¿Por qué la Marihuana Sintética es Mala para las Personas?

0
75
La Marihuana Sintética y las Nuevas drogas ¿Cómo Afrontar el Problema?
La Marihuana Sintética y las Nuevas drogas ¿Cómo Afrontar el Problema?

La Marihuana Sintética no es buena para la gente

Las nuevas drogas sintéticas, más peligrosas y menos caras, se pueden comprar fácilmente en Internet.

Las llamadas nuevas drogas sintéticas son moléculas químicas, hechas a mano. Este fenómeno ya es viejo. La novedad es la renovación permanente de nuevas moléculas, de sus compuestos cada vez más adictivos y con mayor colocón.

Su fórmula química se asemeja a la de los medicamentos convencionales, aunque son diferentes, lo que les permite escapar del estado de ilegalidad. A medida que aparecen, la ley los prohíbe, pero con un tiempo de reacción bastante lento.

El alcohol y el tabaco son de venta libre

Hay que tener cuidado, no es porque un producto sea legal que no sea peligroso. El alcohol y el tabaco son de venta libre, pero son productos muy tóxicos.

Las nuevas drogas sintéticas se compran, la mayoría de las veces, en Internet. Una multitud de sitios ofrecen. Los consumidores también lo consiguen en un ambiente festivo. Estos productos son muy baratos. Los precios aumentan cuando lo prohíbe la ley.
Riesgo de sobredosis con marihuana sintético.

Los cannabinoides sintéticos son actualmente los más utilizados. Estas sustancias tienen efectos psicoactivos como la marihuana, pero son más peligrosas para la salud porque contienen THC puro (tetrahidrocannabinol) en cantidades exageradas que una planta de marihuana no tiene, y estos suelen tener hasta 3 y 5 veces más.

A diferencia de la marihuana natural, no tienen CBD o cannabidiol, una molécula que compensa algunos de los efectos negativos del THC. La sobredosis se puede hacer tomando un cannabinoide sintético. Un riesgo que no existe con la marihuana convencional. Desde 2009, los cannabinoides sintéticos se clasifican como narcóticos. Su uso es por lo tanto ilegal.

Aparecen nuevos patrones de consumo de drogas

También estamos viendo nuevos patrones de consumo, incluida la inyección de psicoestimulantes por vía intravenosa, en repetidas ocasiones, también llamada “Slam”. El efecto deseado es la facilitación sexual con relaciones sexuales prolongadas, a veces 24 horas seguidas algo que puede ser nefasto. Esto es dramático porque vemos casos de muerte, sin mencionar las consecuencias específicas de la inyección, como las infecciones.

El problema con estos nuevos medicamentos es que los consumidores no conocen los productos que están tomando y sus riesgos. Solo puedo aconsejar a los usuarios que obtengan la máxima información. Por supuesto, es imposible cuando compras en internet.

No trivializar la peligrosidad de las drogas

Pero en el contexto festivo, podemos probar el producto con asociaciones. No debemos trivializar la peligrosidad de estas drogas. No olvidemos que son drogas sintéticas y el riesgo y el peligro está ahí, no hay una medida estándar, sino que pueden ser letales en ocasiones, porque no hay ningún control.

Marihuana y alcohol: ¿qué responderle a su adolescente en seis situaciones típicas?
Nuestros adolescentes no son todos consumidores, pero se pueden enfrentar al problema de las drogas o el alcohol.

¿Cómo abordar con ellos este tema sensible?

Los números son alarmantes. Uno de cada dos jóvenes de 17 años ya ha consumido marihuana. El 89,3% de los jóvenes de esta edad consumen alcohol. Específicamente, en casa, ¿qué hacemos, qué decimos cuando surge la cuestión del marihuana o el alcohol? Asesoramiento de expertos sobre qué decirle a su adolescente cuando dice una de las siguientes oraciones.

“¡Hoy todos fuman! ¡Incluso es legal en algunos países! “

Cine, televisión … Los programas para adolescentes exponen la marihuana de forma dramatizada o incluso simpática. Difícil en estas condiciones para mantener un discurso parental firme. Sin embargo, esto no debería impedirle afirmar su posición, las decisiones tienen que ser firmes, las drogas no son buenas, y la marihuana en edad joven tampoco lo es, los chicos jóvenes tienen que divertirse, jugar al futbol, o cualquier otro deporte, divertirse con los amigos, nada de alcohol y nada de drogas.

El cerebro de un niño o adolescente no es el mismo que el de un adulto. Este consumo, como el del alcohol, tiene efectos perjudiciales sobre la maduración cerebral. Sería una pena dañar su potencial. Y recuérdele la peligrosa naturaleza del consumo de marihuana.

Es importante la concienciación y sobre todo la información ya que el consumo de marihuana en personas jóvenes pueden provocar momentos delirantes, ataques de ansiedad … El adolescente corre el riesgo real de desarrollar un trastorno mental, sobre todo si se juega con la marihuana con variedades muy ricas en THC.

Es necesario que el adolescente se dedique a otras actividades, las drogas y el alcohol son decisiones que se pueden tomar en el edad adulta, pero siendo joven hay otra formas de divertirse y disfrutar de la vida.

“Es muy casual, ser como amigos”

Por otro lado, se le debe dejar claro que debe distinguir un consumo ocasional de un consumo regular, signo de un problema real. El consumo regular o excesivo de alcohol o marihuana conduce a una disminución de la motivación y el abandono escolar.

En cuanto la marihuana, conduce a un aumento de los pensamientos paranoicos. Si su adolescente necesita un Porro o alcohol de una forma regular, es porque tiene un problema de otra naturaleza.

“Te aseguro que nunca he fumado! “

La negación es el paso más complicado del diálogo entre padres e hijos. “Sin confesión, no hay problema, siempre se gana un poco de paz”, imagina el adolescente. Pero esto no debería impedirte formular lo que piensas.

Di lo que sientes: “Dices lo contrario, pero creo que fumas. “Evita la ironía y la ira”, Exprésese con calma y sugiérale que vea cómo puede hablar sobre esto y cómo manejar la situación juntos. ”

“Me ayuda a aguantar”

Lo que el adolescente informa es que este consumo le permite calmar sus ansiedades”, No debemos permanecer fijos en los síntomas, fumar o beber, sino entender lo que está sucediendo.

¿Una pérdida de confianza? ¿Una decepción en el amor o la amistad? ¿Un fracaso escolar? A menudo aparece el consumo de alcohol o de otras drogas. Este último entonces viene a apaciguar el miedo al adolescente. Podemos decirle: “Veo que tienes un problema, tal vez no lo entiendo bien, tal vez tu mismo no lo entiendas, vamos juntos y vemos a un especialista que nos ayudará a formularnos las preguntas correctas “.

“Yo controlo”

Esto es bien conocido: en la adolescencia, el peligro parece estar reservado para otros.
Los efectos no se miden de inmediato, Si empezamos a comer más, los kilos no aparecen de inmediato. Ganamos peso de manera imperceptible pero segura. Es difícil volver atrás. ”
3 reglas de oro para hablar de ello.

Verbalizar sin exagerar. Mantenerse en lo correcto es esencial para que no pierda el crédito con su hijo.

Habla de las banalidades. Mantener el diálogo en torno a las cosas ligeras permite abordar problemas serios con mayor simplicidad. Para discutir solo lo que te preocupa, pierdes el contacto y la confianza.

No juegues a ser amigos. Amigos, tus adolescentes los tienen. Padres, solo te tienen a ti. Un padre es un padre, y no es un amigo es lo primero que hay que decir, podrás tener muchos amigos, pero solo tienes un padre que es el que más te quiere.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here