Plantar cebollas en el huerto

0
491
Plantar cebollas en el huerto - Cultivar Cebollas en el Huerto

¿Cómo plantar cebollas en el huerto?

Una cebolla común es un vegetal perteneciente a la familia de las liliáceas. Tiene una forma redondeada u ovalada, con varias capas superpuestas que conforman su bulbo. Su tamaño puede variar, pero generalmente es de mediano a grande.

La cebolla tiene una piel externa de color marrón, amarillo o blanco, dependiendo de la variedad. Al retirar esta capa exterior, se revela la pulpa interna de color blanco o amarillo pálido. La cebolla tiene un sabor característico y un olor fuerte y distintivo.

En cuanto a su composición, la cebolla está compuesta principalmente por agua, pero también contiene carbohidratos, fibra, vitaminas (principalmente vitamina C y algunas del complejo B) y minerales como el potasio y el fósforo. Además, contiene compuestos sulfurosos que son los responsables de su aroma y sabor intensos, así como de sus propiedades saludables.

La cebolla se utiliza ampliamente en la cocina para dar sabor y aroma a una gran variedad de platos. Se puede consumir cruda en ensaladas o salsas, pero también se cocina en guisos, sopas, salteados y otros platos. Su sabor puede variar desde suave y dulce hasta picante y fuerte, dependiendo de la variedad y del grado de cocción.

Parafernalia de Marihuana
Zapatillas de Marihuana
Zapatillas Marihuana
Parafernalia de Marihuana
Gorras de Marihuana de Marihuana
Gorra de Marihuana
Parafernalia de Marihuana
Grinders de Marihuana
Grinder de Marihuana

Además de su uso culinario, la cebolla también tiene propiedades medicinales. Se le atribuyen propiedades antioxidantes, antiinflamatorias y antibacterianas. Se ha utilizado tradicionalmente para aliviar la congestión nasal, tratar resfriados y como diurético natural.

En resumen, la cebolla común es un vegetal con forma redondeada u ovalada, capas superpuestas, piel externa de color marrón, amarillo o blanco, y pulpa interna blanca o amarillo pálido. Tiene un sabor y olor fuertes, se utiliza ampliamente en la cocina y posee propiedades saludables.

Cultivar Cebollas

¿Cuántas cebollas salen de una cebolla?

Una cebolla comúnmente produce múltiples bulbos dentro de su bulbo principal. Estos bulbos secundarios se conocen como bulbillos o hijuelos. La cantidad de bulbos que puede generar una cebolla varía según la variedad y las condiciones de cultivo.

En promedio, una cebolla puede producir de 3 a 10 bulbos secundarios en su interior. Estos bulbos suelen ser más pequeños que el bulbo principal y se desarrollan en la base de la planta. Cada bulbo secundario tiene el potencial de crecer y convertirse en una nueva cebolla si se le proporcionan las condiciones adecuadas de suelo, agua y luz.

Es importante tener en cuenta que la producción de bulbos secundarios no es el objetivo principal al cultivar cebollas, ya que generalmente se cultivan por su bulbo principal. Sin embargo, si se dejan crecer, los bulbos secundarios pueden ser recolectados y utilizados para propagar nuevas plantas de cebolla.

¿Cuándo se plantan las cebollas en el huerto?

La siembra de cebollas en el huerto depende de varios factores, como el clima y la variedad de cebolla que se va a cultivar. Sin embargo, en general, las cebollas se suelen plantar en primavera.

La época de siembra ideal para las cebollas suele ser a principios de primavera, cuando la temperatura del suelo ha alcanzado alrededor de 10-15 grados Celsius. Esto suele ocurrir cuando ha pasado el peligro de las heladas y el suelo se ha calentado lo suficiente.

Si vives en un clima más cálido, donde las heladas no son un problema, es posible plantar cebollas en otoño para que crezcan durante el invierno. En este caso, la siembra se realizaría en los meses de septiembre u octubre.

Es importante tener en cuenta que las cebollas son plantas de días largos, lo que significa que necesitan un período de luz diurna más prolongado para formar bulbos adecuados. Por lo tanto, es recomendable plantar las cebollas cuando los días son más largos que las noches, lo que ocurre durante la primavera y el verano.

Las cebollas suelen plantarse en el huerto a principios de primavera, cuando el suelo se ha calentado lo suficiente y ha pasado el peligro de las heladas. Sin embargo, la época exacta puede variar según el clima y la variedad de cebolla que se cultive.

¿Cómo cultivar cebolla en Huerta?

Para cultivar cebollas en una huerta, sigue estos pasos:

Preparación del suelo: Elige un área soleada en tu huerta y prepara el suelo adecuadamente. Remueve las malas hierbas y asegúrate de que el suelo esté bien drenado. Puedes enriquecerlo añadiendo compost o abono orgánico para mejorar su fertilidad.

Elección de la variedad: Hay diferentes variedades de cebolla disponibles, así que selecciona la que mejor se adapte a tus preferencias y a las condiciones de tu huerta. Puedes elegir entre variedades de día largo, día corto o de día neutral, dependiendo de la duración de los días en tu región.

Siembra de semillas: Puedes sembrar las semillas de cebolla directamente en el suelo o bien iniciar el cultivo mediante plántulas. Si optas por sembrar directamente las semillas, haz surcos poco profundos y coloca las semillas a una distancia de aproximadamente 2-3 cm. Cubre las semillas con una capa delgada de tierra y riega suavemente.

Cuidado y riego: Mantén el suelo húmedo pero no excesivamente mojado. Riégalo regularmente, especialmente durante períodos secos. Evita el encharcamiento, ya que puede favorecer enfermedades y pudriciones en las raíces.

Desmalezado y aclareo: A medida que las plántulas de cebolla crezcan, elimina las malas hierbas que compitan por nutrientes y espacio. También es recomendable realizar un aclareo para dejar un espacio suficiente entre las plantas. Deja una distancia de aproximadamente 10-15 cm entre cada cebolla.

Fertilización: Durante el crecimiento de las cebollas, puedes aplicar fertilizantes orgánicos o compost alrededor de las plantas para proporcionar nutrientes adicionales. Sigue las instrucciones del producto y evita la sobre-fertilización.

Protección contra plagas y enfermedades: Monitorea regularmente tus plantas de cebolla en busca de plagas como pulgones o trips. Si detectas una infestación, puedes utilizar métodos orgánicos de control de plagas, como insecticidas naturales o trampas. Además, asegúrate de mantener un buen sistema de drenaje para evitar enfermedades fúngicas.

Cosecha: Las cebollas están listas para cosechar cuando sus hojas se marchitan y se vuelven amarillas. Puedes arrancarlas suavemente del suelo o utilizar una horquilla de jardín para ayudar a desprenderlas. Deja que las cebollas se sequen al sol durante unos días y luego guárdalas en un lugar fresco y seco.

Recuerda que estos son solo pasos generales y que el cultivo de cebollas puede variar según la región y las condiciones específicas de tu huerta. Siempre es recomendable consultar información adicional o buscar consejos locales para obtener mejores resultados.

¿Cuánto tiempo tarda una planta de cebolla en dar su fruto?

La planta de cebolla no produce un fruto propiamente dicho, como lo harían otras plantas frutales. En el caso de la cebolla, lo que se busca es el desarrollo y madurez del bulbo, que es la parte comestible y valorada de la planta.

El tiempo que tarda una planta de cebolla en desarrollar su bulbo varía según la variedad y las condiciones de cultivo. Sin embargo, en general, desde la siembra de la semilla o el trasplante de plántulas hasta la madurez del bulbo, suelen transcurrir alrededor de 90 a 120 días.

Es importante tener en cuenta que durante el crecimiento de la planta de cebolla, se pueden cosechar y consumir sus hojas verdes en forma de cebollino o cebolla de verdeo antes de que el bulbo alcance su madurez completa. Esto se puede hacer cortando las hojas exteriores de la planta, permitiendo que las hojas internas continúen su crecimiento y el bulbo se desarrolle adecuadamente.

La cebolla alcanza su madurez cuando las hojas superiores comienzan a marchitarse y se vuelven amarillas. En este punto, las hojas se caen y el bulbo adquiere su tamaño y sabor característicos. Es importante observar las señales de madurez y cosechar las cebollas en el momento adecuado para obtener los mejores resultados en términos de sabor y almacenamiento.

¿Cuánto hay que regar las cebollas?

El riego adecuado de las cebollas es fundamental para su crecimiento saludable. Aunque las necesidades específicas de agua pueden variar según las condiciones climáticas y el tipo de suelo, aquí hay algunas pautas generales sobre el riego de las cebollas:

Frecuencia de riego: Durante las primeras etapas de crecimiento, es importante mantener el suelo constantemente húmedo para favorecer el desarrollo de las raíces. Riega con frecuencia, especialmente cuando las plántulas acaban de germinar. A medida que las cebollas maduran y sus bulbos se forman, reduce gradualmente la frecuencia de riego para evitar el exceso de humedad, lo cual puede provocar pudrición.

Profundidad de riego: Asegúrate de que el agua alcance una profundidad adecuada en el suelo para que las raíces de las cebollas puedan absorberla de manera eficiente. Riega lo suficiente para que el agua penetre de 10 a 15 centímetros de profundidad en el suelo.

Evita el encharcamiento: Aunque es importante mantener el suelo húmedo, evita el encharcamiento excesivo. El exceso de agua puede llevar a problemas como el desarrollo de hongos y enfermedades en las raíces de las cebollas. Asegúrate de que el suelo tenga un buen drenaje para evitar el estancamiento del agua.

Observa las condiciones del suelo: Observa el estado del suelo para determinar cuándo es necesario regar. Si la capa superior del suelo se seca y comienza a agrietarse, es una señal de que las cebollas necesitan agua. Sin embargo, evita esperar demasiado tiempo antes de regar, ya que las cebollas pueden resentirse por la falta de agua.

Recuerda que estas son pautas generales y es importante adaptar el riego según las condiciones específicas de tu huerta y las necesidades de las cebollas. Monitorea regularmente el estado del suelo y las plantas para ajustar el riego según sea necesario.

¿Cómo se riegan las cebollas?

Para regar las cebollas de manera adecuada, puedes seguir estos pasos:

Riego por goteo o surcos: Una forma eficiente de regar las cebollas es mediante riego por goteo o surcos. Estos métodos permiten suministrar agua de manera controlada y directamente a las raíces de las plantas, evitando el desperdicio de agua y manteniendo el follaje seco, lo cual ayuda a prevenir enfermedades.

Frecuencia de riego: Durante las etapas iniciales de crecimiento, es importante mantener el suelo constantemente húmedo. Riega con frecuencia para asegurarte de que las plántulas tengan suficiente humedad para desarrollar sus raíces. A medida que las cebollas maduran, reduce gradualmente la frecuencia de riego para evitar el exceso de humedad y promover el desarrollo adecuado del bulbo.

Cantidad de agua: Asegúrate de suministrar la cantidad adecuada de agua en cada riego. El objetivo es que el agua penetre de 10 a 15 centímetros de profundidad en el suelo, para que las raíces de las cebollas puedan absorberla eficientemente. Evita el riego superficial que solo moja la capa superior del suelo.

Evitar encharcamiento: Evita el encharcamiento excesivo del suelo, ya que puede provocar pudrición de las raíces. Asegúrate de que el suelo tenga un buen drenaje para permitir que el exceso de agua se evacue adecuadamente.

Observación y ajuste: Observa regularmente las condiciones del suelo y las plantas de cebolla. Si notas que el suelo se seca rápidamente entre riegos o que las cebollas comienzan a marchitarse, puede ser necesario aumentar la frecuencia de riego. Por otro lado, si el suelo se mantiene constantemente húmedo o si las hojas de las cebollas presentan signos de pudrición, es posible que estés regando en exceso y debas reducir la cantidad o la frecuencia de riego.

Recuerda que el riego puede variar según las condiciones climáticas y el tipo de suelo en tu área. Monitorea regularmente las necesidades de agua de tus cebollas y ajústalas según sea necesario para mantener un equilibrio adecuado de humedad en el suelo.

¿Qué necesita la cebolla para crecer?

La cebolla necesita varios elementos para crecer adecuadamente. Aquí están los principales requisitos para el crecimiento exitoso de las cebollas:

Luz solar: La cebolla requiere de al menos 6 a 8 horas de luz solar directa al día. La luz solar es esencial para la fotosíntesis, el proceso mediante el cual las plantas producen energía para su crecimiento. Asegúrate de ubicar tus plantas de cebolla en un lugar soleado de tu huerta.

Suelo adecuado: La cebolla prefiere un suelo fértil y bien drenado. Antes de plantar, asegúrate de preparar el suelo adecuadamente, eliminando malas hierbas y añadiendo compost o abono orgánico para mejorar su estructura y nutrientes. Un pH del suelo ligeramente ácido o neutro, alrededor de 6 a 7, es ideal para el crecimiento de las cebollas.

Agua adecuada: Las cebollas necesitan un suministro regular de agua para crecer correctamente. Riega las plantas de manera consistente, manteniendo el suelo húmedo pero no empapado. Evita el encharcamiento, ya que puede dañar las raíces y favorecer enfermedades. Ajusta la frecuencia y la cantidad de riego según las condiciones climáticas y las necesidades específicas de tus cebollas.

Nutrientes: Las cebollas requieren una variedad de nutrientes para su crecimiento saludable. Asegúrate de proporcionarles un equilibrio adecuado de nutrientes, incluyendo nitrógeno, fósforo y potasio. Puedes utilizar fertilizantes orgánicos o compost para enriquecer el suelo antes de la siembra y también durante el crecimiento de las cebollas.

Espacio adecuado: Las cebollas necesitan suficiente espacio para desarrollarse correctamente. Planta las cebollas a una distancia adecuada entre sí, generalmente alrededor de 10 a 15 cm, para permitir un buen crecimiento de las raíces y evitar la competencia por nutrientes y espacio.

Control de malezas: Es importante mantener el área alrededor de las cebollas libre de malas hierbas. Las malas hierbas compiten con las cebollas por nutrientes y agua. Realiza un desmalezado regularmente para evitar que las malezas afecten el crecimiento de tus cebollas.

Al proporcionarles estos elementos básicos, las cebollas tendrán las condiciones adecuadas para crecer y desarrollar bulbos saludables. Monitorea regularmente tus plantas de cebolla y realiza los ajustes necesarios en el riego, fertilización y cuidado para obtener los mejores resultados.

¿Cómo hacer crecer la cebolla?

Para hacer crecer la cebolla, puedes seguir estos pasos:

Elección de las semillas: Elige semillas de cebolla de buena calidad o bulbos pequeños para plantar. Puedes encontrar una amplia variedad de variedades de cebolla en el mercado, así que selecciona aquella que se adapte mejor a tus necesidades y preferencias.

Preparación del suelo: Prepara el suelo de tu huerto o maceta adecuadamente. Asegúrate de que el suelo esté bien drenado y libre de malas hierbas. Puedes enriquecerlo añadiendo compost o abono orgánico para mejorar su fertilidad.

Siembra de las semillas: Siembra las semillas de cebolla directamente en el suelo o, si lo prefieres, puedes iniciar el cultivo a partir de plántulas. Si siembras directamente las semillas, haz surcos poco profundos en el suelo y coloca las semillas a una distancia de aproximadamente 2-3 cm. Cubre las semillas con una capa delgada de tierra y riega suavemente.

Riego adecuado: Mantén el suelo húmedo pero evita el encharcamiento. Riega regularmente, especialmente durante períodos secos, para proporcionar suficiente agua a las semillas o plántulas de cebolla. Ajusta la cantidad y la frecuencia de riego según las condiciones climáticas y las necesidades específicas de tus plantas.

Cuidado y mantenimiento: A medida que las cebollas crecen, mantén el área libre de malas hierbas. Desmaleza regularmente para evitar que las malas hierbas compitan con las cebollas por nutrientes y espacio. Además, puedes aplicar fertilizantes orgánicos o compost para proporcionar nutrientes adicionales a las plantas de cebolla durante su crecimiento.

Protección contra plagas y enfermedades: Monitorea tus plantas de cebolla regularmente en busca de plagas y enfermedades. Pulgones, trips y enfermedades fúngicas como el mildiú pueden afectar a las cebollas. Utiliza métodos orgánicos de control de plagas, como insecticidas naturales o trampas, y asegúrate de mantener un buen drenaje para prevenir enfermedades.

Cosecha: Las cebollas estarán listas para la cosecha cuando las hojas superiores se marchiten y se vuelvan amarillas. Asegúrate de que los bulbos hayan alcanzado un tamaño adecuado antes de cosechar. Puedes arrancar las cebollas suavemente del suelo o utilizar una horquilla de jardín para ayudar a desprenderlas. Deja que las cebollas se sequen al sol durante unos días antes de almacenarlas en un lugar fresco y seco.

Recuerda que el tiempo de crecimiento de la cebolla puede variar según la variedad y las condiciones de cultivo. Sigue estos pasos generales y adapta el cuidado según las necesidades específicas de tus plantas y tu ubicación geográfica. ¡Disfruta del proceso de hacer crecer tus propias cebollas frescas en casa!

¿Cuál es el mejor abono para las cebollas?

Para hacer crecer la cebolla, puedes seguir estos pasos:

Elección de las semillas: Elige semillas de cebolla de buena calidad o bulbos pequeños para plantar. Puedes encontrar una amplia variedad de variedades de cebolla en el mercado, así que selecciona aquella que se adapte mejor a tus necesidades y preferencias.

Preparación del suelo: Prepara el suelo de tu huerto o maceta adecuadamente. Asegúrate de que el suelo esté bien drenado y libre de malas hierbas. Puedes enriquecerlo añadiendo compost o abono orgánico para mejorar su fertilidad.

Siembra de las semillas: Siembra las semillas de cebolla directamente en el suelo o, si lo prefieres, puedes iniciar el cultivo a partir de plántulas. Si siembras directamente las semillas, haz surcos poco profundos en el suelo y coloca las semillas a una distancia de aproximadamente 2-3 cm. Cubre las semillas con una capa delgada de tierra y riega suavemente.

Riego adecuado: Mantén el suelo húmedo pero evita el encharcamiento. Riega regularmente, especialmente durante períodos secos, para proporcionar suficiente agua a las semillas o plántulas de cebolla. Ajusta la cantidad y la frecuencia de riego según las condiciones climáticas y las necesidades específicas de tus plantas.

Cuidado y mantenimiento: A medida que las cebollas crecen, mantén el área libre de malas hierbas. Desmaleza regularmente para evitar que las malas hierbas compitan con las cebollas por nutrientes y espacio. Además, puedes aplicar fertilizantes orgánicos o compost para proporcionar nutrientes adicionales a las plantas de cebolla durante su crecimiento.

Protección contra plagas y enfermedades: Monitorea tus plantas de cebolla regularmente en busca de plagas y enfermedades. Pulgones, trips y enfermedades fúngicas como el mildiú pueden afectar a las cebollas. Utiliza métodos orgánicos de control de plagas, como insecticidas naturales o trampas, y asegúrate de mantener un buen drenaje para prevenir enfermedades.

Cosecha: Las cebollas estarán listas para la cosecha cuando las hojas superiores se marchiten y se vuelvan amarillas. Asegúrate de que los bulbos hayan alcanzado un tamaño adecuado antes de cosechar. Puedes arrancar las cebollas suavemente del suelo o utilizar una horquilla de jardín para ayudar a desprenderlas. Deja que las cebollas se sequen al sol durante unos días antes de almacenarlas en un lugar fresco y seco.

Recuerda que el tiempo de crecimiento de la cebolla puede variar según la variedad y las condiciones de cultivo. Sigue estos pasos generales y adapta el cuidado según las necesidades específicas de tus plantas y tu ubicación geográfica. ¡Disfruta del proceso de hacer crecer tus propias cebollas frescas en casa!

¿Cómo engrosar la cebolla?

Para engrosar la cebolla y obtener bulbos más grandes, puedes seguir estos consejos:

Selección de variedades adecuadas: Al elegir las semillas de cebolla, opta por variedades conocidas por producir bulbos grandes. Algunas variedades populares para obtener cebollas de mayor tamaño incluyen la cebolla dulce, la cebolla de guarda o la cebolla española.

Espaciamiento adecuado: Asegúrate de plantar las cebollas a una distancia adecuada entre sí. Esto permitirá que las plantas tengan suficiente espacio para desarrollar sus raíces y que los bulbos crezcan sin restricciones. Un espaciamiento recomendado es de aproximadamente 10 a 15 centímetros entre cada planta.

Riego y humedad: Mantén un adecuado equilibrio de riego para evitar el estrés hídrico o el exceso de humedad. Durante las primeras etapas de crecimiento, riega regularmente para mantener el suelo húmedo. A medida que las cebollas se acercan a la madurez, reduce gradualmente la cantidad de riego para que los bulbos se concentren y engrosen.

Fertilización: Proporciona un suministro adecuado de nutrientes a tus cebollas para fomentar el crecimiento del bulbo. Antes de plantar, incorpora compost o abono orgánico al suelo para enriquecerlo. Durante el crecimiento, puedes aplicar fertilizantes específicos para cebollas, siguiendo las indicaciones del fabricante. Presta especial atención a la cantidad de nitrógeno, ya que un exceso puede promover un mayor crecimiento del follaje en lugar del bulbo.

Control de malezas: Mantén el área alrededor de las cebollas libre de malas hierbas. Las malezas pueden competir con las cebollas por nutrientes y espacio, afectando su crecimiento. Realiza un desmalezado regular para evitar esta competencia.

Cosecha oportuna: La cosecha oportuna es crucial para obtener cebollas más gruesas. Observa las señales de madurez de las cebollas, como el marchitamiento y amarillamiento de las hojas superiores. Una vez que las hojas estén completamente secas, arranca las cebollas del suelo y déjalas secar al sol durante unos días antes de almacenarlas.

Recuerda que el tamaño del bulbo de la cebolla también puede verse afectado por factores genéticos y ambientales. Sigue estos consejos generales y adapta las prácticas de cultivo según tus condiciones específicas para obtener cebollas más gruesas y de mayor tamaño.

¿Qué se puede plantar junto con la cebolla?

La cebolla se puede plantar junto con otras plantas que sean compatibles y que proporcionen beneficios mutuos en el huerto. Aquí tienes algunas opciones de plantas que se pueden cultivar junto con la cebolla:

Zanahorias: La zanahoria es una buena compañera de la cebolla, ya que ambas plantas se benefician mutuamente. La cebolla repele algunas plagas que pueden afectar a las zanahorias, como la mosca de la zanahoria, y las zanahorias pueden ayudar a mantener alejadas a algunas plagas que atacan a las cebollas.

Perejil: El perejil es un buen acompañante de la cebolla, ya que ayuda a repeler algunas plagas que afectan a las cebollas, como los pulgones. Además, el perejil puede mejorar el sabor de las cebollas y también proporciona un agradable contraste visual en el huerto.

Lechugas y espinacas: Estas hortalizas de hoja verde se pueden plantar cerca de las cebollas sin causar ninguna interferencia. Las cebollas no ocupan mucho espacio en el suelo, lo que permite aprovechar el espacio entre ellas para cultivar lechugas y espinacas.

Fresas: Las fresas pueden plantarse en los espacios entre las filas de cebollas. Aprovechan el espacio disponible y proporcionan una cobertura del suelo, lo que ayuda a reducir el crecimiento de malas hierbas y a conservar la humedad.

Caléndulas: Las caléndulas son plantas ornamentales que se pueden cultivar cerca de las cebollas. No solo agregan belleza al huerto, sino que también atraen insectos beneficiosos que ayudan a controlar las plagas que afectan a las cebollas.

Es importante tener en cuenta que algunas plantas no son compatibles con la cebolla, ya sea porque compiten por los mismos nutrientes o porque pueden ser propensas a enfermedades y plagas similares. Evita plantar cebollas junto a cultivos de frijoles, guisantes, puerros y remolachas, ya que pueden afectar su crecimiento.

Recuerda que la ubicación y disposición en el huerto también pueden influir en la elección de las plantas compañeras. Observa y experimenta para encontrar las combinaciones que funcionen mejor en tu huerto.

¿Qué hacer con la hoja de la cebolla?

Las hojas de la cebolla también son comestibles y pueden ser utilizadas en diversas preparaciones culinarias. Aquí te presento algunas ideas sobre qué hacer con las hojas de la cebolla:

Aderezo y condimento: Las hojas de la cebolla se pueden picar finamente y utilizar como aderezo o condimento en ensaladas, sopas, guisos, salsas y adobos. Añaden un sabor suave y fresco a tus platos.

Salteados y salteados rápidos: Puedes saltear las hojas de la cebolla junto con otras verduras en un poco de aceite de oliva o mantequilla. Agrégalas a tus salteados de verduras, revueltos de huevo u otras preparaciones para darles un toque de sabor adicional.

Infusiones y tés: Las hojas de la cebolla se pueden utilizar para hacer infusiones y tés. Hierve las hojas en agua caliente durante unos minutos, luego cuela y bebe el líquido resultante. Esta infusión puede tener propiedades diuréticas y antioxidantes.

Caldos y sopas: Las hojas de la cebolla pueden ser utilizadas para hacer caldos y sopas, agregando sabor y aroma a tus preparaciones. Agrega las hojas enteras o picadas en el caldo y retíralas antes de servir si lo prefieres.

Conservas y encurtidos: Puedes utilizar las hojas de la cebolla en conservas y encurtidos caseros. Añádelas a tarros de encurtidos junto con otros vegetales o utilízalas para hacer conservas de cebolla en vinagre.

Pesto de cebolla: Tritura las hojas de la cebolla con aceite de oliva, ajo, nueces o cualquier otro ingrediente de tu elección para hacer un pesto de cebolla. Úsalo como aderezo para pastas, ensaladas o sándwiches.

Recuerda que las hojas de la cebolla tienen un sabor más suave que el bulbo, por lo que puedes ajustar la cantidad según tus preferencias personales. Además, asegúrate de lavar bien las hojas antes de usarlas para eliminar cualquier suciedad o residuos. ¡Disfruta de la versatilidad de las hojas de la cebolla en tu cocina!

¿Cuántos tipos de cebolla hay?

Existen numerosos tipos de cebolla en todo el mundo, cada uno con características distintivas en cuanto a sabor, color y uso culinario. A continuación, te presento una lista de 20 tipos de cebolla junto con una breve descripción de cada uno:

Cebolla Amarilla: Es una de las variedades más comunes, de forma redonda u ovalada, con piel dorada y sabor fuerte. Se utiliza en una amplia variedad de platos.

Cebolla Blanca: Tiene una piel exterior blanca y pulpa translúcida. Es de sabor suave y dulce, ideal para salsas y platos donde se busca una cebolla más delicada.

Cebolla Morada: Caracterizada por su piel morada y pulpa de color blanco, esta cebolla tiene un sabor fuerte y picante. Se utiliza cruda en ensaladas, salsas y adobos.

Cebolla Dulce de Vidalia: Proveniente de Georgia, Estados Unidos, es una cebolla de sabor suave y dulce. Es famosa por su baja acidez y se utiliza en ensaladas y platos suaves.

Cebolla Shallot: Se parece a un ajo gigante y tiene un sabor suave y agridulce. Se utiliza en salsas, adobos y platos gourmet.

Cebolla Cipollini: Pequeña y aplanada, con piel amarilla o rojiza. Es conocida por su sabor dulce y se utiliza en platos asados, caramelizados o en conservas.

Cebolla de Primavera: También conocida como cebolla verde, es una variedad joven con tallos verdes y bulbos pequeños. Se utiliza cruda en ensaladas, salsas y como guarnición.

Cebolla Roja de Tropea: Originaria de Italia, es una cebolla de piel roja y sabor suave y dulce. Se utiliza cruda en ensaladas, salsas y platos mediterráneos.

Cebolla Walla Walla: Proveniente del estado de Washington, Estados Unidos, es una cebolla grande y dulce. Se utiliza principalmente cruda en ensaladas y salsas.

Cebolla Vidalia: Originaria de Georgia, Estados Unidos, es conocida por su sabor suave y dulce. Es ideal para ensaladas, platos a la parrilla y salsas.

Cebolla Perla: Pequeña y redonda, con piel blanca o dorada. Es suave y dulce, y se utiliza en guisos, estofados y platos en conserva.

Cebolla Bermuda: Es una cebolla grande, redonda y dulce, originaria de Bermuda. Se utiliza en una amplia variedad de platos, tanto cruda como cocida.

Cebolla Roja de España: Tiene piel roja y pulpa blanca, con un sabor fuerte y picante. Se utiliza en platos españoles, como la tortilla de patatas.

Cebolla Chipotle: Es una cebolla ahumada y picante, utilizada para dar sabor y especias a diferentes platos, especialmente en la cocina mexicana.

Cebolla Roja de Florencia: Originaria de Italia, es una cebolla de forma redonda y piel roja. Tiene un sabor dulce y suave, y se utiliza en ensaladas, platos al horno y como guarnición.

Cebolla Roja de Mulhouse: Proveniente de Francia, es una cebolla de forma redonda y piel roja o marrón. Tiene un sabor suave y se utiliza en ensaladas, platos al horno y guisos.

Cebolla Pearl Drop: Es una cebolla pequeña y redonda, de piel blanca y sabor suave y dulce. Se utiliza en encurtidos, adobos y como guarnición.

Cebolla Blanco de España: También conocida como cebolla de Fuentes, es una cebolla de piel blanca y forma redonda o achatada. Tiene un sabor suave y se utiliza en guisos, sofritos y platos tradicionales españoles.

Cebolla Rusa: Originaria de Rusia, es una cebolla de tamaño mediano a grande, con piel dorada y sabor fuerte y picante. Se utiliza en platos tradicionales rusos, como el borsch.

Cebolla Negra: Se trata de una cebolla que ha sido sometida a un proceso de fermentación y envejecimiento, lo que le otorga un color oscuro y un sabor dulce y ahumado. Se utiliza como ingrediente gourmet en platos sofisticados y en la alta cocina.

Recuerda que esta lista es solo una muestra de la gran variedad de cebollas que existen en el mundo. Cada tipo de cebolla tiene sus propias características y es adecuada para diferentes usos culinarios. Explora y experimenta con los distintos tipos de cebolla para descubrir cuáles son tus favoritos y cómo puedes incorporarlos en tus recetas. ¡Buen provecho!

¿Cómo saber cuando una cebolla está lista?

Para saber si una cebolla está lista para ser cosechada, es importante prestar atención a algunos indicadores clave. Aquí te presento algunos signos que puedes observar:

Tamaño: Una cebolla generalmente alcanza su tamaño máximo antes de estar lista para cosechar. Observa si ha alcanzado un tamaño adecuado para su variedad específica.

Color de la piel: La piel de la cebolla puede ser un indicador importante de su madurez. Dependiendo de la variedad, la piel puede volverse más seca y su color puede cambiar. Por ejemplo, las cebollas amarillas pueden desarrollar una piel dorada y las cebollas rojas pueden presentar una piel más opaca.

Firmeza: Cuando una cebolla está lista, su bulbo debe sentirse firme al tacto. Si el bulbo está blando o arrugado, es probable que la cebolla esté demasiado madura o en proceso de descomposición.

Caída de las hojas: A medida que la cebolla madura, las hojas verdes comenzarán a marchitarse y caer. Si notas que la mayoría de las hojas están secas y caídas, es probable que la cebolla esté lista para ser cosechada.

Ciclo de crecimiento: Cada variedad de cebolla tiene un tiempo estimado de crecimiento y maduración. Consulta la información específica de la variedad que estás cultivando para determinar cuándo se espera que esté lista.

Si estás cultivando cebollas de bulbo, es importante cosecharlas a tiempo para obtener los mejores resultados en términos de sabor y textura. Sin embargo, si estás cultivando cebollas para obtener cebollinos o cebolla verde, puedes cosecharlas en diferentes etapas de crecimiento, según tus preferencias.

Una cebolla está lista para ser cosechada cuando ha alcanzado un tamaño adecuado, su piel ha cambiado de color, su bulbo se siente firme al tacto y las hojas han marchitado o caído. Recuerda seguir las pautas específicas para la variedad de cebolla que estás cultivando y disfruta de tus cebollas frescas en tus preparaciones culinarias.

¿Se puede considerar a la cebolla como una planta medicinal?

Sí, la cebolla se puede considerar como una planta medicinal debido a sus propiedades y beneficios para la salud. Aunque es principalmente conocida como un ingrediente culinario, la cebolla también ha sido utilizada con fines medicinales desde tiempos antiguos. A continuación, te presento algunos de los aspectos medicinales de la cebolla:

Propiedades antioxidantes: La cebolla contiene compuestos antioxidantes, como los flavonoides y compuestos de azufre, que ayudan a combatir el estrés oxidativo y proteger al cuerpo contra los radicales libres. Estos antioxidantes pueden tener efectos beneficiosos para la salud en general.

Propiedades antiinflamatorias: Los compuestos presentes en la cebolla, como los flavonoides y los compuestos de azufre, tienen propiedades antiinflamatorias. Se ha demostrado que estos compuestos ayudan a reducir la inflamación en el cuerpo y pueden ser beneficiosos en el manejo de enfermedades inflamatorias como la artritis.

Beneficios para el sistema cardiovascular: Consumir cebolla de forma regular se ha asociado con beneficios para la salud cardiovascular. Los compuestos presentes en la cebolla pueden ayudar a reducir el colesterol, los triglicéridos y la presión arterial, lo cual puede contribuir a la salud del corazón y reducir el riesgo de enfermedades cardíacas.

Propiedades antimicrobianas: La cebolla contiene compuestos antimicrobianos, como el ajoeno y la alicina, que pueden tener propiedades antibacterianas y antivirales. Estos compuestos pueden ayudar a combatir ciertas infecciones y fortalecer el sistema inmunológico.

Beneficios digestivos: La cebolla se ha utilizado tradicionalmente para mejorar la digestión. Puede ayudar a estimular la producción de enzimas digestivas y promover la salud intestinal. También se cree que tiene propiedades prebióticas, lo que significa que puede alimentar las bacterias beneficiosas en el intestino.

Es importante tener en cuenta que, si bien la cebolla puede tener beneficios medicinales, no debe ser utilizada como sustituto de un tratamiento médico adecuado. Siempre es recomendable consultar a un profesional de la salud antes de utilizar la cebolla o cualquier planta medicinal con fines terapéuticos.

¿Qué enfermedades puede paliar la cebolla?

La cebolla tiene propiedades que pueden ayudar a aliviar o paliar diferentes enfermedades y condiciones de salud. A continuación, te mencionaré algunas de las enfermedades en las que la cebolla puede brindar cierto alivio:

Resfriado y gripe: La cebolla contiene compuestos que pueden ayudar a aliviar los síntomas del resfriado y la gripe, como la congestión nasal, la tos y la inflamación de las vías respiratorias. Consumir cebolla cruda o preparar infusiones con cebolla puede proporcionar alivio temporal.

Infecciones respiratorias: Debido a sus propiedades antimicrobianas, la cebolla puede ser beneficiosa en el tratamiento complementario de infecciones respiratorias, como la bronquitis y la sinusitis. Ayuda a combatir los microorganismos responsables de la infección y puede reducir la inflamación de las vías respiratorias.

Problemas digestivos: La cebolla puede ser útil en el alivio de algunos problemas digestivos, como la indigestión y la acidez estomacal. Sus compuestos naturales pueden estimular la producción de enzimas digestivas y promover una mejor digestión.

Enfermedades cardiovasculares: La cebolla puede ofrecer cierta protección contra enfermedades cardiovasculares. Sus compuestos antioxidantes y antiinflamatorios pueden ayudar a reducir el colesterol, los triglicéridos y la presión arterial, lo que contribuye a la salud del corazón.

Artritis: La cebolla contiene compuestos antiinflamatorios que pueden ayudar a reducir la inflamación y el dolor asociado con la artritis. Algunas personas encuentran alivio aplicando cataplasmas de cebolla o consumiendo jugo de cebolla para tratar los síntomas.

Es importante destacar que la cebolla no es un tratamiento médico completo para estas enfermedades, y se recomienda consultar a un profesional de la salud para un diagnóstico adecuado y un plan de tratamiento. La cebolla puede ser utilizada como un complemento saludable en la dieta y en el manejo de ciertos síntomas, pero no debe reemplazar las indicaciones médicas específicas.

¿Cuáles son los remedios naturales que se hacen con la cebolla?

La cebolla es un ingrediente versátil que se puede utilizar en diversos remedios naturales para tratar diferentes afecciones. Aquí te presento algunos remedios naturales populares que se pueden hacer con cebolla:

Jarabe de cebolla para la tos: Para aliviar la tos, puedes preparar un jarabe de cebolla mezclando cebolla picada en trozos pequeños con miel. Deja reposar la mezcla durante varias horas o toda la noche. Luego, cuela el jarabe y tómalo en cucharaditas varias veces al día para aliviar la tos.

Compresa de cebolla para picaduras de insectos: Si tienes una picadura de insecto que causa picazón y enrojecimiento, puedes aplicar una compresa de cebolla. Pica una cebolla en trozos pequeños, envuélvelos en un paño limpio y coloca la compresa sobre la picadura durante unos minutos para aliviar la inflamación y la comezón.

Inhalación de vapores de cebolla para congestión nasal: Si estás congestionado(a) debido a un resfriado o sinusitis, puedes inhalar los vapores de una cebolla caliente. Hierve agua en una olla, agrega rodajas de cebolla y acerca tu rostro al vapor, cubriendo tu cabeza con una toalla. Respira profundamente para ayudar a descongestionar las vías respiratorias.

Cataplasma de cebolla para abscesos o forúnculos: Para tratar abscesos o forúnculos, puedes aplicar un cataplasma de cebolla. Tritura una cebolla hasta obtener una pasta y colócala directamente sobre el área afectada. Cubre con una gasa esterilizada y déjalo actuar durante varias horas para ayudar a acelerar la maduración y el drenaje del absceso.

Infusión de cebolla para problemas digestivos: Si sufres de indigestión o acidez estomacal, puedes preparar una infusión de cebolla. Hierve agua y agrega rodajas de cebolla. Deja reposar por unos minutos, cuela y bebe la infusión tibia para aliviar los síntomas digestivos.

Recuerda que estos remedios naturales con cebolla son complementarios y no reemplazan un tratamiento médico adecuado. Siempre es recomendable consultar a un profesional de la salud antes de utilizar cualquier remedio casero, especialmente si tienes condiciones de salud preexistentes o estás tomando medicamentos.

¿Cuándo se sacan las cebollas de la tierra?

Las cebollas generalmente se sacan de la tierra cuando han alcanzado la madurez y están listas para ser cosechadas. El momento preciso para la cosecha puede variar según el tipo de cebolla y las condiciones de crecimiento, pero hay algunas señales que indican que las cebollas están listas para ser extraídas:

Marchitez y caída de las hojas: A medida que las cebollas se acercan a la madurez, las hojas superiores comenzarán a marchitarse y caer. Observa si la mayoría de las hojas están secas y caídas.

Piel de la cebolla: La piel externa de la cebolla puede ser un indicador de su madurez. La piel debe volverse más seca y firme al tacto. Además, en algunas variedades, la piel puede cambiar de color, como volverse dorada o marrón.

Tamaño de la cebolla: Las cebollas generalmente alcanzan su tamaño máximo antes de estar listas para ser cosechadas. Observa si han alcanzado un tamaño adecuado según la variedad que estés cultivando.

Bulbos firmes: Antes de la cosecha, es importante asegurarse de que los bulbos de las cebollas estén firmes al tacto. Si el bulbo se siente blando o arrugado, es posible que la cebolla no esté madura o esté en proceso de descomposición.

Es recomendable realizar una prueba de cosecha inicial sacando una cebolla del suelo y evaluando su madurez. Si las cebollas seleccionadas están listas, puedes proceder a cosechar el resto. Utiliza una pala o una horquilla de jardín para levantar suavemente las cebollas de la tierra, asegurándote de no dañar los bulbos.

Después de sacar las cebollas de la tierra, es importante dejarlas secar al aire libre en un lugar sombreado y bien ventilado durante varios días para que la piel se seque y cure. Luego, puedes almacenar las cebollas en un lugar fresco y seco para su uso posterior.

Recuerda que las indicaciones anteriores son generales y pueden variar dependiendo de la variedad de cebolla y las condiciones específicas de tu cultivo.

¿Qué se hace cuando la cebolla florece?

Cuando una cebolla común florece, significa que ha alcanzado una etapa avanzada de su ciclo de vida y ha comenzado a producir una flor. Sin embargo, la formación de la flor en la cebolla puede afectar su calidad y almacenamiento, ya que la energía de la planta se desvía hacia la producción de semillas en lugar de concentrarse en el desarrollo del bulbo. Por lo tanto, es recomendable tomar medidas cuando la cebolla comienza a florecer:

Retirar la flor: Si deseas conservar el bulbo de la cebolla para su consumo o almacenamiento, es aconsejable eliminar la flor tan pronto como sea visible. La flor se encuentra en la parte central de la planta y generalmente se asemeja a un tallo delgado con una esfera de flores en la punta. Corta la flor con cuidado utilizando tijeras de podar o un cuchillo afilado, asegurándote de no dañar el resto de la planta.

Monitorear la madurez: Después de retirar la flor, es importante vigilar el estado de madurez de la cebolla. Si la cebolla ya ha alcanzado un tamaño y consistencia adecuados, puedes optar por cosecharla y utilizarla de inmediato, ya que es posible que su capacidad de almacenamiento se haya visto comprometida debido a la floración.

Almacenamiento: Si las cebollas aún no están completamente maduras pero han comenzado a florecer, puedes permitir que continúen creciendo y desarrollándose. Sin embargo, ten en cuenta que es posible que tengan una vida útil más corta y que no se almacenen tan bien como las cebollas que no han florecido. Utilízalas en tus preparaciones culinarias lo antes posible para aprovechar su sabor y frescura.

Es importante destacar que, en algunos casos, la cebolla puede florecer debido a factores como el estrés del cultivo, la falta de riego o un período de cultivo prolongado. Para prevenir la floración prematura en futuras cosechas, es recomendable proporcionar condiciones de cultivo adecuadas, como un riego regular, una buena nutrición y una duración óptima del cultivo.

Recuerda que la cebolla florecida aún puede ser comestible, pero su calidad y capacidad de almacenamiento pueden verse afectadas. Si deseas obtener cebollas de mejor calidad y durabilidad, es recomendable evitar que florezcan y cosecharlas antes de que esto ocurra.

¿Qué hacer para que no se suban las cebollas?

Para evitar que las cebollas se suban, es decir, que produzcan una floración prematura, puedes seguir estas recomendaciones:

Variedades adecuadas: Elige variedades de cebolla que sean menos propensas a la floración prematura. Algunas variedades tienen una mayor tendencia a florecer, mientras que otras son más resistentes. Consulta con un vivero o busca información sobre variedades que sean conocidas por su menor propensión a florecer.

Condiciones de cultivo adecuadas: Proporciona a las cebollas las condiciones de cultivo óptimas para minimizar el estrés y prevenir la floración prematura. Asegúrate de brindarles suficiente luz solar directa, un suelo bien drenado y rico en materia orgánica, y un riego regular y adecuado. Evita el exceso de humedad en el suelo, ya que esto puede favorecer la formación de flores.

Control del riego: Asegúrate de regar las cebollas de manera adecuada, evitando tanto la sequedad extrema como el exceso de agua. Mantén el suelo ligeramente húmedo, pero no empapado. La falta de agua o el riego insuficiente pueden inducir la floración temprana, mientras que el exceso de agua puede contribuir al desarrollo de enfermedades fúngicas y a la formación de flores.

Duración del día: Las cebollas son plantas de día largo, lo que significa que necesitan un cierto número de horas de luz diaria para desarrollarse correctamente. Si las cebollas se exponen a días cortos o interrupciones en su período de luz, pueden estimular la formación de flores. Asegúrate de plantar las cebollas en el momento adecuado, teniendo en cuenta las horas de luz disponibles durante su período de crecimiento.

Manejo adecuado: Evita dañar las hojas o el bulbo de las cebollas durante el cultivo, ya que esto puede desencadenar la floración prematura. Manipúlalas con cuidado al realizar tareas de mantenimiento, como el deshierbe o la fertilización.

Recuerda que, aunque sigas estas recomendaciones, algunas cebollas pueden florecer debido a factores genéticos o ambientales. En ese caso, puedes aprovechar las cebollas florecidas para obtener semillas y utilizarlas en futuros cultivos.

¿Qué hacer para que la cebolla no se repita?

La sensación de ardor o picor en los ojos al cortar cebolla se debe a la liberación de compuestos volátiles sulfurados. Para reducir este efecto y evitar que la cebolla te haga llorar o se repita, puedes seguir estos consejos:

Refrigerar la cebolla: Antes de cortarla, coloca la cebolla en el refrigerador durante unos 30 minutos. El frío ayuda a disminuir la liberación de los compuestos volátiles y puede reducir la irritación ocular.

Cortar la cebolla bajo agua corriente: Puedes cortar la cebolla debajo del agua del grifo o sumergirla en un recipiente con agua mientras la cortas. El agua ayuda a capturar los compuestos volátiles y evitar que se dispersen en el aire, reduciendo así la irritación ocular.

Usar cuchillos afilados: Utiliza un cuchillo afilado al cortar la cebolla. Un cuchillo afilado crea menos daño en las células de la cebolla, lo que a su vez reduce la liberación de los compuestos volátiles que provocan la irritación ocular.

Trabajar en una zona bien ventilada: Corta la cebolla en un área con buena ventilación, como cerca de una corriente de aire o debajo de una campana extractora. La circulación de aire ayuda a dispersar los compuestos volátiles y disminuir su concentración en el ambiente.

Utilizar gafas de protección: Si la irritación ocular persiste o eres especialmente sensible a la cebolla, considera usar gafas de protección mientras la cortas. Las gafas ayudarán a proteger tus ojos de los compuestos volátiles y reducirán la irritación.

Masticar chicle o tener un trozo de pan en la boca: Masticar chicle o tener un trozo de pan en la boca mientras cortas cebolla puede ayudar a evitar la irritación ocular. Se cree que estos actos producen saliva, que a su vez puede neutralizar los compuestos volátiles y reducir la irritación.

Recuerda que cada persona puede tener diferentes niveles de sensibilidad a la cebolla, por lo que algunos de estos métodos pueden funcionar mejor que otros. Prueba diferentes técnicas y encuentra la que te resulte más efectiva para evitar la irritación ocular al cortar cebolla.

¿Cómo hacer para que no te sale la cebolla?

Si te refieres a evitar la formación de mal aliento después de consumir cebolla, aquí tienes algunas recomendaciones:

Consumir cebolla cruda en moderación: La forma más común de experimentar mal aliento después de comer cebolla es consumiéndola cruda. Si deseas evitar este efecto, considera limitar la cantidad de cebolla cruda que consumes.

Cocinar la cebolla: Cocinar la cebolla puede ayudar a reducir el riesgo de mal aliento. Al someterla al calor, algunos de los compuestos volátiles responsables del mal aliento se descomponen y se vuelven menos perceptibles.

Masticar menta o perejil: Después de comer cebolla, mastica hojas de menta o perejil fresco. Estas hierbas tienen propiedades refrescantes y pueden ayudar a neutralizar el olor de la cebolla en el aliento.

Enjuagar con agua o enjuague bucal: Después de comer cebolla, enjuaga tu boca con agua o utiliza un enjuague bucal. Esto puede ayudar a eliminar los restos de cebolla y refrescar tu aliento.

Consumir alimentos ricos en vitamina C: Algunos estudios sugieren que consumir alimentos ricos en vitamina C, como cítricos o fresas, puede ayudar a reducir el olor del aliento después de comer cebolla. La vitamina C tiene propiedades antioxidantes y puede neutralizar algunos de los compuestos responsables del mal aliento.

Cepillar y usar hilo dental: Mantener una buena higiene bucal es fundamental para combatir el mal aliento. Cepíllate los dientes y usa hilo dental regularmente para eliminar los restos de comida y las bacterias que pueden contribuir al mal aliento.

Recuerda que el mal aliento después de comer cebolla es temporal y desaparecerá a medida que los compuestos volátiles se descompongan y tu cuerpo los elimine. Si el mal aliento persiste o te preocupa, consulta a tu dentista u odontólogo para una evaluación y consejos adicionales.

Comprar Parafernalia

Parafernalia de Marihuana
Aceite de Cáñamo
Parafernalia de Marihuana
Aceite de CBD
Parafernalia de Marihuana
Armarios de Cultivo
Parafernalia de Marihuana
Luces Cultivo
Accesorios de Marihuana
Vaporizadores
Parafernalia de Marihuana
Peladora de Cogollos
Parafernalia de Marihuana
Edredón Marihuana
Accesorios de Marihuana
Alfombra Marihuana
Parafernalia de Marihuana
Mantas de marihuana
Si te ha gustado AYÚDANOS, dale a COMPARTIR en las REDES SOCIALES y agrégate a nuestro Instagram
https://www.instagram.com/semillasdemarihuana.info/
Accesorios de MARIHUANA
Aceite de CáñamoAceite de CBDArmarios de Cultivo
Básculas de PrecisiónControl de OloresBikini de Marihuana
Luces de CultivoInvernaderosCaseta de Jardín
Bañador HombreCalcetines de MarihuanaCalzoncillos Marihuana
Tazas de MarihuanaTermos de MarihuanaTest de Drogas
Toallas de MarihuanaGorras de MarihuanaRolling Box
Grinder MarihuanaMecheros CipperMecheros Zippo
Peladoras de CogollosPipas para FumarEliminar Plagas
Kit de CultivoKit de RiegoHerramientas Jardín
Macetas de TelaMedidores Ph y EcLeggings Marihuana
Sustratos y TierrasFertilizantes CultivoTermómetros Cultivo
Mantas de MarihuanaSudaderas de MarihuanaBufandas de Marihuana
Delantales MarihuanaGuantes de CocinaManteles Individuales
Zapatillas MarihuanaPijamas MarihuanaFundas Cojines
Funda Nórdica EdredónFelpudo MarihuanaAlfombras Marihuana
Cortinas DuchaNeceser MarihuanaAlfombra de Baño
Paraguas MarihuanaEsterillas de YogaCorbatas Marihuana
Mochilas de MarihuanaGorros de PuntoCremas de Marihuana
Camisetas de MarihuanaCalentador de CuelloSombrero Pescador
Tapiz MarihuanaPantalones MarihuanaLibros de Marihuana
VaporizadoresBong MarihuanaGlass Blunt
Prensa MarihuanaMáquinas de LiarCeniceros Marihuana
Líquidos VaporizadoresMacetas y TiestosMalla de Secado
Anillos MarihuanaColgantes MarihuanaPendientes Marihuana
Bolsa de AlmuerzoBolsa TérmicaBotellas de Agua
Disfraz MarihuanaSombrero Papa NoelPulseras de Marihuana
Estuche de GafasTiradores de MarihuanaMoldes de Marihuana
cesta de ropa suciaFunda CojínCortinas Marihuana
Mantel MarihuanaReloj de ParedDespertador
Lámpara de MesillaGorro de DuchaVinilos Marihuana
Chanclas MarihuanaMascarillasAntifaz para Dormir
Maletín para PortátilBolso de MaquillajeBolso de Mano
Bolso MensajeroMonedero MarihuanaBandolera Marihuana
Riñonera MarihuanaEstuche de LápicesMochila de Cuero
Bolsa GimnasioMochila CordonesMaleta de Viaje
COMPARTIR
Artículo anterior¿Cuál es el momento de plantar Ajos?
Artículo siguientePlantar Puerros en el Huerto
Soy un apasionado de esta fabulosa planta, cultivador y estudioso de la marihuana, siempre aprendiendo. Me gusta escuchar y aprender de las nuevas genéticas, nuevas cepas de marihuana. Siento pasión por la marihuana, por su cultura, por el cultivo y por el misterio que gira entorno a ella. Me encanta la actualidad cannábica y soy un amante de la marihuana medicinal, un curioso. Me gusta compartir lo poco que sé.