El Estado debe de Regular el Uso de la Marihuana Medicinal

0
191
Estado Regular Marihuana Medicinal - Regular Marihuana el Estado
Estado Regular Marihuana Medicinal - Regular Marihuana el Estado

El TC dice que es el Estado el que tiene que regular la Marihuana Medicinal

Una vez suspendida la ley catalana que regulaba las asociaciones de consumidores de marihuana, el Tribunal Constitucional cree que la marihuana no es un medicamento, más bien un estupefaciente, y lo debería de regular el estado.

Estupefaciente porque no est√° manipulado por las farmac√©uticas, eso habr√° querido decir el TC, porque es una planta natural utilizada desde anta√Īo como medicina, pero ya sabemos que todos no entendemos las cosas de la misma forma.

El Tribunal Constitucional no es la primera vez que trata el tema de la marihuana y las asociaciones de consumidores de marihuana.

Otras Comunidades autónomas han tratado de regular la marihuana

Diferentes comunidades autónomas han intentado regular el uso de la marihuana para su uso terapéutico y el TC lo ha tumbado, es algo que tampoco entiendo, los representantes de una comunidad autónoma quieren regular una planta medicinal y el tribunal constitucional no les deja.

Ley del Parlamento de Catalu√Īa 13/2017, de 6 de julio, la Ley Foral 24/2014, reguladora de los colectivos de usuarios de cannabis en Navarra. Mientras, Ley del Parlamento Vasco 1/2016, de 7 de abril, de atenci√≥n integral de adicciones y drogodependencias.

El Tribunal Constitucional (TC) considera que las leyes autonómicas sobre la regulación de la marihuana para uso medicinal vulnera la competencia estatal sobre productos farmacéuticos y coordinación general de la sanidad.

La Marihuana si es considerada un Medicamento tiene que regularlo el estado

El Tribunal Constitucional considera que ‚Äúla ley auton√≥mica, en la medida que la marihuana pueda tener la consideraci√≥n de medicamento,¬†vulnera la competencia estatal¬†sobre productos farmac√©uticos y bases y coordinaci√≥n general de la sanidad del art√≠culo 149.1.16 de la¬†Constituci√≥n Espa√Īola, que, a su juicio, reserva al Estado la legislaci√≥n √≠ntegra de los productos farmac√©uticos‚ÄĚ.

Pero la cuestión que nos indican que la marihuana no es un medicamento, es una planta medicinal, de esta misma forma deberían de prohibir todas las plantas medicinales que existen en la naturaleza, cuanto menos a mi forma de verlo es algo ilógico.

La regulación autonómica de la marihuana no puede ser

El¬†Abogado del Estado¬†precisaba que ‚Äúla regulaci√≥n auton√≥mica ¬†no puede ser, tiene que estar en manos del estado tanto la regulaci√≥n del consumo, abastecimiento y dispensaci√≥n del cannabis, calificado como estupefaciente y cuyo consumo, tr√°fico y promoci√≥n, en el marco de los Convenios internacionales de los que Espa√Īa es parte, debe estar sometido a regulaci√≥n estatal, no s√≥lo en su vertiente sancionadora (penal o administrativa).

Parte de los EEUU tiene regulada la marihuana medicinal y es legal

Esto √ļltimo no se cumple por ejemplo en EEUU, por mucho que se diga que ‚Äúen el marco de los convenios internacionales de los que Espa√Īa es parte‚ÄĚ, ya, y EEUU tambi√©n es parte, pero sus Estados o comunidades Aut√≥nomas en Espa√Īa tambi√©n, y all√≠ que parte de EEUU consume marihuana medicinal y recreativa, y est√° regulado por los estados o comunidades auton√≥micas.

En Espa√Īa seguimos prisioneros de los pol√≠ticos

Mientras que parte del mundo se est√° preparando para una regulaci√≥n mundial, en Espa√Īa seguimos siendo prisioneros de pol√≠ticos y legisladores con pocas miras, centr√°ndose m√°s en mirarse el ombligo que en estar en la cresta de la ola, mirando a las personas que necesitan la marihuana medicinal para tratarse y para competir en un mercado mundial de la marihuana.

¬ŅPor qu√© hay personas que s√≠ que pueden cultivar marihuana en Espa√Īa?

Eso s√≠ hay privilegiados como Juan Abell√≥ que tiene el control total para cultivar y comercializar cannabis en Espa√Īa y poner en valor la licencia que la Agencia Espa√Īola de Medicamentos y Productos Sanitarios (AEMPS) concedi√≥ en octubre de 2016 a Alcaliber¬†para llevar a cabo esta actividad.

¬ŅTodos somos iguales ante la ley?

En Espa√Īa, el l√≠der de Podemos, Pablo Iglesias,¬†¬†reclam√≥ en junio pasado¬†la legalizaci√≥n de la marihuana con usos recreativos y “que nuestro pa√≠s sea una referencia en exportaci√≥n de marihuana y que eso revierta, no en el beneficio privado de cuatro se√Īores, sino de la sanidad o los servicios p√ļblicos”, refiri√©ndose a Juan Abell√≥ y Alcaliber.

Alcaliber empres que cultiva marihuana

Alcaliber¬†fue la primera empresa espa√Īola que, en octubre de 2016, logr√≥ licencia de la Agencia del Medicamento para el cultivo, producci√≥n, fabricaci√≥n, importaci√≥n, exportaci√≥n, distribuci√≥n y comercializaci√≥n de la marihuana.

Un a√Īo despu√©s, firm√≥ un acuerdo de suministro con la canadiense Canopy Growth (la mayor compa√Ī√≠a del sector en el mundo) para cultivar sus semillas en Espa√Īa, pro esto no lo sabe el gran p√ļblico, es algo que casi pasa desapercibido.

¬ŅPor qu√© Juan Abell√≥ puede tener una empresa que cultiva marihuana?

Est√° claro que no todos somos iguales ante la ley. Unos pueden cultivar y hacerse el rey de la marihuana en Espa√Īa y los dem√°s no podemos cultivar una m√≠sera planta de marihuana en casa porque es delito.

En Portugal, otra firma canadiense del sector, Tilray (que desde que salió a Bolsa en julio pasado ha llegado a multiplicar por nueve su valor), va a invertir 20 millones en la macroplantación que pondrá en marcha cerca de Coimbra, al norte del país.

Conclusión

Mientras otros pa√≠ses o estados en Pa√≠ses puede tener la marihuana medicinal, y la marihuana recreativa, mientras generan miles de puestos de trabajo gracias a la marihuana, aumentan los ingresos gracias a la marihuana, ayudan a paliar dolores a enfermos gracias a la marihuana, en Espa√Īa seguimos estancados gracias a pol√≠ticos que no van m√°s all√°.

Pero eso s√≠, hay algunos que si que pueden cultivar y vender la marihuana, ¬Ņtodos somos iguales ante la ley? si uno pude los dem√°s tambi√©n deber√≠amos de poder.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here