kit de Cultivo

Home Tienda
Home Tienda

Comprar kit de Cultivo

kit de Cultivo

La nutrición de un niño es muy importante en sus primeros años, cuando su cuerpo se desarrolla. ¿Por qué atiborrarlos de productos cargados de productos químicos, alimentos procesados y alimentos con deficiencias nutricionales?

La mayoría de los alimentos procesados tienen un alto contenido en sal, azúcar y conservantes. Y si empiezan en la vida comiendo lo que llamamos «comida basura» y alimentos con calorías vacías, continuarán en su vida adulta, por eso es importante hacerles que aprendan con un kit de cultivo para poder tener todo para cultivar. Y más tarde experimentarán problemas de salud como la obesidad, la hipertensión, la diabetes e incluso el cáncer.

Los niños necesitan especialmente alimentos frescos integrales

Una manzana recién cogida del árbol, un puñado de frambuesas recogidas y aún calientes por el sol, una ensalada hecha con lechuga y tomates frescos recogidos hace unos minutos o una zanahoria arrancada de la tierra que realmente huele a zanahoria. Solo hace falta tener una huerta o bien, un bonito jardín que le queramos sacar un rendimiento instructivo para el niño.

Parafernalia de Marihuana
Zapatillas de Marihuana
Zapatillas Marihuana
Parafernalia de Marihuana
Gorras de Marihuana de Marihuana
Gorra de Marihuana
Parafernalia de Marihuana
Grinders de Marihuana
Grinder de Marihuana

Si tienes suerte, puede que tengas mercados de agricultores en tu zona a los que puedas ir cada fin de semana. Pero eso puede resultar muy caro, ya que los productos ecológicos suelen tener un precio más elevado que los convencionales no ecológicos, es posible hacerlo en casa de una forma sabia con un kit de cultivo. Además, se necesita tiempo para conducir hasta el mercado, encontrar aparcamiento y abrirse paso entre las hordas de personas que intentan conseguir sus productos frescos en las pocas horas que el mercado está abierto.

¿Cuál es la alternativa?

Es posible a pequeña escala, independientemente del tiempo, el espacio, el dinero y los conocimientos. Y animar a tus hijos a cultivar sus propios alimentos es una de las mejores cosas que puedes hacer como padre, de una forma sana y agradable, instruyendo y formando a los niños con un kiet de cultivo. Les enseña a responsabilizarse de un ser vivo, que las verduras pueden tener buen sabor y que pueden ser más autosuficientes y no depender de las grandes empresas alimentarias.

Por supuesto, no podrán cultivar todos los alimentos que necesitan, pero cada vez que comen de su propio huerto están poniendo en sus cuerpos en crecimiento y desarrollo alimentos más sanos y frescos que los que se pueden conseguir en la tienda. Y menos viajes a la tienda significan menos contaminación ambiental por parte de los coches. Pero se les enseña a amar a la naturaleza, respetar a la naturaleza y saber de dónde viene lo que comemos, un kit de cultivo es una buena solución.

Pero veamos algunos de los mitos que la gente tiene sobre el cultivo de sus propias verduras y frutas. Y, por desgracia, eso se transmite a los niños y es la razón por la que muchos niños no cultivan sus propios alimentos.

Ocupa demasiado espacio

Se pueden cultivar muchos alimentos en unos pocos recipientes. No necesitas las hectáreas de huertos en hilera que utilizan los cultivadores comerciales. Cultivar en cubos reciclados de lugares de restauración funciona bien. O puedes comprar contenedores de plástico (con la ventaja de que las tapas pueden servir de bandejas de goteo debajo del contenedor). Está claro que lo importante es la voluntad, en un simple balcón se pueden hacer maravillas si se tiene voluntad, el kit de cultivo es lo de menos, la imaginación al poder.

En ambos casos, asegúrate de hacer algunos agujeros de drenaje. Mi contenedor favorito para plantar tiene unas cuantas plantas de lechuga, una planta de tomate y unos cuantos tallos de cebolla verde. Se puede colocar cerca de la puerta de la cocina para que puedas coger unas cuantas hojas de lechuga, un tomate y un poco de cebolla verde para preparar una sabrosa ensalada o un sándwich.

Si quieres algo más estético, también puedes construir una cama elevada o una jardinera barata, atractiva y resistente. Por el coste de una cesta de la compra llena de productos puedes tener un lugar estupendo para cultivar verduras frescas.

Lleva demasiado tiempo

Lo mismo ocurre con muchas otras cosas en nuestra vida. En realidad se trata de una cuestión de prioridades y de un cambio de mentalidad respecto a lo que más valoras en la vida. La salud de tu familia debería ser una prioridad si eres padre. Enseñar a unos hijos lo importante de la naturaleza, como conseguir sus propios alimentos sanos y equilibrados, no tiene precio, el kit de cultivo es la excusa perfecta para darles una visión diferente.

Si piensas en todo el tiempo que dedicas a las «pérdidas de tiempo» que no producen ningún resultado que mejore tu vida, tienes más tiempo del que crees. Es una cuestión de prioridades: ¿comer bien y contribuir al suministro de alimentos del mundo o darse un atracón de la última película en la tele?

Hay formas de facilitar el mantenimiento del jardín y, por tanto, de dedicarle menos tiempo. Las rutinas son la clave para incluir la jardinería en nuestra ajetreada vida. Tal vez puedas reservar entre 15 y 30 minutos cuando tu hijo vuelva del colegio o justo después de la cena para salir a cuidar el huerto. Quizá encuentres algo sabroso para el desayuno o la comida del día siguiente. Intenta también reservar una hora cada fin de semana para salir al huerto y hacer algunas tareas ligeras.

Y puedes ahorrar tiempo estableciendo un sistema de riego, colocando mucho mantillo para no tener que deshierbar y cultivando a partir de semillas (para evitar múltiples viajes al vivero o centro de jardinería para comprar trasplantes).

Cuesta demasiado dinero

¿Has visto el coste de la mayoría de los productos ecológicos? Y los precios siempre fluctúan debido a los desastres naturales, la sequía y la demanda del mercado. Así que comprar unas pocas semillas o algunos trasplantes o tierra o fertilizante que te cueste menos que la compra de los productos ecológicos de la tienda.

Y si guardas las semillas de las plantas que mejor producen, no tendrás que comprarlas cada año, solo basta un buen kit de cultivo y una mentalidad de ahorro para disponer el año que viene de una mejor cosecha y con menos dinero.

Los alimentos que compramos son de mejor calidad

No es cierto. Puede que las manzanas que compras en la tienda estén impolutas. Y la lechuga no tiene agujeros. Sin embargo, ¿has pensado alguna vez cómo han llegado esos productos a ese estado perfecto? En la mayoría de los casos han sido rociados con pesticidas químicos para que los productos no se los coman las plagas.

Así que si de verdad quieres controlar lo que entra en tus productos y luego en el cuerpo de tu familia, la única manera es cultivar los tuyos propios. Seguro que tu lechuga tiene algunos mordiscos de una babosa o caracol o tus manzanas tienen algunos agujeros de gusanos. Todos estos son indicadores de que tus productos no están cargados de productos químicos, de lo contrario estas «plagas» no estarían comiendo tus alimentos.

La fruta con agujeros, por ejemplo, puede utilizarse para hacer puré de manzana, mermeladas, jaleas o zumos. Aprovecha un kit de cultivo y aprende a ayudar a mejorar a tu hijo, a que ame la madre tierra, que es la que nos ayuda a tener alimentos, a enriquecerse y a estar satisfecho de lo que hace, enseñarles bien de pequeño les marcará la vida

Espero que tengas la oportunidad de cultivar al menos una hortaliza o fruta en la próxima temporada de cultivo. Me encantaría que me contaras tus experiencias con el cultivo de alimentos en casa con tus hijos, así que deja un comentario a continuación.