¿Cuál es el momento de plantar Ajos?

0
392
¿Cuál es el momento de plantar Ajos?

Es hora de plantar ajos

El ajo (Allium sativum) es una planta bulbosa perenne de la familia de las liliáceas. Se utiliza sobre todo como condimento en la cocina, pero sus usos y beneficios son múltiples y variados. Los especialistas en el cuidado del jardín examinan esta planta con sus numerosas virtudes y le dan todos los consejos necesarios para plantar ajos correctamente.

Descripción del ajo

El ajo cultivado (Allium Sativum), también conocido como ajo común, está emparentado en apariencia con la cebolla (Allium Cepa). El bulbo del ajo está formado por varios dientes, entre 10 y 12 por cabeza. Los dientes están muy juntos y tienen una capa blanquecina, rosa o púrpura, según la variedad. A medida que el ajo se desarrolla, deja al descubierto unas hojas largas, planas y estrechas de color verde. Las elegantes flores aparecen en verano en pequeñas umbelas, sobre tallos de 45 cm.

El ajo es, por supuesto, insustituible, un alimento básico en todas las cocinas del mundo, con su olor característico y su sabor fuerte y penetrante, y sus propiedades antiinfecciosas ya no son un secreto. Es el alimento más saludable, crudo o cocido.

Parafernalia de Marihuana
Zapatillas de Marihuana
Zapatillas Marihuana
Parafernalia de Marihuana
Gorras de Marihuana de Marihuana
Gorra de Marihuana
Parafernalia de Marihuana
Grinders de Marihuana
Grinder de Marihuana

Ajo de cultivo
Ajo cultivado (Allium Sativum)
Características del ajo
Nombre: Ajo común
Nombre latino: Allium Sativum
Género: Allium
Familia: Liliáceas
Origen: Asia central
Floración: verano
Tipo de hojas: Verdes, largas, planas en tiras estrechas
Exposición : Sol
Tipo de suelo: Todo tipo de suelo
Acidez del suelo: Neutro
Humedad del suelo: No demasiado húmedo
Siembra: En otoño para el ajo blanco y violeta y a principios de primavera para el ajo rosa.
Altura : De 30 a 100 cm
Tipo de vegetación: Perenne
Tipo de follaje: Perenne o semiperenne
Clima: Muy rústico
Enfermedades y plagas: Enfermedades criptogámicas, nematodos

Los orígenes del ajo

El ajo apareció por primera vez hace más de 5.000 años en las estepas de Asia Central, en las vastas llanuras de Kazajstán, Uzbekistán y Turkmenistán, al este del mar Caspio. Fueron tribus nómadas, mercaderes, exploradores y conquistadores quienes llevaron el ajo desde las llanuras del Po en Italia hasta el Yang zi Jiang en China, pasando por el valle del Nilo, a lo largo de 6 milenios.

Alrededor del 2700 a.C.: En el antiguo Egipto, el ajo era muy utilizado y se distribuía gratuitamente con el pan a los constructores de pirámides. Se encontraba en los sarcófagos de las pirámides, donde ayudaba a los difuntos en su viaje a la tumba de agua. Desde su descubrimiento y difusión, el ajo ha sido reconocido por la fuerza de su sabor y la protección que proporciona contra las enfermedades.

Alrededor del año 800 a.C.: Utilizado ya en la antigua Roma como antiveneno y llamado «el antídoto de los pobres», fue abandonado por las clases altas, que criticaban su olor. En la Edad Media, el ajo se extendió por hogares y jardines gracias a su facilidad de cultivo, su sabor y sus numerosos beneficios para la salud (entre ellos, sus propiedades afrodisíacas).

Los beneficios del ajo

El ajo es un excelente antiséptico para el aparato digestivo y respiratorio. También diluye la sangre y disuelve los pequeños coágulos.
Dilata las arterias coronarias, ayuda a prevenir el cáncer de estómago y combate las lombrices intestinales.
Consumido cocido o crudo, es eficaz en cualquier circunstancia contra una amplia gama de dolencias. Diurético, antiviral, desinfectante y laxante, sus virtudes medicinales son numerosas e inagotables.

Cultivo del ajo: elección de la variedad

El ajo se puede cultivar en cualquier lugar de Francia, sólo hay que elegir la variedad adecuada en función de la época de plantación, la región y el tiempo de conservación.

Existen varias variedades de ajo:

Ajo de otoño: disponible de septiembre a diciembre
El ajo blanco conocido como «Messidrome» y «Thermidrome» ajo de otoño puede plantarse desde mediados de octubre hasta enero y puede germinar ya en noviembre. Es mejor evitar plantar dientes comestibles, que pueden transmitir enfermedades y contaminar otras plantas. Por eso es aconsejable utilizar una planta certificada (reconocible por la pegatina azul del servicio oficial de inspección, disponible en los centros de jardinería).

El ajo violeta es muy precoz «Germidour». Al igual que el ajo blanco, estas dos variedades tienen bulbos grandes y germinan generalmente a partir de finales de noviembre. El periodo de plantación es el mismo que para el ajo blanco. Ambas variedades son ideales para la cosecha temprana.
Para su conservación, pueden guardarse en una habitación cálida y seca, y son ideales para comerlos verdes.

Ajo de primavera: disponible de enero a abril

Ajo rosa conocido como «Printanor» o «Clédor» ajo de primavera, con o sin rama, con una fuerte latencia. Su color es blanco y las vainas del interior son rosáceas. No germina hasta finales de enero. Es la mejor época para plantarlo. No alcanza la madurez hasta julio. En las regiones meridionales, preferentemente en climas suaves y templados, puede plantarse en noviembre o diciembre. La cosecha tiene lugar de 8 a 10 días antes. Larga conservación.

Exposición y tipo de suelo para el cultivo del ajo

El ajo es una bulbosa perenne resistente que acepta todo tipo de suelos y casi todos los climas de nuestras regiones, pero sigue siendo una planta amante del sol. La humedad es su enemigo. Así que asegúrate de que el suelo esté bien drenado, para evitar cualquier riesgo de pudrición.
Elija una parcela no arenosa donde no haya plantado plantas de la misma familia el año anterior (por ejemplo, ajos, cebollas, chalotas, puerros). Es importante rotar los cultivos para favorecer la fertilidad del suelo y el crecimiento de las plantas. El ajo crece bien en casi todos los suelos, excepto en los demasiado húmedos.

Plantar dientes de ajo en el suelo

Separa los dientes para seleccionar sólo los ajos más bonitos. Plántalos a una profundidad de 3 cm cada 10 cm, con las puntas hacia arriba, y separa las filas 30 cm.
Si plantas ajos en tu huerto, recuerda que combinan bien con hortalizas de raíz como remolachas, zanahorias, chirivías, salsifíes, escorzoneras, boniatos y solanáceas como berenjenas, tomates, pimientos y patatas.

Cosecha y utilización del ajo

En primavera: Puede cosechar los claveles.
En mayo: Se pueden cosechar los ajos verdes, tanto el bulbo como las hojas.
En julio: El ajo alcanza la madurez cuando las hojas se han vuelto amarillas. Entonces es el momento de cosecharlos.
Después se secan a la sombra. Las hojas secas se pueden utilizar para atar los ajos en trenzas o manojos. Ahora sólo hay que colgarlos y guardarlos en un lugar fresco, seco y bien ventilado.

Cultivo de Ajos

¿Qué sería de nuestra gastronomía sin el ajo?

Es el condimento esencial con propiedades medicinales, firmemente arraigado en nuestras tradiciones culinarias en Francia, para realzar el sabor de nuestros platos favoritos. Se puede encontrar en mil y una recetas: en perejil, picado, troceado, en puré de ajo, en mantequilla o crema de ajo, en una chaquetilla para adornar unas deliciosas patatas confitadas, en carne asada condimentada con ajo o en una sencilla y beneficiosa sopa de ajo y una rebanada de pan tostado untada con ajo.
Un pequeño consejo: después de comer ajo, chupe un diente para refrescar el aliento

El ajo también puede utilizarse en el jardín y en el huerto como decocción, ayudando a combatir ciertas enfermedades fúngicas (oídio, mildiu, etc.), la ampolla del melocotonero y numerosos insectos como orugas, pulgones, etc. Es un repelente notable para proteger sus plantaciones.

¿Cuándo es el mejor tiempo para plantar ajo?

El mejor momento para plantar ajos es en el otoño, generalmente entre los meses de septiembre y noviembre, dependiendo de la región. El ajo necesita un período de enfriamiento para desarrollar bulbos fuertes y saludables. Plantarlo en otoño permite que los bulbos se establezcan durante el invierno y broten en primavera.

Es importante tener en cuenta que el ajo prefiere temperaturas frescas para su crecimiento inicial. Al plantarlo en otoño, las raíces se desarrollarán antes de que lleguen las temperaturas más frías del invierno. Además, el cultivo de ajo en otoño proporciona un mayor tiempo de crecimiento antes de la cosecha en comparación con plantarlo en primavera.

Sin embargo, si vives en una región con inviernos muy fríos, es posible que debas ajustar las fechas de siembra para evitar que los bulbos se congelen. Consulta con jardineros locales o agricultores de tu área para obtener recomendaciones específicas según el clima de tu región.

¿Cómo se deben de sembrar los ajos?

Aquí te explico cómo sembrar ajos paso a paso:

Selección de bulbos: Elige bulbos de ajo de buena calidad, preferiblemente orgánicos, sin daños ni signos de enfermedades. Puedes obtener los bulbos de ajos para sembrar en tiendas de jardinería o mercados agrícolas.

Preparación del suelo: Prepara el suelo de tu huerto o maceta. El ajo prefiere suelos bien drenados y sueltos. Añade compost o abono orgánico al suelo para mejorar su fertilidad y textura.

Separación de bulbos: Separa los bulbos en dientes individuales justo antes de la siembra. Cada diente de ajo se convertirá en una nueva planta.

Espaciado y profundidad de siembra: Realiza surcos en el suelo con una separación de aproximadamente 10-15 cm entre ellos. Planta los dientes de ajo con la punta hacia arriba, a una profundidad de 3-5 cm y deja una separación de 10-15 cm entre cada diente.

Riego: Después de sembrar los ajos, riega bien el suelo para asegurar una buena humedad. Evita el exceso de riego que pueda provocar encharcamientos.

Mantenimiento: A medida que los ajos comienzan a crecer, mantén el suelo ligeramente húmedo, pero evita el encharcamiento. Retira las malas hierbas que compitan con el ajo por nutrientes y espacio.

Cosecha: Los ajos están listos para cosechar cuando las hojas se vuelven amarillas y comienzan a marchitarse. Esto generalmente ocurre en verano, alrededor de 8-10 meses después de la siembra. Cava cuidadosamente los bulbos de ajo con una horquilla de jardín y déjalos secar al aire libre durante unos días antes de almacenarlos.

Recuerda que cada variedad de ajo puede tener requisitos específicos de siembra y crecimiento, por lo que es útil investigar sobre la variedad que deseas sembrar y adaptar los pasos según sus necesidades.

¿Cuándo se siembra el ajo y cuando se cosecha?

El ajo se siembra generalmente en otoño, entre los meses de septiembre y noviembre, dependiendo de la región. El ajo necesita un período de enfriamiento para desarrollar bulbos fuertes y saludables. Al sembrarlo en otoño, los bulbos se establecen durante el invierno y brotan en primavera.

La cosecha del ajo varía según la región y la variedad plantada, pero suele ocurrir en verano, entre los meses de junio y agosto. Los ajos están listos para ser cosechados cuando las hojas se vuelven amarillas y comienzan a marchitarse. En este momento, las cabezas de ajo han completado su desarrollo y están maduras para su recolección.

Es importante estar atento a los signos de madurez, como el color y el estado de las hojas, para determinar el momento adecuado de la cosecha. Cada variedad de ajo puede tener tiempos de siembra y cosecha ligeramente diferentes, por lo que es útil investigar sobre la variedad específica que deseas cultivar y adaptar los tiempos según sus necesidades.

¿Cómo se prepara la tierra para sembrar ajos?

Para preparar la tierra antes de sembrar ajos, sigue estos pasos:

Limpieza del área: Elimina las malas hierbas y cualquier otro material vegetal no deseado del área donde planeas sembrar los ajos. Esto evita la competencia por nutrientes y espacio.

Labrado del suelo: Labra o ara el suelo a una profundidad de aproximadamente 20-25 centímetros. Esto aflojará el suelo y facilitará el enraizamiento de los ajos. Si el suelo es arcilloso y compacto, puedes añadir arena, compost o abono orgánico para mejorar su estructura.

Acondicionamiento del suelo: Mezcla bien el suelo labrado con compost o abono orgánico para enriquecerlo con nutrientes. Aplica aproximadamente 5-10 centímetros de compost en la superficie del suelo y mezcla uniformemente.

Nivelación del suelo: Nivela la superficie del suelo para asegurar una distribución uniforme de los ajos y facilitar el riego.

Agregado de fertilizantes: Si es necesario, puedes aplicar un fertilizante orgánico de liberación lenta según las recomendaciones específicas para el cultivo de ajos. Esto proporcionará nutrientes adicionales para el crecimiento saludable de las plantas.

Preparación de surcos: Con una herramienta adecuada, haz surcos en el suelo con una separación de 10-15 centímetros entre ellos. La profundidad de los surcos debe ser de aproximadamente 3-5 centímetros.

Siembra de ajos: Coloca los dientes de ajo en los surcos, con la punta hacia arriba, y mantén una separación de 10-15 centímetros entre cada diente. Cubre los ajos con tierra suavemente y presiona ligeramente para asegurar un buen contacto con el suelo.

Una vez que hayas preparado la tierra adecuadamente, estará lista para sembrar los ajos según las indicaciones de tiempo y profundidad de siembra específicas para tu región y variedad de ajo. Recuerda mantener el suelo ligeramente húmedo durante el proceso de germinación y crecimiento de los ajos, y asegúrate de proporcionarles suficiente luz solar y aireación adecuada.

¿Cuántas veces hay que regar los ajos?

La frecuencia de riego de los ajos puede variar dependiendo de factores como el clima, la época del año y las características del suelo. Sin embargo, en general, es recomendable mantener el suelo ligeramente húmedo durante todo el ciclo de crecimiento de los ajos.

Durante la etapa de germinación y crecimiento inicial, es importante mantener el suelo constantemente húmedo pero evitando el encharcamiento. Por lo tanto, se recomienda regar los ajos de manera regular, aproximadamente cada 3-4 días, dependiendo de las condiciones climáticas y la retención de humedad del suelo.

A medida que los ajos crecen y se desarrollan, puedes ajustar la frecuencia de riego según las necesidades individuales de tus plantas. Es importante monitorear la humedad del suelo y evitar que se seque por completo entre riegos. Sin embargo, es igualmente importante evitar el exceso de riego, ya que esto puede propiciar enfermedades fúngicas y pudrición de los bulbos.

Recuerda que el riego adecuado puede variar según las condiciones específicas de tu área, por lo que es importante observar las necesidades de tus ajos y ajustar el riego en consecuencia. Además, ten en cuenta que el drenaje adecuado del suelo es esencial para evitar problemas de encharcamiento y promover un crecimiento saludable de los ajos.

¿Cuál es la mejor luna para sembrar ajos?

La elección de la fase lunar para sembrar ajos es una creencia popular en la jardinería tradicional. Según esta creencia, la luna influye en el crecimiento de las plantas y se considera que ciertas fases lunares son más propicias para sembrar diferentes cultivos.

En el caso de los ajos, se recomienda sembrarlos en la fase de Luna Descendente. La Luna Descendente es cuando la luna va pasando de la fase de Luna Llena a la fase de Luna Nueva. Durante esta fase, se cree que la energía de la luna está descendiendo y que el crecimiento de las raíces es favorecido.

Sin embargo, es importante tener en cuenta que la influencia de la luna en el crecimiento de las plantas no está respaldada por evidencia científica sólida. Las prácticas agrícolas modernas se centran más en factores como la calidad del suelo, las condiciones climáticas y la elección de variedades adecuadas.

Si bien puedes optar por seguir la tradición de sembrar ajos en la fase de Luna Descendente, ten en cuenta que no existe una garantía científica de que esto tenga un impacto significativo en el éxito del cultivo. Es más importante prestar atención a los aspectos prácticos del cultivo, como la preparación adecuada del suelo, el riego adecuado y el cuidado general de las plantas.

¿Qué se puede plantar dónde ha habido ajos?

Después de haber cultivado ajos en un área, es recomendable rotar los cultivos para evitar la acumulación de enfermedades y plagas específicas del ajo. La rotación de cultivos ayuda a mantener la salud del suelo y reducir la presencia de patógenos que pueden afectar negativamente a las plantas.

Aquí tienes algunas opciones de cultivos que puedes considerar plantar en un área donde se han cultivado ajos:

Leguminosas: Las leguminosas, como los frijoles, las arvejas o las habas, son excelentes opciones para la rotación de cultivos. Estas plantas ayudan a fijar nitrógeno en el suelo, mejorando su fertilidad y nutrición.

Hortalizas de hoja verde: Cultivos como la lechuga, las espinacas, la acelga o las coles de hoja son buenos para plantar después de los ajos. Estas hortalizas tienen requerimientos similares de nutrientes y no son susceptibles a las mismas enfermedades que afectan al ajo.

Solanáceas: Algunas solanáceas, como los tomates, los pimientos o las berenjenas, pueden ser plantadas después de los ajos. Sin embargo, debes tener precaución, ya que algunos problemas como el tizón tardío pueden afectar a ambas plantas. Asegúrate de elegir variedades resistentes y realizar un adecuado manejo sanitario.

Cucurbitáceas: Las cucurbitáceas, como las calabazas, los pepinos o los melones, son opciones viables después de los ajos. Estas plantas tienen necesidades similares de nutrientes y no suelen ser afectadas por las mismas enfermedades que afectan a los ajos.

Recuerda que es importante planificar una rotación de cultivos adecuada y no volver a plantar ajos en el mismo lugar hasta después de varios años. Esto ayudará a mantener la salud del suelo y minimizar los problemas relacionados con enfermedades y plagas específicas del ajo.

¿Qué cantidad de agua necesita el ajo?

El ajo requiere una cantidad adecuada de agua para un crecimiento saludable, pero es importante evitar el exceso de riego, ya que puede provocar problemas como la pudrición de los bulbos y enfermedades fúngicas.

La cantidad de agua necesaria para los ajos puede variar según el clima, la época del año y las características del suelo. Sin embargo, en general, se recomienda mantener el suelo ligeramente húmedo, pero no empapado, durante todo el ciclo de crecimiento de los ajos.

Durante la etapa de germinación y crecimiento inicial, es esencial mantener el suelo constantemente húmedo, pero evitando el encharcamiento. Por lo tanto, riega los ajos de manera regular, aproximadamente cada 3-4 días, dependiendo de las condiciones climáticas y la retención de humedad del suelo.

A medida que los ajos crecen y se desarrollan, puedes ajustar la frecuencia de riego según las necesidades individuales de tus plantas. Es importante monitorear la humedad del suelo y evitar que se seque por completo entre riegos. Sin embargo, evita regar en exceso, ya que esto puede llevar a problemas de pudrición y enfermedades.

Recuerda que es mejor proporcionar riegos profundos y espaciados en lugar de riegos superficiales y frecuentes. Esto alentará a las raíces a buscar agua en las capas más profundas del suelo, promoviendo un sistema radicular fuerte y saludable.

Observa las condiciones específicas de tu área, la retención de humedad del suelo y las necesidades individuales de tus ajos para determinar la cantidad exacta de agua que necesitan. Un buen indicador para saber si los ajos necesitan agua es verificar la humedad del suelo colocando tu dedo a una profundidad de unos 5 centímetros. Si el suelo se siente seco en ese nivel, es momento de regar.

¿Qué cuidados requiere el ajo para crecer?

El ajo requiere algunos cuidados específicos para crecer de manera óptima. Aquí tienes algunos consejos para cuidar tus plantas de ajo:

Riego adecuado: Mantén el suelo ligeramente húmedo durante todo el ciclo de crecimiento del ajo. Evita el encharcamiento, pero no permitas que el suelo se seque por completo entre riegos. Riega de manera regular, especialmente durante la etapa de germinación y crecimiento inicial.

Control de malas hierbas: Mantén el área libre de malas hierbas, ya que compiten por nutrientes y espacio con los ajos. Realiza deshierbes periódicos para evitar que las malas hierbas se establezcan y afecten el crecimiento de tus plantas.

Fertilización adecuada: Aporta nutrientes adicionales a través de la fertilización. Puedes utilizar abonos orgánicos o fertilizantes específicos para ajos según las recomendaciones del fabricante. Aplica el fertilizante de manera uniforme y evita el exceso, ya que puede dañar las plantas.

Mulching: Aplica una capa de acolchado orgánico, como paja o hojas secas, alrededor de las plantas de ajo. Esto ayudará a conservar la humedad del suelo, controlar las malas hierbas y mantener una temperatura más estable en las raíces.

Protección contra plagas y enfermedades: Monitorea regularmente tus plantas de ajo en busca de signos de plagas o enfermedades. Controla los pulgones, trips y otras plagas comunes del ajo. Si es necesario, utiliza productos orgánicos o insecticidas específicos para controlar las plagas de manera segura y eficaz.

Cosecha oportuna: Observa los indicadores de madurez del ajo, como el secado de las hojas y la formación de bulbos completos. Realiza la cosecha en el momento adecuado para obtener ajos de calidad.

Recuerda que los cuidados específicos pueden variar según tu ubicación y las condiciones locales.

¿Cuánto tiempo se tarda en cosechar el ajo?

El tiempo que se tarda en cosechar el ajo puede variar según la variedad cultivada y las condiciones específicas de crecimiento. Sin embargo, en general, el ajo suele estar listo para ser cosechado entre 8 y 10 meses después de la siembra.

El proceso de cosecha del ajo se realiza cuando las hojas comienzan a secarse y ponerse amarillas. Esto indica que los bulbos están maduros y listos para ser recolectados. Es importante observar los indicadores de madurez del ajo, como el secado de las hojas y la formación de bulbos completos.

Para cosechar el ajo, puedes seguir estos pasos:

Realiza una inspección visual: Observa las hojas del ajo y busca señales de madurez, como hojas amarillentas y secas. Las hojas deben estar al menos dos tercios secas antes de la cosecha.

Excava los bulbos: Con una herramienta de jardinería, como una horquilla o una pala, excava cuidadosamente alrededor de los bulbos de ajo. Ten cuidado de no dañar los bulbos durante este proceso.

Limpia y seca los bulbos: Sacude suavemente el exceso de tierra de los bulbos y déjalos secar en un lugar cálido y seco. Es recomendable colgarlos en un lugar bien ventilado para un secado adecuado.

Almacenamiento: Después de que los bulbos de ajo estén completamente secos, puedes cortar los tallos y las raíces sobrantes. Guarda los bulbos en un lugar fresco, seco y oscuro, preferiblemente en una malla o bolsa de papel para permitir la circulación de aire.

Recuerda que la cosecha del ajo es un proceso importante para obtener ajos de calidad. Realiza la cosecha en el momento adecuado y maneja los bulbos con cuidado para evitar daños. Con los cuidados adecuados durante la cosecha y el almacenamiento, podrás disfrutar de tus ajos durante varios meses.

¿Cuándo hay que abonar los ajos?

El momento adecuado para abonar los ajos depende de varios factores, como la calidad del suelo, la disponibilidad de nutrientes y las prácticas de fertilización previas. Sin embargo, en general, se recomienda realizar una fertilización inicial al momento de la siembra y una segunda aplicación durante el crecimiento activo de los ajos.

Aquí tienes algunas pautas generales sobre cuándo abonar los ajos:

Fertilización inicial: Antes de la siembra, puedes preparar el suelo agregando abono orgánico o compost bien descompuesto. Esto ayudará a mejorar la estructura del suelo y proporcionar nutrientes necesarios para el crecimiento temprano de los ajos.

Fertilización durante el crecimiento activo: Aproximadamente de 4 a 6 semanas después de la siembra, cuando los ajos han comenzado a desarrollarse, puedes aplicar un fertilizante equilibrado de liberación lenta o un fertilizante líquido soluble en agua. Sigue las instrucciones del fabricante para determinar la cantidad adecuada a aplicar según el tamaño de tu área de cultivo y las necesidades de tus plantas.

Fertilización adicional (opcional): Si observas que los ajos muestran signos de deficiencia de nutrientes, como hojas amarillentas o crecimiento lento, es posible que necesiten una fertilización adicional. En este caso, puedes aplicar un fertilizante orgánico o mineral específico para ajos según las recomendaciones del fabricante.

Recuerda seguir las instrucciones del fertilizante que elijas y evitar la sobre-fertilización, ya que esto puede tener un impacto negativo en el crecimiento de los ajos. Además, es importante tener en cuenta la calidad del suelo y realizar análisis de suelo periódicos para evaluar la necesidad de nutrientes específicos.

Siempre es recomendable consultar con expertos locales en jardinería o agronomía para obtener recomendaciones más precisas sobre el momento y los tipos de fertilizantes a utilizar según las condiciones específicas de tu área de cultivo.

Comprar Parafernalia

Parafernalia de Marihuana
Aceite de Cáñamo
Parafernalia de Marihuana
Aceite de CBD
Parafernalia de Marihuana
Armarios de Cultivo
Parafernalia de Marihuana
Luces Cultivo
Accesorios de Marihuana
Vaporizadores
Parafernalia de Marihuana
Peladora de Cogollos
Parafernalia de Marihuana
Edredón Marihuana
Accesorios de Marihuana
Alfombra Marihuana
Parafernalia de Marihuana
Mantas de marihuana
Si te ha gustado AYÚDANOS, dale a COMPARTIR en las REDES SOCIALES y agrégate a nuestro Instagram
https://www.instagram.com/semillasdemarihuana.info/
Accesorios de MARIHUANA
Aceite de CáñamoAceite de CBDArmarios de Cultivo
Básculas de PrecisiónControl de OloresBikini de Marihuana
Luces de CultivoInvernaderosCaseta de Jardín
Bañador HombreCalcetines de MarihuanaCalzoncillos Marihuana
Tazas de MarihuanaTermos de MarihuanaTest de Drogas
Toallas de MarihuanaGorras de MarihuanaRolling Box
Grinder MarihuanaMecheros CipperMecheros Zippo
Peladoras de CogollosPipas para FumarEliminar Plagas
Kit de CultivoKit de RiegoHerramientas Jardín
Macetas de TelaMedidores Ph y EcLeggings Marihuana
Sustratos y TierrasFertilizantes CultivoTermómetros Cultivo
Mantas de MarihuanaSudaderas de MarihuanaBufandas de Marihuana
Delantales MarihuanaGuantes de CocinaManteles Individuales
Zapatillas MarihuanaPijamas MarihuanaFundas Cojines
Funda Nórdica EdredónFelpudo MarihuanaAlfombras Marihuana
Cortinas DuchaNeceser MarihuanaAlfombra de Baño
Paraguas MarihuanaEsterillas de YogaCorbatas Marihuana
Mochilas de MarihuanaGorros de PuntoCremas de Marihuana
Camisetas de MarihuanaCalentador de CuelloSombrero Pescador
Tapiz MarihuanaPantalones MarihuanaLibros de Marihuana
VaporizadoresBong MarihuanaGlass Blunt
Prensa MarihuanaMáquinas de LiarCeniceros Marihuana
Líquidos VaporizadoresMacetas y TiestosMalla de Secado
Anillos MarihuanaColgantes MarihuanaPendientes Marihuana
Bolsa de AlmuerzoBolsa TérmicaBotellas de Agua
Disfraz MarihuanaSombrero Papa NoelPulseras de Marihuana
Estuche de GafasTiradores de MarihuanaMoldes de Marihuana
cesta de ropa suciaFunda CojínCortinas Marihuana
Mantel MarihuanaReloj de ParedDespertador
Lámpara de MesillaGorro de DuchaVinilos Marihuana
Chanclas MarihuanaMascarillasAntifaz para Dormir
Maletín para PortátilBolso de MaquillajeBolso de Mano
Bolso MensajeroMonedero MarihuanaBandolera Marihuana
Riñonera MarihuanaEstuche de LápicesMochila de Cuero
Bolsa GimnasioMochila CordonesMaleta de Viaje
COMPARTIR
Artículo anterior¿Por qué salen los gusanos blancos en el compost?
Artículo siguientePlantar cebollas en el huerto
Soy un apasionado de esta fabulosa planta, cultivador y estudioso de la marihuana, siempre aprendiendo. Me gusta escuchar y aprender de las nuevas genéticas, nuevas cepas de marihuana. Siento pasión por la marihuana, por su cultura, por el cultivo y por el misterio que gira entorno a ella. Me encanta la actualidad cannábica y soy un amante de la marihuana medicinal, un curioso. Me gusta compartir lo poco que sé.