¿Qué es la adicción a la cafeína?

0
67
¿Qué es la adicción a la cafeína?

Adicción a la Cafeína

La adicción a la cafeína es una de las adicciones más comunes del mundo. La cafeína es un estimulante del sistema nervioso central que tiene la capacidad de mejorar la concentración, aumentar el metabolismo y mejorar el estado de ánimo. Ya sea a través del café, el té, las bebidas energéticas o los refrescos, muchas personas sienten que «necesitan» la cafeína por la mañana para aumentar su estado de alerta y la motivación para trabajar.

En la mayoría de los casos, el consumo de bebidas con cafeína es un hábito relativamente seguro y no perjudicial; sin embargo, cuando la necesidad de cafeína cruza la línea de un agradable estímulo a una necesidad diaria, puede ser indicativo de una adicción.

Las personas pueden desarrollar una dependencia del café y otras bebidas con cafeína con bastante rapidez. Esto se debe a los cambios químicos que el consumo sostenido produce en el cerebro. Si alguien bebe cafeína a diario, desarrollará una tolerancia, al igual que ocurre con otras drogas o el alcohol.

Al cabo de un tiempo, el consumidor necesita cada vez más cafeína para producir los mismos efectos de alerta. Los consumidores habituales de cafeína se aclimatan al aspecto de alerta que produce la sustancia, y gradualmente requieren mayores cantidades para conseguir la misma «dosis de cafeína». Al igual que ocurre con otras drogas, las personas que dejan de consumir cafeína de forma abrupta tras un consumo prolongado empezarán a sufrir síntomas de abstinencia y a experimentar antojos.

Parafernalia de Marihuana
Zapatillas de Marihuana
Zapatillas Marihuana
Parafernalia de Marihuana
Gorras de Marihuana de Marihuana
Gorra de Marihuana
Parafernalia de Marihuana
Grinders de Marihuana
Grinder de Marihuana

Esto hace que muchas personas tengan una recaída cuando intentan dejar y reanudar el consumo de cafeína, independientemente de los problemas de salud asociados al consumo crónico de cafeína.

La controversia en torno a la adicción a la cafeína

A pesar de las similitudes entre la dependencia de la cafeína y otras drogodependencias, algunos responsables sanitarios debaten si puede calificarse como una adicción real. La razón principal es que otras sustancias adictivas, como las anfetaminas y la cocaína, estimulan la zona del cerebro relacionada con la recompensa y la motivación en mayor medida que la cafeína.

La cafeína provoca oleadas de dopamina en el cerebro, pero no es una oleada lo suficientemente grande como para desequilibrar el sistema de recompensa en el cerebro como otras drogas.

Accesorios para el Cultivo
Paraguas de Marihuana
Paraguas Marihuana
Accesorios de Marihuana
Bong de Marihuana
Bong Marihuana
Parafernalia de Marihuana
Máquinas de liar de Marihuana
Maquinas para Liar

¿Cómo afecta la cafeína al cerebro?

La cafeína es adictiva por la forma en que la droga afecta al cerebro humano y produce la sensación de alerta que la gente ansía. Poco después de consumir la cafeína, ésta se absorbe a través del intestino delgado y se disuelve en el torrente sanguíneo. Como la sustancia química es soluble en agua y en grasa, es capaz de penetrar la barrera hematoencefálica y entrar en el cerebro.

Estructuralmente, la cafeína se parece mucho a una molécula presente de forma natural en el cerebro, llamada adenosina. La cafeína se parece tanto a esta molécula que puede encajar perfectamente en los receptores de las células cerebrales para la adenosina y bloquearlos de forma eficaz. Normalmente, la adenosina producida a lo largo del tiempo se bloquea en estos receptores y produce una sensación de cansancio.

Cuando las moléculas de cafeína bloquean esos receptores, impiden que esto ocurra y generan una sensación de alerta y energía hasta que la cafeína se metaboliza. Además, se liberan algunos de los propios estimulantes naturales del cerebro, como la dopamina, y actúan con mayor eficacia cuando los receptores de adenosina están bloqueados. El exceso de adenosina hace que las glándulas suprarrenales segreguen adrenalina, otro estimulante, lo que aumenta el estado de alerta y reduce la sensación de cansancio.

Termos de Marihuana
Termos de Marihuana
Termos de Marihuana
Parafernalia de Marihuana
Guantes de Cocina de Marihuana
Guantes Cocina
Accesorios de Marihuana
Gorros de Marihuana
Gorros de Punto

En las personas que beben cafeína con regularidad, la química y las características físicas del cerebro cambian con el tiempo. Las células cerebrales comenzarán a desarrollar más receptores de adenosina en un intento de mantener el equilibrio. Así es como se desarrolla la tolerancia a la cafeína; como el cerebro tiene más receptores de adenosina, se necesita más cafeína para bloquear una proporción significativa de ellos y conseguir el mismo efecto deseado.

Signos de adicción a la cafeína

Las personas que sufren adicción a la cafeína suelen consumir mucho más de lo recomendado. En lugar de la cantidad real de cafeína consumida al día, la adicción a la cafeína se caracteriza por la forma en que la sustancia afecta al funcionamiento diario del individuo. La gravedad de la adicción se calcula en función de la angustia que siente una persona cuando quiere cafeína y no puede obtenerla, y del grado de perturbación que esto provoca en su vida diaria.

El consumo problemático de cafeína se caracteriza por al menos tres de los siguientes criterios:

Un deseo persistente o esfuerzos infructuosos por reducir o controlar el consumo de cafeína

Consumo continuado de cafeína a pesar de saber que tiene un problema físico o psicológico persistente o recurrente que probablemente haya sido causado o exacerbado por la cafeína

Abstinencia, manifestada por cualquiera de los siguientes síntomas:

El síndrome de abstinencia característico de la cafeína

La cafeína (o una sustancia estrechamente relacionada) se toma para aliviar o evitar los síntomas de abstinencia

La cafeína se toma a menudo en cantidades mayores o durante un período más largo de lo previsto

El consumo recurrente de cafeína provoca el incumplimiento de las principales obligaciones en el trabajo, la escuela o el hogar

Consumo continuado de cafeína a pesar de tener problemas sociales o interpersonales persistentes o recurrentes causados o exacerbados por los efectos de la cafeína

Tolerancia, definida por uno de los siguientes factores

Necesidad de aumentar notablemente la cantidad de cafeína para conseguir el efecto deseado

Efecto notablemente disminuido con el uso continuado de la misma cantidad de cafeína

Gran cantidad de tiempo dedicado a las actividades necesarias para obtener la cafeína, consumirla o recuperarse de sus efectos

Ansiedad o fuerte deseo de consumir cafeína

La mayoría de los expertos recomiendan que los adultos no consuman más de 400 miligramos de cafeína al día, el equivalente a unas cuatro tazas de café. Si una persona consume regularmente más que eso, puede correr el riesgo de sufrir efectos secundarios negativos, como: alteración del sueño, migrañas y otros dolores de cabeza, irritabilidad, aceleración del ritmo cardíaco, temblores musculares, nerviosismo y náuseas.

Para algunas personas, estos efectos secundarios pueden aparecer incluso con menos tazas, ya que la tolerancia a la cafeína es muy individual. Si alguien experimenta estos efectos secundarios, tiene problemas para controlar el consumo o se siente totalmente desorientado cuando no puede conseguir su «dosis», lo más probable es que esa persona sea dependiente de la cafeína y deba reducirla.

Abstinencia de cafeína

El síndrome de abstinencia de la cafeína es un trastorno reconocido médicamente que se produce cuando las personas experimentan síntomas significativos después de dejar de consumir cafeína de forma abrupta. Estos síntomas suelen aparecer al día siguiente de dejarla y pueden durar una semana o más.

Los síntomas de la abstinencia de cafeína incluyen

Dolor de cabeza
Irritabilidad
Fatiga
Ansiedad
Dificultad para concentrarse
Estado de ánimo deprimido
Temblores
Baja energía

Reducir gradualmente el consumo de cafeína a lo largo de varias semanas en lugar de dejarlo de golpe puede ayudar a reducir la gravedad de los síntomas de abstinencia. En comparación con otras adicciones, el periodo de abstinencia y recuperación de la cafeína es relativamente corto. La mayoría de los síntomas de adicción a la cafeína pueden resolverse en 7-12 días de reducción del consumo.

Durante ese periodo, el cerebro disminuirá de forma natural el número de receptores de adenosina en cada célula, respondiendo a la repentina falta de cafeína. Si un individuo puede disminuir el consumo hasta que se convierta en nada en unas pocas semanas, los niveles de los receptores de adenosina en el cerebro se restablecerán a sus niveles de referencia, y la adicción se romperá.

Con sólo 30 días en un centro de rehabilitación, puedes estar limpio y sobrio, comenzar la terapia, unirte a un grupo de apoyo y aprender formas de manejar tus antojos.

¿Cómo encontrar tratamiento para la adicción a la cafeína?

La cafeína tiene propiedades adictivas que pueden conducir a la dependencia física. Las personas que consumen cafeína con regularidad deben tomar decisiones responsables y acertadas a la hora de consumirla, como limitar la ingesta a sólo una o dos tazas de café al día.

La adicción a la cafeína es más probable en alguien que también sufre un trastorno mental concurrente, como el insomnio o un trastorno de la alimentación, y esto puede hacer que le resulte más difícil dejarlo. Si un ser querido tiene una adicción a la cafeína u otro trastorno que la complique, póngase en contacto con un proveedor de tratamiento especializado hoy mismo y conozca las posibles opciones de tratamiento.

¿Qué es la cafeína?

La cafeína es un estimulante del sistema nervioso central. Actúa estimulando el cerebro. La cafeína se encuentra de forma natural en alimentos y bebidas como el café, el té, los refrescos de cola, la energía y el chocolate. Las fuentes botánicas de cafeína incluyen las nueces de cola, el guaraná y la yerba mate. La cafeína también está disponible en medicamentos con y sin receta.

La cafeína se utiliza para restablecer el estado de alerta mental o la vigilia durante la fatiga o la somnolencia. La cafeína también se encuentra en algunos medicamentos para el dolor de cabeza y la migraña, en ciertos suplementos dietéticos utilizados para la pérdida de peso y en muchas bebidas energéticas populares.

El citrato de cafeína sólo puede adquirirse con receta médica. Se utiliza para el tratamiento a corto plazo de la apnea neonatal (problemas respiratorios).

La cafeína también puede utilizarse para otras afecciones, según lo determine su proveedor de atención médica.

NO use cafeína

si es alérgico a cualquier ingrediente de la cafeína o de los productos con cafeína
en niños menores de 12 años; las fórmulas de cafeína de venta libre no han demostrado ser seguras y eficaces para su uso en este grupo de edad
como sustituto del sueño

¿Qué debo saber antes de consumir cafeína?

Algunas condiciones médicas pueden interactuar con la cafeína. Informe a su proveedor de atención médica si tiene CUALQUIER condición médica, especialmente si alguna de las siguientes se aplica a usted:

si es alérgico a la cafeína, a otros medicamentos, alimentos u otras sustancias

si está tomando algún medicamento con o sin receta, o algún suplemento de hierbas o dietético

si tiene ansiedad, agitación o nerviosismo, problemas de hígado o estómago (úlcera), insomnio (problemas para dormir), ataques (convulsiones) o enfermedades del corazón, especialmente cualquier ritmo cardíaco anormal o presión arterial alta

si está embarazada, planea quedarse embarazada o está amamantando

La cafeína puede interactuar con otros medicamentos. Informe a su médico si está tomando cualquier otro medicamento, especialmente cualquiera de los siguientes

Quinolonas
Teofilinas
Duloxetina
Efedra o Guaraná
Rasagilina
Tizanidina

Esta NO es una lista completa de interacciones entre medicamentos. Consulte a su médico antes de empezar, dejar o cambiar la dosis de cualquier medicamento. Antes de utilizar la cafeína o cualquier otro medicamento, debe realizarse una comprobación completa de las interacciones con otros medicamentos.

¿Cómo debo utilizar la cafeína?

Utilice la cafeína según las indicaciones de su médico. Si el medicamento es de venta libre, consulte la etiqueta del envase para conocer las instrucciones exactas de dosificación. Si tiene alguna duda sobre el uso de un medicamento de venta libre, pregunte a su farmacéutico.

La cafeína puede tomarse con o sin alimentos. Si la cafeína le produce malestar estomacal, tómela con alimentos.

No supere la dosis recomendada de cafeína. La cafeína puede crear hábito.
La mayoría de los medicamentos de venta libre utilizados para la agudeza mental contienen 200 miligramos de cafeína por comprimido o cápsula. La dosis máxima recomendada de cafeína sin receta es de no más de 200 mg cada 3-4 horas, o 1600 mg al día.

No duplique su dosis de cafeína si se le pasa la hora de la siguiente dosis.

La taza media de café contiene entre 150 y 200 miligramos (mg) de cafeína por taza, mientras que una taza de té tendrá unos 60 mg de cafeína. Los productos de cola tienen unos 30-40 mg de cafeína, y la mayoría de las bebidas energéticas tienen unos 60-70 mg. Asegúrese de tener en cuenta la cafeína que se consume en la dieta.

Pregunte a su médico cualquier duda que tenga sobre el uso de la cafeína.

Información detallada sobre la dosis de cafeína

Información de seguridad importante:

La cafeína puede causar mareos. No conduzca ni maneje maquinaria, ni realice tareas peligrosas hasta que sepa cómo le puede afectar la cafeína.
Evite grandes cantidades de alimentos y bebidas que contengan cafeína, como el café, el té, el cacao, las bebidas de cola, las bebidas energéticas y el chocolate si está tomando dosis más altas de comprimidos de cafeína. Esto también incluye cualquier medicamento a base de hierbas, dietético o de prescripción que contenga cafeína.

La cafeína no debe utilizarse como sustituto del sueño.
El consumo de cafeína puede alterar los niveles de azúcar en sangre. Los pacientes con diabetes deben regular más estrechamente su nivel de azúcar en sangre mientras toman cafeína.

No se recomienda el uso de cafeína en niños menores de 12 años. No se ha confirmado la seguridad y eficacia en este grupo de edad.
Si está embarazada, consulte con su médico si la cafeína es apropiada para su uso.

La cafeína se excreta en la leche materna. Consulte con su proveedor de atención médica sobre los riesgos de usar cafeína mientras está amamantando. La cafeína puede causar efectos secundarios en su bebé.

Efectos secundarios comunes de la cafeína:

dificultad para dormir (insomnio)
nerviosismo o ansiedad
irritabilidad
náuseas
dolor de cabeza

Busque atención médica de inmediato si se produce alguno de estos efectos secundarios graves reacciones alérgicas graves (dificultad para respirar, opresión en el pecho, hinchazón de la boca, la cara, los labios o la lengua, erupción, urticaria o picor)

diarrea
vómitos
aceleración del ritmo cardíaco o palpitaciones
aumento de la presión arterial
dolor en el pecho

En caso de sobredosis

Los síntomas de sobredosis pueden incluir agitación, ansiedad, confusión, micción frecuente, latidos del corazón irregulares o rápidos, espasmos musculares, zumbidos en los oídos, convulsiones, dolor de estómago, problemas para dormir.

Almacenamiento adecuado de la cafeína:

Almacene la cafeína a temperatura ambiente, entre 15 y 30 grados C, en un recipiente bien cerrado. Guárdela lejos del calor, la humedad y la luz. No la guarde en el baño. Mantenga la cafeína fuera del alcance de los niños y lejos de las mascotas.

Información general:

Si tiene alguna duda sobre la cafeína, hable con su médico.
Si sus síntomas no mejoran o si empeoran, consulte con su proveedor de atención médica.
Consulte a su farmacéutico sobre cómo deshacerse del medicamento no utilizado.
Esta información es sólo un resumen. Consulte con su proveedor de atención médica si tiene más preguntas o dudas sobre el uso de la cafeína.

Bebidas con cafeína (generalmente con bajo riesgo de daño).

La cafeína se encuentra en bebidas como el café, el té y el mate (un té que se bebe en Argentina). La cafeína también puede encontrarse en las «bebidas energéticas», que tienen un alto contenido en cafeína, y en algunos refrescos. En Europa, las bebidas (que no se basan en el café o el té) con un contenido de cafeína superior a 150 mg por litro, tienen que llevar una etiqueta con la cantidad de cafeína.

Las tiendas también venden chupitos de cafeína, que son pequeñas cantidades de bebida azucarada con un alto contenido de cafeína. Al igual que los chupitos de alcohol, es fácil beber una gran cantidad de ellos rápidamente antes de darse cuenta de que se ha tomado demasiado.

Es habitual convertirse en adicto a las bebidas con cafeína, ya que dejar de consumirlas provoca síntomas de abstinencia, aunque a la mayoría de las personas no les resulta difícil dejar de consumirla.

La cafeína suele figurar como aromatizante en los refrescos, aunque puede que la cafeína no añada sabor a la bebida, sino que aumente el deseo de consumirla.

Pastillas de cafeína (bajo riesgo si se usan según las instrucciones, posibilidad de sobredosis si se usan mal)

Los comprimidos de cafeína son legales y se utilizan para aumentar el estado de alerta. Algunas creencias sobre su eficacia, por ejemplo para mejorar el rendimiento en los exámenes, no están totalmente respaldadas por las pruebas. No sustituyen la necesidad de dormir, de hecho una siesta puede ser mucho más beneficiosa.

La cafeína como adulterante en las drogas ilegales 

El análisis de las muestras de drogas muestra que se suele añadir cafeína, lo que añade volumen de forma barata y aumenta así los beneficios de los traficantes. La cafeína ha sido identificada en la heroína, donde puede hacer que la droga sea más fácil de fumar. Se suele añadir a drogas estimulantes como la cocaína, la anfetamina (speed) y el MDMA (éxtasis), donde sus efectos estimulantes pueden disimular lo impura que es la droga, y también pueden aumentar los riesgos.

La cafeína obstaculiza la acción de la adenosina. La adenosina amortigua la actividad cerebral, por lo que al interponerse en su camino (inhibición competitiva) la cafeína estimula muchos circuitos del cerebro.

La cafeína también funciona porque tenemos poderosas creencias sobre sus propiedades. Si consumes cafeína sin creer algo como «estoy consumiendo cafeína que me hará estar más alerta», la cafeína puede no aumentar tu estado de alerta en absoluto.

El consumo bajo o moderado de cafeína tiene riesgos mínimos

La cafeína puede provocar insomnio, por lo que la gente suele evitarla por las tardes para poder dormir bien. La vida media de la cafeína es de unas 5 horas, lo que significa que después de tomar una taza de café a las 6 de la tarde, una persona todavía tendrá la mitad de la cafeína en su cuerpo a las 11 de la noche, y una cuarta parte a las 4 de la mañana, lo que interrumpirá el sueño. La reacción a la cafeína varía de un individuo a otro, por lo que la vida media podría ser mucho más larga o más corta que las 5 horas.

Se cree que un consumo elevado y regular de cafeína provoca cambios en el comportamiento, como inquietud y ansiedad/nerviosismo. En algunas personas puede aumentar la frecuencia de los dolores de cabeza.

Un consumo muy excesivo de cafeína puede ser perjudicial e incluso mortal. La mayoría de las personas que sufren daños tras consumir cafeína han tomado un número excesivo de pastillas de cafeína o han consumido cantidades excesivas de bebidas energéticas con alto contenido de cafeína, a veces mezcladas con alcohol.

Tomar demasiada cafeína provoca síntomas similares a los de una droga estimulante, y las sobredosis provocan ansiedad/agitación, convulsiones, temblores y alucinaciones. Las personas que ingresan en el hospital tras tomar grandes cantidades de cafeína suelen presentar taquicardia (latidos rápidos del corazón) e hipertensión (presión arterial alta). Además, una característica común de la sobredosis de cafeína son los vómitos, que pueden ser muy graves.

También se han registrado otros problemas gastrointestinales, como diarrea y dolores de estómago. Hay personas que han muerto por sobredosis de cafeína, y algunas muertes se han asociado a bebidas energéticas con alto contenido en cafeína.

Comprar Parafernalia

Parafernalia de Marihuana
Aceite de Cáñamo
Parafernalia de Marihuana
Aceite de CBD
Parafernalia de Marihuana
Armarios de Cultivo
Parafernalia de Marihuana
Luces Cultivo
Accesorios de Marihuana
Vaporizadores
Parafernalia de Marihuana
Peladora de Cogollos
Parafernalia de Marihuana
Edredón Marihuana
Accesorios de Marihuana
Alfombra Marihuana
Parafernalia de Marihuana
Mantas de marihuana
Si te ha gustado AYÚDANOS, dale a COMPARTIR en las REDES SOCIALES y agrégate a nuestro Instagram
https://www.instagram.com/semillasdemarihuana.info/
COMPARTIR
Artículo anteriorProductos Farmacéuticos donde está la Marihuana
Artículo siguienteTrastornos de los Nutrientes de la Planta de Marihuana
Soy un apasionado de esta fabulosa planta, cultivador y estudioso de la marihuana, siempre aprendiendo. Me gusta escuchar y aprender de las nuevas genéticas, nuevas cepas de marihuana. Siento pasión por la marihuana, por su cultura, por el cultivo y por el misterio que gira entorno a ella. Me encanta la actualidad cannábica y soy un amante de la marihuana medicinal, un curioso. Me gusta compartir lo poco que sé.