Minimizar las enfermedades de las plantas a través de un suelo sano

0
58
Minimizar las enfermedades de las plantas a través de un suelo sano
Minimizar las enfermedades de las plantas a través de un suelo sano

Minimizar las enfermedades de las plantas a través de un suelo sano

Una cosa con la que puedes contar como jardinero en esta época del año son las enfermedades de las plantas. No conozco a ningún jardinero que no experimente al menos alguna forma de enfermedad de las plantas cada temporada de jardín.

Las plantas, como los humanos, son susceptibles a condiciones ambientales adversas, virus transmitidos por el aire, condiciones inmunológicas débiles, etc. Cuanto más sanos estén el suelo y la planta, menos probabilidades habrá de que se infecten, pero, según mi experiencia, no es probable evitarlo al 100%. Los cultivadores de interior tienen más posibilidades porque pueden controlar mejor el entorno de cultivo. Los cultivadores de exterior no tienen esa posibilidad.
Las enfermedades son de dos tipos: Fúngica y bacteriana.

¿Cómo minimizar la posibilidad de enfermedades?

Empiece por el suelo. Un suelo sano, como un cuerpo humano sano, crea un sistema inmunitario fuerte en la planta. Proporcione a la planta la capacidad de defenderse de las enfermedades con una buena nutrición del suelo. Un estudio reciente sobre el microbioma completo de una vid demostró que los microbios del suelo también se encontraban en las uvas, las hojas y las flores.

Parafernalia de Marihuana
Zapatillas de Marihuana
Zapatillas Marihuana
Parafernalia de Marihuana
Gorras de Marihuana de Marihuana
Gorra de Marihuana
Parafernalia de Marihuana
Grinders de Marihuana
Grinder de Marihuana

Se demostró que estos microbios procedentes del suelo desempeñan un papel importante en la resistencia a las enfermedades, la tolerancia al estrés y la productividad de la planta.
Existen varios enfoques para mejorar el suelo.

El método de la red trófica del suelo aboga por alimentar el suelo con compost y tés de compost de buena calidad. Esta solución a largo plazo mejora la salud del suelo dejando que la naturaleza haga la mayor parte del trabajo. El compost y las infusiones de compost crean un entorno saludable para que las bacterias y los hongos buenos descompongan la materia orgánica que luego pueden utilizar las plantas.

La mayoría de los jardineros recurren inmediatamente a los fertilizantes y las enmiendas, muchos de ellos sin haber realizado antes un buen análisis del suelo. Si va a corregir las deficiencias del suelo con enmiendas, es fundamental realizar un análisis del suelo. Añadir las enmiendas orgánicas adecuadas en el momento oportuno puede mejorar el suelo más rápidamente, pero también puede resultar más costoso que .
Ambos métodos son válidos y el objetivo es el mismo: asegurarse de que el suelo en el que cultivas tiene los nutrientes adecuados para producir plantas sanas.

Hay 17 nutrientes esenciales que intervienen en la salud de las plantas.

Nitrógeno
Fósforo
Potasio
Magnesio
Azufre
Calcio
Boro
Cloro
Manganeso
Hierro
Níquel
Cobre
Zinc
Molibdeno
Hidrógeno
Carbono
Oxígeno

La Ley del Mínimo establece que, si faltan uno o más nutrientes en el suelo, se reducirá el rendimiento de los cultivos, aunque se disponga de una cantidad adecuada de otros elementos.

Los jardineros no ecológicos tienden a centrarse en los aportes químicos y no biológicos con una eficacia de acierto y error. Este enfoque es una solución a corto plazo, en todo caso, y necesita aportaciones regulares para tener éxito. Además, contamina el suelo y el agua por escorrentía y lixiviación.

Los jardineros ecológicos recurren a una combinación de compost, infusiones de compost, minerales y fertilizantes orgánicos de liberación lenta, que ofrecen una forma más completa y a más largo plazo de mejorar la salud del suelo. De todos ellos, el compost sano es el que proporciona mayores beneficios a largo plazo. Las enmiendas orgánicas actúan más lentamente y mejoran la salud del suelo a largo plazo, reduciendo la necesidad de aporte de nutrientes a lo largo del tiempo.

También son importantes unas buenas condiciones ambientales para la variedad de planta específica. Esto incluye una buena ventilación y la colocación adecuada de la planta en su tipo preferido de entorno de crecimiento.

Una buena salud del suelo es el punto de partida para prevenir las enfermedades de las plantas, pero a veces las enfermedades simplemente llegan con el viento o caen con la lluvia, y hay que enfrentarse a ellas. Para ello existen tratamientos orgánicos que pueden ayudar.

Para la enfermedad fúngica común, los remedios incluyen:

Bacillus subtilis (Serenade) – una forma de bacteria que ataca a los hongos
Azufre – impide que se desarrollen las esporas de hongos
Jabón de cobre – mata hongos y bacterias
Aceite de Neem – previene y controla hongos y bacterias

Para las Enfermedades Bacterianas Comunes, los remedios incluyen:
Aceite de Neem
Jabón de cobre
Aceites hortícolas

Cosas que puedes hacer ahora para mejorar la salud del suelo a largo plazo:

Empezar a hacer una pila de compost
Pulveriza las infusiones de compost con regularidad
Siembra cultivos de cobertura siempre que sea posible
Planifica con antelación la mejora de la salud de tu suelo y sigue trabajando en ella cada temporada. Al igual que el cuerpo humano, la tierra en la que cultivas necesita reponerse con regularidad, ya sea en forma de un buen compost o con la aportación de enmiendas orgánicas. Analiza el suelo con regularidad. A mí me gusta hacerlo anualmente. Haz estas cosas y tu tierra estará sana, lo que a su vez reducirá al mínimo las enfermedades de las plantas.

¿De qué forma Minimizar las enfermedades de las plantas a través de un suelo sano?

Mantener un suelo sano es fundamental para minimizar las enfermedades de las plantas en el jardín. Aquí hay algunas formas de lograrlo:

Rotación de cultivos: Practica la rotación de cultivos para evitar la acumulación de patógenos específicos en el suelo. Rotar diferentes tipos de plantas en diferentes áreas del jardín cada temporada puede ayudar a reducir la propagación de enfermedades.

Mejora de la estructura del suelo: Añade materia orgánica al suelo, como compost o estiércol, para mejorar su estructura y aumentar la capacidad de retención de agua y nutrientes. Un suelo bien drenado y aireado promueve un crecimiento saludable de las raíces y ayuda a las plantas a resistir enfermedades.

Mantener un equilibrio de nutrientes: Asegúrate de que el suelo tenga un equilibrio adecuado de nutrientes para promover el crecimiento saludable de las plantas. Puedes realizar análisis de suelo periódicos para determinar qué nutrientes pueden estar deficientes y fertilizar en consecuencia.

Prácticas de labranza mínima: Evita la labranza excesiva del suelo, ya que puede perturbar la vida microbiana beneficiosa y exponer el suelo a la erosión y la pérdida de nutrientes. En su lugar, considera técnicas de labranza mínima o no labranza para mantener la salud del suelo.

Control de malas hierbas: Controla las malas hierbas de manera regular para evitar que compitan con las plantas cultivadas por agua, nutrientes y luz solar. Las malas hierbas también pueden albergar enfermedades que pueden propagarse a las plantas cultivadas.

Riego adecuado: Evita el riego excesivo, ya que el suelo constantemente húmedo puede favorecer el desarrollo de enfermedades fúngicas y bacterianas. Riega las plantas de manera uniforme y profunda, permitiendo que el suelo se seque ligeramente entre riegos.

Al mantener un suelo sano y equilibrado, puedes ayudar a reducir la incidencia de enfermedades en tus plantas y promover un jardín más saludable y productivo.

¿Qué no hacer en el suelo para mejorar la salud del suelo a largo plazo?

Para mejorar la salud del suelo a largo plazo, es importante evitar ciertas prácticas que puedan dañar su estructura y biodiversidad. Aquí hay algunas cosas que no debes hacer en el suelo:

Sobre-labrar: La labranza excesiva puede perturbar la estructura del suelo y destruir la vida microbiana beneficiosa. Evita la labranza excesiva y adopta prácticas de labranza mínima o no labranza para preservar la salud del suelo.

Compactar el suelo: Evita la compactación del suelo causada por el tráfico pesado de maquinaria o pisoteo frecuente. La compactación del suelo reduce la aireación y el drenaje, lo que puede dificultar el crecimiento saludable de las raíces de las plantas.

Abusar de los productos químicos: Evita el uso excesivo de fertilizantes, pesticidas y herbicidas, ya que pueden dañar la vida microbiana del suelo y afectar negativamente su salud a largo plazo. Opta por prácticas de manejo integrado de plagas y fertilización orgánica para minimizar el impacto en el suelo.

Dejar el suelo desnudo: Evita dejar el suelo desnudo durante largos períodos de tiempo, ya que puede erosionarse fácilmente y perder nutrientes. Utiliza mantillo orgánico, cubiertas vegetales o cultivos de cobertura para proteger el suelo y mejorar su estructura.

Ignorar las prácticas de conservación del suelo: No ignores las prácticas de conservación del suelo, como la siembra en curvas de nivel, la construcción de terrazas o la instalación de barreras de viento. Estas prácticas ayudan a prevenir la erosión del suelo y a mantener su salud a largo plazo.

No reponer la materia orgánica: No descuides la reposición de materia orgánica en el suelo. La materia orgánica proporciona nutrientes esenciales, mejora la estructura del suelo y promueve la actividad microbiana beneficiosa. Añade regularmente compost, estiércol u otros materiales orgánicos al suelo para mantener su salud a largo plazo.

Al evitar estas prácticas dañinas y adoptar un enfoque de manejo del suelo sostenible, puedes mejorar la salud del suelo y promover un ambiente de crecimiento saludable para tus plantas a largo plazo.

¿Qué no aportar en el suelo para mejorar la salud del suelo a largo plazo?

Para mejorar la salud del suelo a largo plazo, es importante evitar ciertos elementos que puedan ser perjudiciales para su estructura y biodiversidad. Aquí hay algunas cosas que no debes aportar al suelo:

Productos químicos sintéticos: Evita el uso excesivo de fertilizantes, pesticidas y herbicidas sintéticos, ya que pueden dañar la vida microbiana del suelo y desequilibrar su composición. Opta por fertilizantes orgánicos y prácticas de manejo integrado de plagas para minimizar el impacto en el suelo.

Residuos tóxicos: No agregues al suelo residuos tóxicos o contaminantes, como aceites usados, productos químicos industriales o materiales plásticos. Estos pueden contaminar el suelo y el agua subterránea, causando daños a largo plazo en el medio ambiente y la salud humana.

Suelo erosionado: Evita agregar suelo erosionado o degradado al suelo existente, ya que puede contener menos nutrientes y microorganismos beneficiosos. En su lugar, trata de conservar y proteger el suelo existente mediante prácticas de conservación y manejo adecuado.

Materiales no biodegradables: No incorpores al suelo materiales no biodegradables como plásticos, vidrio o metal, ya que pueden contaminar el suelo y afectar negativamente su estructura y biodiversidad. Utiliza materiales orgánicos y compostables que se descompongan naturalmente en el suelo.

Sobrealimentación: Evita sobrealimentar el suelo con nutrientes, ya que puede desequilibrar su composición y promover el crecimiento excesivo de ciertas plantas o microorganismos. Añade fertilizantes de manera moderada y equilibrada, y considera realizar análisis de suelo periódicos para determinar las necesidades específicas de nutrientes.

Suelo contaminado: No agregues al suelo materiales contaminados, como residuos industriales o domésticos, que puedan contener sustancias químicas dañinas. Estos pueden contaminar el suelo y afectar la salud de las plantas y los organismos que viven en él.

Al evitar la adición de estos elementos perjudiciales al suelo, puedes promover y mantener su salud a largo plazo, creando un ambiente propicio para el crecimiento de plantas sanas y biodiversidad en tu jardín.

¿Si tengo una buena salud en el suelo a largo plazo lo que cultivo tendrá mejor sabor?

¡Absolutamente! La salud del suelo tiene un impacto directo en la calidad y el sabor de los cultivos que produces. Un suelo rico en nutrientes, con una estructura bien equilibrada y una biodiversidad microbiana saludable, proporciona a las plantas todo lo que necesitan para crecer de manera óptima y desarrollar sabores más intensos y complejos. Aquí te explico cómo una buena salud del suelo puede mejorar el sabor de tus cultivos:

Nutrientes equilibrados: Un suelo saludable proporciona a las plantas una amplia gama de nutrientes esenciales en proporciones equilibradas. Esto promueve un crecimiento vigoroso y una acumulación adecuada de azúcares, vitaminas, minerales y otros compuestos que contribuyen al sabor de las plantas.

Mejor absorción de nutrientes: La presencia de microorganismos beneficiosos en el suelo ayuda a descomponer la materia orgánica y liberar nutrientes para que las plantas los absorban. Esto facilita la absorción eficiente de nutrientes por parte de las raíces de las plantas, lo que contribuye a un crecimiento saludable y a la producción de sabores más intensos y complejos.

Mejor retención de agua: Un suelo saludable retiene agua de manera efectiva y la distribuye de manera uniforme a las plantas. Esto permite que las plantas regulen su contenido de agua de manera óptima, lo que contribuye a un crecimiento saludable y a una concentración adecuada de compuestos de sabor en los tejidos de las plantas.

Menos estrés en las plantas: Las plantas cultivadas en un suelo saludable están menos estresadas y son menos susceptibles a enfermedades, plagas y condiciones ambientales adversas. Esto les permite dedicar más energía a la síntesis de compuestos de sabor y aromáticos, lo que resulta en cultivos con sabores más ricos y complejos.

Una buena salud del suelo es fundamental para producir cultivos con un sabor excepcional. Al proporcionar a tus plantas un ambiente de crecimiento saludable y equilibrado, puedes cosechar productos que deleitarán tus papilas gustativas con sus sabores frescos, intensos y deliciosos.

Comprar Parafernalia

Parafernalia de Marihuana
Aceite de Cáñamo
Parafernalia de Marihuana
Aceite de CBD
Parafernalia de Marihuana
Armarios de Cultivo
Parafernalia de Marihuana
Luces Cultivo
Accesorios de Marihuana
Vaporizadores
Parafernalia de Marihuana
Peladora de Cogollos
Parafernalia de Marihuana
Edredón Marihuana
Accesorios de Marihuana
Alfombra Marihuana
Parafernalia de Marihuana
Mantas de marihuana
Si te ha gustado AYÚDANOS, dale a COMPARTIR en las REDES SOCIALES y agrégate a nuestro Instagram
https://www.instagram.com/semillasdemarihuana.info/
Accesorios de MARIHUANA
Aceite de CáñamoAceite de CBDArmarios de Cultivo
Básculas de PrecisiónControl de OloresBikini de Marihuana
Luces de CultivoInvernaderosCaseta de Jardín
Bañador HombreCalcetines de MarihuanaCalzoncillos Marihuana
Tazas de MarihuanaTermos de MarihuanaTest de Drogas
Toallas de MarihuanaGorras de MarihuanaRolling Box
Grinder MarihuanaMecheros CipperMecheros Zippo
Peladoras de CogollosPipas para FumarEliminar Plagas
Kit de CultivoKit de RiegoHerramientas Jardín
Macetas de TelaMedidores Ph y EcLeggings Marihuana
Sustratos y TierrasFertilizantes CultivoTermómetros Cultivo
Mantas de MarihuanaSudaderas de MarihuanaBufandas de Marihuana
Delantales MarihuanaGuantes de CocinaManteles Individuales
Zapatillas MarihuanaPijamas MarihuanaFundas Cojines
Funda Nórdica EdredónFelpudo MarihuanaAlfombras Marihuana
Cortinas DuchaNeceser MarihuanaAlfombra de Baño
Paraguas MarihuanaEsterillas de YogaCorbatas Marihuana
Mochilas de MarihuanaGorros de PuntoCremas de Marihuana
Camisetas de MarihuanaCalentador de CuelloSombrero Pescador
Tapiz MarihuanaPantalones MarihuanaLibros de Marihuana
VaporizadoresBong MarihuanaGlass Blunt
Prensa MarihuanaMáquinas de LiarCeniceros Marihuana
Líquidos VaporizadoresMacetas y TiestosMalla de Secado
Anillos MarihuanaColgantes MarihuanaPendientes Marihuana
Bolsa de AlmuerzoBolsa TérmicaBotellas de Agua
Disfraz MarihuanaSombrero Papa NoelPulseras de Marihuana
Estuche de GafasTiradores de MarihuanaMoldes de Marihuana
cesta de ropa suciaFunda CojínCortinas Marihuana
Mantel MarihuanaReloj de ParedDespertador
Lámpara de MesillaGorro de DuchaVinilos Marihuana
Chanclas MarihuanaMascarillasAntifaz para Dormir
Maletín para PortátilBolso de MaquillajeBolso de Mano
Bolso MensajeroMonedero MarihuanaBandolera Marihuana
Riñonera MarihuanaEstuche de LápicesMochila de Cuero
Bolsa GimnasioMochila CordonesMaleta de Viaje
COMPARTIR
Artículo anteriorConsejos para un jardín de otoño
Artículo siguienteEl consumo de cannabis no afecta a la función pulmonar: Según un estudio
Soy un apasionado de esta fabulosa planta, cultivador y estudioso de la marihuana, siempre aprendiendo. Me gusta escuchar y aprender de las nuevas genéticas, nuevas cepas de marihuana. Siento pasión por la marihuana, por su cultura, por el cultivo y por el misterio que gira entorno a ella. Me encanta la actualidad cannábica y soy un amante de la marihuana medicinal, un curioso. Me gusta compartir lo poco que sé.