenimiento de un ambiente interno estable a pesar de las fluctuaciones externas.

Las enfermedades mitocondriales pueden ser causadas por mutaciones hereditarias en el ADN mitocondrial o defectos en los genes nucleares que codifican proteínas que regulan la división mitocondrial y la replicación del ADN. Los trastornos mitocondriales también pueden desarrollarse debido a los efectos adversos de medicamentos, infecciones, toxinas ambientales o hábitos de estilo de vida poco saludables.

Las enfermedades mitocondriales son más graves cuando las mitocondrias defectuosas están presentes en el tejido muscular, cerebral o nervioso, ya que estas células requieren más energía.

Aunque las mitocondrias permiten acceder a la energ√≠a a un ritmo medido en cantidades relativamente peque√Īas, el proceso de respiraci√≥n celular, por el cual las c√©lulas extraen energ√≠a de los nutrientes, todav√≠a puede ser perjudicial.

Crema de Marihuana rica en CBD

Los electrones de alta energía descargan su energía en una multitud de pasos complicados, hasta que el electrón de baja energía es finalmente liberado en una molécula de oxígeno. Idealmente, la molécula de oxígeno interactuará con el hidrógeno y formará agua, que es muy estable.

Los cannabinoides como reguladores de la actividad mitocondrial, antioxidantes y moduladores de los procesos de depuraci√≥n protegen a las neuronas a nivel molecular…

Los procesos neuroinflamatorios que contribuyen a la progresión del envejecimiento normal del cerebro y a la patogénesis de las enfermedades neurodegenerativas son suprimidos por los cannabinoides, lo que sugiere que también pueden influir en el proceso de envejecimiento a nivel del sistema.

El envejecimiento, la neurodegeneración, los trastornos metabólicos y los cánceres están relacionados con la actividad mitocondrial o la falta de ella.

Los estudios preclínicos indican que el THC puede inhibir la formación de la placa amiloide en el cerebro, un sello distintivo de la demencia de Alzheimer, al mejorar la función mitocondrial.

Camisetas de Marihuana

Y se ha demostrado que la CBD estimula la biog√©nesis mitocondrial y revierte los s√≠ntomas de p√©rdida de memoria en los animales. Pero, ¬Ņc√≥mo mejoran los cannabinoides la funci√≥n cognitiva? ¬ŅC√≥mo interact√ļan con las mitocondrias y reducen la inflamaci√≥n cerebral?

Maneras de modular la función mitocondrial

Existen tres formas principales en las que los cannabinoides vegetales y endógenos pueden modular directamente la función mitocondrial:

1) activando los receptores CB1 en las mitocondrias;
2) perturbando la membrana mitocondrial;
3) uniéndose a otros receptores (no canabinoides) en la superficie de las mitocondrias.

Receptores mitocondriales CB1

Embebidos en las membranas celulares, los receptores cannabinoides CB1 son los receptores de proteína G acoplada más prevalentes para poblar el cerebro humano y el sistema nervioso central.

Se estima que un quince por ciento de todos los receptores CB1 en las neuronas existen en las mitocondrias. En ciertos tipos de tejido muscular, la mitad de los receptores CB1 se localizan en las mitocondrias.

Para activar directamente un receptor mitocondrial CB1, el THC debe penetrar la membrana celular externa y ser acompa√Īado a trav√©s del interior de la c√©lula. Los receptores CB1 mitocondriales no son estructuralmente distintos de los prol√≠ficos receptores CB1 que envuelven la superficie externa de la c√©lula, pero sus efectos pueden ser muy diferentes.

La ciencia preclínica sugiere que la activación de los receptores mitocondriales CB1 generalmente disminuye la actividad mitocondrial. Esto puede proteger a la célula del estrés oxidativo y prevenir la apoptosis, pero paradójicamente también puede causar la muerte celular en algunas condiciones.

Perturbación de la membrana

La membrana de las mitocondrias está formada principalmente por lípidos, como los ácidos grasos y el colesterol. Al igual que en la membrana celular externa, la concentración relativa de grasas de cadena corta y larga, grasas saturadas e insaturadas y colesterol influye en muchos aspectos de la membrana mitocondrial.

Los compuestos lipofílicos como los endocannabinoides y los cannabinoides vegetales también pueden fundirse en la membrana mitocondrial, cambiando su fluidez y permeabilidad. Las mitocondrias aprovechan la energía de los electrones utilizando proteínas incrustadas en la membrana mitocondrial; la alteración de la fluidez de la membrana puede inhibir la capacidad de las mitocondrias para producir energía y permitir que los radicales libres escapen más fácilmente a la célula.

Receptores no canabinoides

El cannabidiol no activa directamente los receptores mitocondriales CB1. En cambio, el CBD se une a diferentes receptores, incluyendo el intercambiador sodio-calcio (NCX), en la superficie de las mitocondrias. La unión a NCX abre un canal de iones, y los iones, como los átomos de calcio cargados eléctricamente, fluyen de altas concentraciones a bajas concentraciones. Diferentes niveles de iones de calcio tienen diferentes efectos.

En condiciones de bajo estrés celular, caracterizadas por un bajo nivel de calcio intracelular alrededor de las mitocondrias, la CBD aumentará el estrés al permitir que el calcio fluya fuera de las mitocondrias.

Pero en condiciones de alto estrés, caracterizadas por un abundante calcio intracelular, el CBD hará exactamente lo contrario, permitiendo el flujo de calcio desde el exterior hacia el interior de la mitocondria (donde se almacena el calcio) mediante la apertura de NCX. El flujo bidireccional de calcio regulado por NCX es uno de los mecanismos por los cuales CBD facilita la homeostasis celular y la neuroprotección.

Los cannabinoides son bien conocidos entre los científicos por su capacidad de ejercer efectos opuestos en diferentes situaciones.

En las mitocondrias, la actividad de los cannabinoides es a√ļn m√°s complicada. En condiciones de bajo estr√©s, los cannabinoides a menudo aumentan la actividad mitocondrial y la respiraci√≥n celular, desencadenando la reparaci√≥n celular autof√°gica.

Los cannabinoides también amortiguan las condiciones de alto estrés y protegen las células al disminuir la actividad mitocondrial. Pero eso no es todo. La dependencia del estrés es en realidad trimodular: En condiciones de muy alto estrés, como las que suelen estar presentes en las células cancerosas, los endocannabinoides pueden crear un circuito de retroalimentación positiva, aumentando el estrés hasta el punto en que la célula sufre apoptosis.

Los cannabinoides vegetales también pueden inducir apoptosis en condiciones similares. La muerte de las células cancerosas promueve la homeostasis y la supervivencia del organismo en su conjunto.

Las acciones del CBD y THC en las mitocondrias destacan algunas de las formas en que el sistema endocannabinoide regula la reparación y renovación celular. El estado por defecto de nuestro cuerpo es de incesante regeneración.

La renovación continua a nivel celular es el punto de apoyo de la salud, la base dinámica de la homeostasis. En tiempos de enfermedad, los procesos regenerativos son superados por la disfunción y la degradación. Los cannabinoides y otros antioxidantes que penetran las membranas pueden mejorar la función mitocondrial y restaurar el equilibrio fisiológico.

Gorras de Marihuana
COMPARTIR
Artículo anteriorLa importancia de los Terpenos en la Marihuana
Artículo siguienteEl CBD se consolida como un potente aliado en las enfermedades
Soy un apasionado de esta fabulosa planta, cultivador y estudioso de la marihuana, siempre aprendiendo. Me gusta escuchar y aprender de las nuevas genéticas, nuevas cepas de marihuana. Siento pasión por la marihuana, por su cultura, por el cultivo y por el misterio que gira entorno a ella. Me encanta la actualidad cannábica y soy un amante de la marihuana medicinal, un curioso. Me gusta compartir lo poco que sé.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here