¿Se puede hacer un Bonsai con una planta de marihuana?

0
282
¿Se Puede hacer un Bonsai con una Planta de Marihuana?
¿Se Puede hacer un Bonsai con una Planta de Marihuana?

¿Cómo hacer un bonsai con una planta de cannabis?

Las personas que cultivan marihuana regularmente, tendemos a ser personas que tienen muchas preocupaciones. Todos empezamos a cultivar una planta de marihuana sin ninguna experiencia. Y, cometer más errores que éxitos por lo menos es mi caso. Poco a poco vamos mejorando gracias al asesoramiento y, por supuesto, a nuestra propia experiencia, lo que vamos leyendo en internet, lo que preguntamos en foros o en grupos de fracebook.

Experimentar nos hace aprender

Siempre que queremos ir más allá, experimentar con la poda y otras técnicas de cultivo, seleccionar una planta madre, hacer una polinización controlada para conseguir unas cuantas semillas de marihuana… en definitiva, siempre estamos buscando lo que esta fantástica planta de marihuana nos puede ofrecer.

Un pasito más avanzado

Lo que realmente es muy reconfortante es hacer un bonsái con una planta de marihuana, o al menos probarlo. Lo esencial es mantener una planta madre, para lo que lógicamente necesitaremos un espacio que garantice las condiciones adecuadas para su constante desarrollo vegetativo.

Esto no deja de ser iluminación artificial con un fotoperíodo de crecimiento, además de una buena ventilación porque la marihuana consume grandes cantidades de CO2. Cualquiera que dependa de un cultivo de interior con una superficie de cultivo ya tiene la mejor opción posible.

Estamos empezando a hablar de bonsai, que es una palabra compuesta japonesa, compuesto por bon ‘tiesto’ y sai ‘plantar’, propiamente ’planta en tiesto. Y aunque es una palabra japonesa, el origen del bonsái es chino. Hace unos 2000 años, los monjes taoístas cultivaban sus propios árboles enanos en las mesetas como objeto de culto.

Vínculo entre el cielo y la tierra

Sólo aquellos que pudieran mantener un árbol en una pequeña maceta tendrían garantizada su eternidad. Para ello, trataron de transmitir todas las características de un árbol nacido en la naturaleza a un árbol cultivado, a una maceta o a una bandeja.

El bonsái está hecho generalmente de madera dura y coníferas. En algunos casos, es muy valioso ver cómo, en cada estación, un bonsái renace con multitud de hojas y nuevas ramas, en algunos casos, incluso produce pequeños frutos. En otros, el bonsái se mantiene todo el año con hojas, como puede ser el caso de las coníferas.

La marihuana, aunque es una planta estacional, todos sabemos que su mantenimiento con un fotoperíodo de crecimiento estará en constante desarrollo. Además el gran crecimiento que ha hecho que en poco tiempo se pueda comprobar como nuestro entretenimiento adquiere forma.

Cómo podemos empezar

Lo primero que hay que hacer es tener una planta de marihuana y una bandeja. Para empezar siempre es mejor empezar con los esquejes, porque la semilla es casi inevitable que desarrolle un largo tallo desnudo hasta las primeras hojas. Además, los primeros nodos producen ramas muy débiles. También podemos seleccionar los esquejes a nuestra conveniencia.

Tal vez la planta nos ofrezca otras con una forma determinada que podamos disfrutar. En cuanto a la bandeja, siempre será una mejor opción que una maceta. Su profundidad no es importante, pero debe tener una buena capacidad para que las raíces se desarrollen cómodamente.

Mejor hacerlo en un cultivo de interior

Y por otro lado, lógicamente, necesitaremos un espacio interior donde podamos tener nuestro pequeño árbol en la fase de crecimiento. Todo lo que necesitamos es un temporizador y una pequeña lámpara con una bombilla de bajo consumo. No tenemos que preocuparnos por la baja intensidad de la luz y el hecho de que la planta no crezca muy rápido.

Es sólo que lo que nos interesa, un crecimiento lento pero constante, por supuesto, se puede disfrutar de la luz externa del sol, pero siempre completando con la interior para que en total reciba 16-18 horas de luz, cada día la misma cantidad.

Sustrato de calidad

En cuanto al sustrato, como siempre, elija un buen sustrato. No estamos interesados en un sustrato altamente fertilizado para un crecimiento explosivo, sino en un crecimiento lento y constante como ya hemos mencionado.

De vez en cuando, cuando las raíces hayan colonizado todo el sustrato, tendremos que hacer una pequeña renovación, para lo cual retiraremos la planta de la bandeja y cortaremos las raíces, reduciendo su volumen en un 40% aproximadamente. El nuevo sustrato que añadiremos será suficiente para que las raíces no se asfixien cuando se queden sin espacio.

A medida que nuestros esquejes crecen, es hora de comenzar a guiar el tallo principal y las ramas. Es más fácil de guiar en las ramas verdes que en los tallos leñosos. Para ello, utilice un alambre grueso enrollado en espiral a lo largo de la varilla, de modo que al doblar el alambre, la varilla penetre en el interior.

Para las ramas que son muy flexibles, se puede utilizar hilo fino o cordel con un peso determinado. Es conveniente hacer una guía de las ramas en todas las direcciones, aunque sobre qué estructura se desea, es el cultivador de marihuana quien decide.

El tamaño es muy importante

La poda es, con guía, una tarea esencial y muy rutinaria. No corte demasiado drásticamente, es mejor podar unas pocas ramas a la semana, en lugar de una gran poda mensual. Deje por lo menos 3-4 nudos de cada rama antes de la poda.

También es interesante quitar una rama si hay otra a la misma altura, o las que esconden el tallo central. Además, no deje ramas gruesas en las áreas superiores e inferiores. Poco a poco, notará que debido al espacio limitado para raíces, guías y podas, los esquejes toman forma y sus hojas se van haciendo cada vez más pequeñas, adaptándose tanto a la meseta como a nuestro modelado.

Los fertilizantes deben ser ligeros, es mejor mantener las dosis cortas. Si vemos que nuestra planta se vuelve ligeramente amarilla, en el próximo riego aumentaremos un poco la dosis de fertilizante y volverá rápidamente a su verdor. Un exceso de nutrientes causará quemaduras irreparables en las hojas de marihuana, que destruirán nuestro bonsái.

Puede durar todo el tiempo que queramos, meses o incluso años. La mejor manera de terminarlo es forzarlo a florecer, ya sea dentro o fuera, cuando el fotoperíodo externo es el más apropiado. Pocas plantas son tan hermosas como una planta de marihuana enana con cogollos pequeños pero resinosos.

“Quien es feliz hará también felices a los demás”

Si te ha gustado el artículo ayúdanos a compartirlo y darle “Me gusta” o compártelo en las redes sociales. También puedes entrar en nuestro Facebook y darle a “Me gusta”.

https://www.facebook.com/Semillasdemarihuanainfo-197948240615509/

COMPARTIR
Artículo anteriorSemilla de Marihuana Golosa del banco Delicious Seeds
Artículo siguienteSemilla de Marihuana Jägg Kush del banco Delicious Seeds
Soy un apasionado de esta fabulosa planta, cultivador y estudioso de la marihuana, siempre aprendiendo. Me gusta escuchar y aprender de las nuevas genéticas, nuevas cepas de marihuana. Siento pasión por la marihuana, por su cultura, por el cultivo y por el misterio que gira entorno a ella. Me encanta la actualidad cannábica y soy un amante de la marihuana medicinal, un curioso. Me gusta compartir lo poco que sé.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here