El Hachís, como diferenciar el Hachís bueno del Hachís Malo

0
20284
Diferenciar el Hachís Bueno - Diferenciar el Hachís Malo
Diferenciar el Hachís Bueno - Diferenciar el Hachís Malo

¿Cómo detectar el buen Hachís del hachís malo?

Lo más extendido entre los consumidores de marihuana es fumar “hachis” pero como en todo en la vida hay que detectar el buen hachís del hachís adulterado, que hoy en día abunda en nuestras calles.

Hachís malo la boquilla se obstruye

Para detectar la adulteración del “hachís”, liamos un porro y cogeremos una boquilla como las que se utilizan a la hora de fumar un cigarro normal, que estas boquillas es para reducir nicotina y los alquitranes que nos trae el tabaco. Si cuando fumamos nuestro porro vemos que la boquilla se obstruye nos daremos cuenta que el “hachís” que hemos comprado está totalmente adulterado.

Yo la verdad que prefiero fumar o vaporizar los cogollos de marihuana, antes de tomar algo que no sé quién lo ha hecho, vete a saber en qué condiciones, con qué garantías de higiene lo podemos consumir, mejor que no.

Podemos utilizar una boquilla indicada para reducir la nicotina y alquitranes del tabaco. Cuando el hachís está adulterado basta una fumada para obstruir por completo el filtro de la boquilla.

Parafernalia de Marihuana
Zapatillas de Marihuana
Zapatillas Marihuana
Parafernalia de Marihuana
Gorras de Marihuana de Marihuana
Gorra de Marihuana
Parafernalia de Marihuana
Grinders de Marihuana
Grinder de Marihuana

Hachís malo poco denso

El hachís debe ser denso, sólido, bastante duro a temperatura ambiente, ya que se ha prensado para que quede así. Si lo encontramos esponjoso y blando a pesar de haber sido prensado, es que está adulterado. Es importante que esté duro y sólido.

Hachís malo saca mucho Humo

Es fácil saber si el hachís ha sido adulterado, basta con prender el hachís a la hora de consumirlo. Si el hachís prende a la primera es que ha sido adulterado con  parafina o contiene restos vegetales. El buen hachís le cuesta prender porque contiene el mínimo de materia vegetal.

Hachís malo se rompe con facilidad

Otra forma de saber si el “hachís” esta adulterado es tomando una pequeña porción del mismo, y lo frotamos entre las dos manos, haciendo un spagetti y se rompe es que el “hachís” esta adulterado.

Es importante consumir lo que nosotros podemos cultivar o bien utilizar cogollos de marihuana, yo es lo que haría, ya que hoy en día muchos consumen hachís adulterado.

Otra forma de ver si está adulterado o no, es por el humo que desprende, si al prender el hachís el color es blanco azulado o gris blanquecino no es adulterado, pero si el humo es marrón o negro es que tiene gran cantidad de materia vegetal y está adulterado.

Hachís malo huele a tierra o humedad

Si encontramos una piedra de hachís con olor a tierra o humedad, es que está adulterado o bien que no lo han guardado con cuidado, tiene que tener un olor característico. Es importante prestar atención a su olor, ya que nos dirá si es bueno o no. Al masticarlo también comprobaremos si es bueno o no, su textura tiene que ser como la goma de mascar, sin sabor a otra cosa que no sea hachís, ni restos vegetales ni restos de tierra.

Hachís malo no coloca

Es importante prestar atención a que es lo que se fuma y que se consume, y quien se le compra. El hachís malo y adulterado apenas coloca, más bien atonta. El hachís bueno sube rápido y abre la mente, es una sensación agradable y relajante.

Juzgar el efecto y la calidad del hachís puede ser un desafío

A diferencia del hachís, los cogollos de marihuana tienen características más distintivas, como el aroma y los tricomas, todo lo cual indica su potencia y calidad. Aunque el hachís carece de características distintivas, hay formas de determinar si es de buena calidad o no.

Cuando se busca hachís de alta calidad, es importante saber de qué tipo se trata. Como el hachís frotado a mano y el tamizado en seco tienen propiedades diferentes, no es necesario tratarlos de la misma manera. Pero para todos los tipos de hachís, primero tienes que comprobar el aroma.

Para ser específicos, el hachís fresco y de alta calidad debe ser algo fragante. Sin embargo, si el producto no está completamente seco, un olor a moho o rancio, indica una mala calidad. Específicamente, hachís frotado a mano y en hielo. Además, un olor abrumador de plástico puede significar que está contaminado.

Me gusta ver el Hachis

Es importante tener en cuenta que el hachís varía mucho según el tipo. El más popular entre las cafeterías es el tamizado en seco. Al quitar las flores secas para que los tricomas se separen, se puede producir un tamizado en seco. Como resultado, se obtiene kief o kif, y luego se comprime para formar hachís.

Hachís tamizado

Cuando se trata de un tamiz seco de buena calidad, la apariencia puede variar. En general, será de color marrón rubio claro y de textura arenosa. Sin embargo, los tipos muy prensados tienden a ser marrón oscuro, brillante y duro.

Cuando se trata de un tamiz seco de alta presión, el tono debe ser marrón rubio al partirlo. Del mismo modo, debe ser suave y cálido. Sin embargo, algunos hachís tamizados en seco, típicamente de origen libanés, pueden parecer de un color más rojo que el rubio.

Hachís frotado a mano

El hachís frotado a mano es el segundo tipo más popular. Típicamente de Afganistán, India y Pakistán, este tipo de hachís es el resultado de frotar las plantas vivas para quitar la resina pegajosa. Sin demora, se enrolla en bolas o huevos y se deja curar antes de consumirlo o venderlo.

El hachís frotado a mano debe ser liso y negro o marrón-negro. De la misma manera, tiende a ser pegajoso al tacto. Sin embargo, el interior debe ser de un marrón suave, y algunos incluso pueden tener un matiz verde. Es importante darse cuenta de que un interior demasiado verde puede significar que hay material vegetal residual extra.

Como se mencionó anteriormente, el hachís frotado a mano de buena calidad debe ser bastante duro cuando hace frío, y suave y flexible cuando hace calor. Sin embargo, un hachís demasiado pegajoso, sobre todo en frío, puede significar que se añadieron aceites adicionales para aumentar el peso. Igualmente importante es comprobar si hay moho blanco y esponjoso, que aparecerá si no se cura correctamente.

¿Qué es la prueba de la burbuja en el hachís?

Una de las mejores maneras de comprobar tu hachís, sin importar el tipo, es haciendo la «prueba de la burbuja«. El proceso implica tomar un trozo de hachís y ponerlo en una llama.

Si el hachís es de buena calidad, la resina hervirá notablemente

Sin embargo, incluso el hachís de mayor calidad a menudo se incendia casi instantáneamente y arde con una llama limpia. Es importante darse cuenta de que si el hachís es negro después de la comprobación, esto podría significar que hay contaminantes, y que se han quemado junto con la resina. Sin embargo, usar una llama limpia en lugar de un fósforo puede evitar que aparezca hollín negro.

Si el hachís no burbujea, sin embargo, puede ser de mala calidad y posiblemente contenga contaminantes. Sin mencionar los altos niveles de material vegetal restante. Pero, si burbujea demasiado, esto puede indicar que hay aceites adicionales presentes.

De hecho, algunos productores carecen de moral, y añadirán a propósito aceites que crean el mismo efecto. Cuando se combinan los olores, la experiencia, el aspecto y el factor burbuja, se debería poder distinguir la mala calidad de la alta calidad. Cuando los aceites añadidos están presentes, crearán una apariencia grasienta y un olor parecido al del plástico.

¿Efectos que nos provocará el Hachís?

Los efectos del hachís varían, principalmente según la cepa. Sin embargo, el hachís de las plantas menos maduras puede tener efectos diferentes que el hachís de las plantas más maduras, incluso si la cepa es la misma.

El hachís que es «joven» y que proviene de plantas tempranas a menudo contiene una gran proporción de THC y menos de CBD. De la misma manera, un efecto más alto y más fuerte. Sin embargo, el hachís que se cura en menos tiempo antes de venderse también puede dar mayores resultados ya que menos THC se ha degradado a CBN.

En última instancia, las cepas de sativa producen un subidón más intenso que las índicas.

Sin embargo, lamentablemente, varios países productores de hachís están experimentando una dilución del acervo genético como resultado de la introducción de genética extranjera. Teniendo esto en cuenta, predecir los efectos del hachís puede ser un desafío.

Por ejemplo, los resultados del hachís pueden variar según el tamaño del tricoma. Específicamente, para las variedades híbridas. La razón es que las sativas y las índicas tienen diferentes tamaños de tricomas. De hecho, las sativas suelen tener tricomas pequeños.

Mientras tanto, las índicas tienen tricomas más grandes, y los híbridos contienen ambos tamaños de tricomas. Teniendo esto en cuenta, los tricomas grandes pueden separarse de los tricomas cortos durante el proceso.

Conocer la diferencia entre el HACHÍS BUENO y el HACHÍS MALO

¿Cómo saber si el hachís es bueno?

El hachís es una sustancia elaborada a partir de la resina de la planta de cannabis. Aunque la calidad del hachís puede variar ampliamente dependiendo de factores como la variedad de la planta, el método de extracción y el proceso de secado y curado, existen algunas señales que pueden ayudarte a determinar si el hachís es bueno:

Olor: El hachís de calidad debe tener un olor intenso y característico de la planta de cannabis. Si no tiene un aroma distintivo o tiene un olor extraño, es posible que no sea de buena calidad.

Textura: La textura del hachís puede variar desde pegajosa y aceitosa hasta seca y desmenuzable. Si el hachís es muy duro o demasiado blando, es posible que no sea de buena calidad.

Color: El color del hachís puede variar desde marrón oscuro hasta dorado claro. Si el hachís es muy oscuro o tiene manchas extrañas, puede ser una señal de que no es de buena calidad.

Sabor: El hachís de buena calidad debe tener un sabor distintivo y agradable, que puede variar según la variedad de la planta. Si el sabor es desagradable o inexistente, puede ser una señal de baja calidad.

Efecto: El efecto del hachís puede variar según la variedad de la planta, la cantidad y la forma de consumo. Sin embargo, si el efecto es demasiado débil o demasiado fuerte, puede ser una señal de que el hachís no es de buena calidad.

Para saber si el hachís es bueno, debes prestar atención al olor, textura, color, sabor y efecto. Si tienes dudas sobre la calidad del hachís, es mejor buscar información y consejos de expertos o consumidores experimentados.

¿Cómo saber si el hachís marroquí es malo?

Hay varios factores que pueden indicar si el hachís marroquí es de mala calidad. A continuación, se presentan algunos de ellos:

Aspecto: El hachís de baja calidad suele ser muy oscuro y tener una apariencia seca y desmenuzable. En cambio, el hachís de alta calidad es más claro, tiene una textura más pegajosa y es más fácil de moldear.

Aroma: El hachís de buena calidad tiene un aroma distintivo y agradable. Si el hachís huele a algo desagradable o no tiene un aroma fuerte, es probable que sea de baja calidad.

Sabor: El hachís de alta calidad tiene un sabor intenso y agradable. Si el sabor es débil o no tiene un sabor agradable, puede ser indicativo de mala calidad.

Efectos: El hachís de buena calidad produce efectos potentes y duraderos, mientras que el de baja calidad puede tener un efecto débil o incluso nulo.

Contenido de THC: El hachís de mala calidad suele tener un bajo contenido de THC. Si el hachís no tiene un efecto potente, es probable que tenga un bajo contenido de THC.

En general, es importante comprar hachís de fuentes confiables y de calidad para asegurarse de que se esté consumiendo un producto seguro y efectivo.

¿Qué lleva el hachís malo?

El hachís malo puede contener impurezas y aditivos que pueden ser perjudiciales para la salud. Estas impurezas pueden ser restos de la planta de cannabis que no se han eliminado correctamente durante el proceso de producción, así como sustancias añadidas para aumentar su peso o su efecto, como pegamento, plásticos, aceites o sustancias químicas.

Además, el hachís malo puede estar contaminado con pesticidas o herbicidas, lo que puede ser peligroso para la salud del consumidor. Por lo tanto, es importante adquirir el hachís de fuentes de confianza y comprobar su calidad antes de consumirlo.

¿Cómo es el mejor hachís?

El mejor hachís se caracteriza por tener una textura suave y pegajosa al tacto, con un color oscuro o marrón claro y una consistencia fácil de manipular. Además, debe tener un aroma intenso y agradable, que puede variar dependiendo de la cepa de cannabis utilizada para su producción. En cuanto al sabor, el mejor hachís debe ser suave y no dejar un regusto desagradable en la boca. Además, debe tener un alto contenido de resina y un bajo contenido de impurezas como la arena, el pelo o las hojas. Por último, el mejor hachís debe tener un efecto potente y duradero, que permita disfrutar de una experiencia placentera y relajante.

¿Cómo saber si es polen o hachís?

La forma más fácil de diferenciar el polen del hachís es su textura y apariencia. El polen es más fino y polvoriento, mientras que el hachís es más denso y pegajoso. Además, el polen generalmente tiene un color más claro, mientras que el hachís es más oscuro. Otra forma de diferenciarlos es frotando un poco entre los dedos: el hachís debe dejar residuo pegajoso, mientras que el polen no deja mucha marca.

Es importante tener en cuenta que a veces los términos «polen» y «hachís» se utilizan indistintamente en algunos lugares, por lo que siempre es recomendable preguntar a la persona que lo está vendiendo para estar seguro de lo que estás comprando.

¿Qué es el doble cero hachís?

El doble cero es una clasificación de la calidad del hachís que se refiere a la pureza y la cantidad de tricomas que contiene. Es una variedad de hachís muy pura y de alta calidad, que se elabora mediante la selección cuidadosa de las plantas de cannabis y la extracción de los tricomas más finos y potentes.

El doble cero se caracteriza por su textura suave y pegajosa, su color oscuro y su sabor intenso y aromático. Es una de las variedades de hachís más populares y valoradas por los consumidores, debido a su alta concentración de THC y su efecto potente y duradero.

¿Qué es el hachís negro?

El hachís negro es una forma de hachís que se produce principalmente en África y se caracteriza por su color oscuro y su textura pegajosa. Se elabora mediante la extracción de resina de la planta de cannabis y su posterior procesamiento y secado.

El color oscuro del hachís negro se debe a la oxidación y a la presencia de impurezas en la resina, lo que le da un sabor fuerte y amargo. También puede contener mayor cantidad de materia vegetal y otros productos no deseados que afectan su calidad.

El hachís negro es menos valorado que otras variedades de hachís debido a su sabor y aroma menos refinados, así como a la posibilidad de que contenga sustancias no deseadas. Es importante tener precaución al consumir este tipo de hachís y asegurarse de obtenerlo de una fuente confiable y de calidad.

¿Qué olor tiene el hachís malo?

El hachís malo suele tener un olor desagradable y rancio, con notas de humedad y moho. También puede tener un olor a químicos o solventes si ha sido procesado de manera incorrecta. En general, un hachís de buena calidad debe tener un aroma fresco y terroso, con notas dulces o especiadas.

¿Qué es el hachís adulterado?

El hachís adulterado es aquel que ha sido mezclado con sustancias químicas u otras sustancias como aceites, parafinas, resinas sintéticas o incluso otros productos tóxicos. Esta adulteración puede realizarse para aumentar el peso o la cantidad del producto y así obtener mayores beneficios económicos, pero puede ser muy peligrosa para la salud de quien lo consume.

Los efectos y la calidad del hachís adulterado pueden variar ampliamente y pueden causar daños graves al sistema respiratorio, cardiovascular, nervioso y otros órganos. Por esta razón, es importante adquirir productos de calidad y de fuentes confiables para evitar cualquier riesgo de adulteración o contaminación.

Es importante saber diferenciar un buen hachís del malo

La calidad del hachís puede variar significativamente, y es importante saber diferenciar un buen hachís del malo. El buen hachís suele ser duro y seco, con un color marrón claro o dorado. También tiene un aroma fuerte y distintivo, que puede ser terroso, especiado o floral, dependiendo de la variedad de la planta.

Por otro lado, el hachís de baja calidad es generalmente más blando y pegajoso, con un color más oscuro y un olor menos intenso. Además, puede estar adulterado con sustancias como hollín, cera o aceites, lo que puede ser perjudicial para la salud.

Para saber si el hachís es de calidad, es importante comprarlo de un proveedor de confianza y asegurarse de que provenga de una fuente legítima. También se puede realizar una prueba de quemado para evaluar su pureza y calidad. Un buen hachís se quemará lentamente y producirá una ceniza blanca y ligera, mientras que uno de baja calidad producirá una ceniza oscura y densa.

En resumen, la calidad del hachís se puede distinguir por su apariencia, aroma, textura y pureza. Es importante ser cuidadoso y consciente al comprar y consumir hachís, para evitar productos adulterados o peligrosos para la salud.

Se obtiene a partir de la resina de la planta de cannabis

El hachís es una sustancia que se obtiene a partir de la resina de la planta de cannabis. A veces, el hachís puede presentar problemas de calidad debido a su proceso de elaboración o a la falta de cuidado en su almacenamiento. En el caso de que se tenga hachís demasiado seco o cortado, hay algunas cosas que se pueden hacer para mejorarlo.

Una de las soluciones es frotar el hachís a mano para que se vuelva más maleable. Sin embargo, es importante tener en cuenta que esta técnica puede ser peligrosa si no se hace con cuidado, ya que puede dañar la calidad del hachís.

Otro método para mejorar el hachís seco es colocarlo en un recipiente hermético con una pequeña cantidad de humedad, como una rebanada de manzana, durante unas horas. Esto puede ayudar a recuperar la humedad perdida y hacer que el hachís sea más fácil de trabajar.

Por otro lado, el hachís puede mejorar su calidad simplemente almacenándolo adecuadamente en un lugar fresco y seco. Si el hachís tiene un olor desagradable, es probable que esté mal almacenado o contenga impurezas. En este caso, es mejor desecharlo y buscar una fuente de hachís más confiable.

En resumen, para mejorar la calidad del hachís seco o cortado, se pueden utilizar técnicas como frotarlo a mano o agregar un poco de humedad. Sin embargo, lo mejor es asegurarse de almacenarlo adecuadamente desde el principio para evitar problemas de calidad en primer lugar.

Una parte importante para disfrutar del hachís

La boquilla del porro es una parte importante para disfrutar del hachís. A veces, el hachís no nos coloca como debería, lo cual puede deberse a su calidad. El hachís de polen rubio es uno de los más populares y reconocidos por su buena calidad. Si el hachís es de mala calidad, puede ser que no nos proporcione los efectos que esperamos.

Además, el hachís puede ponerse malo con el tiempo, especialmente si no se almacena adecuadamente. El hachís duro puede ser difícil de manipular, pero si se calienta ligeramente, se vuelve más maleable y fácil de utilizar.

Si se quiere mejorar el hachís seco o cortado, se puede frotar a mano para calentar y suavizar la resina, lo cual lo hace más agradable de fumar y aumenta su potencia. Por otro lado, si el hachís tiene un olor desagradable, puede ser una señal de que es de mala calidad.

En resumen, elegir un buen hachís es importante para asegurarnos de que estamos consumiendo un producto de calidad y que nos proporcionará los efectos deseados. La elección de la boquilla adecuada también puede influir en la experiencia de fumar hachís.

Existen varias características que debemos tener en cuenta

Para saber si un hachís es bueno o no, existen varias características que debemos tener en cuenta. En primer lugar, el hachís de calidad suele ser pegajoso al tacto y no seco ni polvoriento. Además, tiene un aroma fuerte y distintivo, que puede variar desde notas terrosas y especiadas hasta toques frutales o florales, dependiendo de su origen y proceso de elaboración.

Otra característica a tener en cuenta es el color del hachís. En general, los hachíses de mayor calidad suelen tener un color más oscuro, aunque también pueden ser de tonos amarillos o dorados en el caso del polen rubio. Un hachís oscuro puede indicar que ha sido elaborado a partir de una variedad de cannabis de mayor calidad, o que ha pasado por un proceso de maduración y curado adecuado.

Por otro lado, un hachís de mala calidad puede tener un aspecto arenoso o granulado, lo que indica que ha sido mal procesado o elaborado con materiales de baja calidad. También puede tener un aroma desagradable, como a químicos o a moho, lo que indica que ha sido almacenado en condiciones inadecuadas.

En definitiva, para saber si un hachís es bueno o no, es importante fijarse en su apariencia, aroma y textura. Siempre es recomendable adquirirlo de fuentes de confianza y asegurarse de que ha sido almacenado adecuadamente para preservar su calidad.

Una forma de concentrado de cannabis

El hachís es una forma de concentrado de cannabis que se obtiene a partir de la resina de la planta. Sin embargo, no todo el hachís es de buena calidad y puede haber casos de adulteración o falsificación. Una de las características que se pueden observar en un hachís de buena calidad es que sea blando y pegajoso al tacto. Si el hachís es demasiado seco, es probable que no sea de buena calidad y que no proporcione los efectos deseados.

Otra señal de alerta es si el hachís tiene un color oscuro o si presenta una textura arenosa. Esto puede indicar que se han utilizado sustancias extrañas para adulterar el producto, lo que puede ser peligroso para la salud.

También es importante tener en cuenta el humo que produce el hachís al fumarlo. Si el humo es negro, es una señal de que el producto está mal curado o que se han utilizado sustancias tóxicas para su procesamiento. Además, si al fumar el hachís no se experimentan los efectos deseados, es probable que no sea de buena calidad o que esté adulterado.

En el caso del polen rojo libanés, que es un tipo de hachís muy valorado, se puede diferenciar por su color rojizo oscuro y su textura pegajosa. Sin embargo, también se ha reportado la falsificación de este producto en el mercado, por lo que es importante estar alerta y comprar siempre de fuentes de confianza.

En resumen, para saber si un hachís es de buena calidad, es necesario prestar atención a su textura, color, humo y efectos. Si se sospecha que el producto está adulterado, es mejor desecharlo y buscar una fuente de confianza para adquirir hachís de calidad y sin riesgos para la salud.

Su calidad puede variar según el lugar de procedencia

El hachís es una sustancia resinosa que se obtiene de la planta de la marihuana, y su calidad puede variar según el lugar de procedencia, el proceso de elaboración y la calidad de la materia prima. A veces puede ser difícil diferenciar entre hachís bueno y malo, por lo que aquí te daremos algunos consejos para que puedas identificarlos.

Una de las formas de distinguir el hachís de calidad es a través de su consistencia. El hachís bueno suele ser blando y pegajoso, mientras que el malo suele ser seco y duro. Además, el hachís de mala calidad puede tener un olor desagradable y un sabor amargo.

Otra forma de distinguir entre el hachís bueno y malo es por su color. El hachís de buena calidad suele ser de color claro o dorado, mientras que el malo puede ser oscuro o negro. También es importante tener en cuenta la humedad del hachís, ya que si está demasiado seco o desmenuzable puede ser un indicativo de que no es de buena calidad.

En España, existen diferentes calidades de hachís que se pueden encontrar en el mercado. Algunas de las más conocidas son el polen rubio y el polen rojo libanés. El polen rubio es un hachís de buena calidad, que se caracteriza por su color dorado y su textura suave. Por otro lado, el polen rojo libanés es un hachís de alta calidad, que se elabora en Líbano y se caracteriza por su aroma y sabor intensos.

Si te encuentras con un hachís quemado o con humo negro, es probable que esté adulterado o contaminado, por lo que es recomendable no consumirlo. También es importante tener en cuenta que el hachís no coloca a todo el mundo de la misma manera, por lo que si no sientes sus efectos, puede ser que no estés consumiendo un hachís de calidad.

En resumen, para diferenciar el hachís bueno del malo es importante prestar atención a su consistencia, color, olor y sabor. Además, debes tener en cuenta la humedad del hachís y la posibilidad de adulteración o contaminación. Con estos consejos, podrás identificar el hachís de buena calidad y disfrutar de sus efectos de forma segura.

Comprar Parafernalia

Parafernalia de Marihuana
Aceite de Cáñamo
Parafernalia de Marihuana
Aceite de CBD
Parafernalia de Marihuana
Armarios de Cultivo
Parafernalia de Marihuana
Luces Cultivo
Accesorios de Marihuana
Vaporizadores
Parafernalia de Marihuana
Peladora de Cogollos
Parafernalia de Marihuana
Edredón Marihuana
Accesorios de Marihuana
Alfombra Marihuana
Parafernalia de Marihuana
Mantas de marihuana
Si te ha gustado AYÚDANOS, dale a COMPARTIR en las REDES SOCIALES y agrégate a nuestro Instagram
https://www.instagram.com/semillasdemarihuana.info/
Accesorios de MARIHUANA
Aceite de CáñamoAceite de CBDArmarios de Cultivo
Básculas de PrecisiónControl de OloresBikini de Marihuana
Luces de CultivoInvernaderosCaseta de Jardín
Bañador HombreCalcetines de MarihuanaCalzoncillos Marihuana
Tazas de MarihuanaTermos de MarihuanaTest de Drogas
Toallas de MarihuanaGorras de MarihuanaRolling Box
Grinder MarihuanaMecheros CipperMecheros Zippo
Peladoras de CogollosPipas para FumarEliminar Plagas
Kit de CultivoKit de RiegoHerramientas Jardín
Macetas de TelaMedidores Ph y EcLeggings Marihuana
Sustratos y TierrasFertilizantes CultivoTermómetros Cultivo
Mantas de MarihuanaSudaderas de MarihuanaBufandas de Marihuana
Delantales MarihuanaGuantes de CocinaManteles Individuales
Zapatillas MarihuanaPijamas MarihuanaFundas Cojines
Funda Nórdica EdredónFelpudo MarihuanaAlfombras Marihuana
Cortinas DuchaNeceser MarihuanaAlfombra de Baño
Paraguas MarihuanaEsterillas de YogaCorbatas Marihuana
Mochilas de MarihuanaGorros de PuntoCremas de Marihuana
Camisetas de MarihuanaCalentador de CuelloSombrero Pescador
Tapiz MarihuanaPantalones MarihuanaLibros de Marihuana
VaporizadoresBong MarihuanaGlass Blunt
Prensa MarihuanaMáquinas de LiarCeniceros Marihuana
Líquidos VaporizadoresMacetas y TiestosMalla de Secado
Anillos MarihuanaColgantes MarihuanaPendientes Marihuana
Bolsa de AlmuerzoBolsa TérmicaBotellas de Agua
Disfraz MarihuanaSombrero Papa NoelPulseras de Marihuana
Estuche de GafasTiradores de MarihuanaMoldes de Marihuana
cesta de ropa suciaFunda CojínCortinas Marihuana
Mantel MarihuanaReloj de ParedDespertador
Lámpara de MesillaGorro de DuchaVinilos Marihuana
Chanclas MarihuanaMascarillasAntifaz para Dormir
Maletín para PortátilBolso de MaquillajeBolso de Mano
Bolso MensajeroMonedero MarihuanaBandolera Marihuana
Riñonera MarihuanaEstuche de LápicesMochila de Cuero
Bolsa GimnasioMochila CordonesMaleta de Viaje
COMPARTIR
Artículo anterior¿Por qué la Marihuana tiene un Olor tan Característico y Especial?
Artículo siguiente¿Cómo actúa la Marihuana en nuestro Cuerpo?
Soy un apasionado de esta fabulosa planta, cultivador y estudioso de la marihuana, siempre aprendiendo. Me gusta escuchar y aprender de las nuevas genéticas, nuevas cepas de marihuana. Siento pasión por la marihuana, por su cultura, por el cultivo y por el misterio que gira entorno a ella. Me encanta la actualidad cannábica y soy un amante de la marihuana medicinal, un curioso. Me gusta compartir lo poco que sé.