Despenalización de la Marihuana o Legalización ¿Qué se hace?

0
141
Despenalización de la Marihuana o Legalización de la Cannabis
Despenalización de la Marihuana o Legalización de la Cannabis

Despenalización de la Marihuana o Legalización de la Cannabis

Alcohol y tabaco: dos sustancias adictivas con efectos potencialmente peligrosos para la salud, dos productos que se pueden consumir hoy en día bajo la responsabilidad de todos y que se venden libremente (aunque este no siempre ha sido el caso).

¿Y luego la marihuana? En ocasiones calificado como una droga blanda, ¿podría este producto salir de la sombra y, en definitiva, ser autorizado para su consumo y venta, en resumen, legalizado? La pregunta no es nueva y es regularmente el tema de un tumultuoso debate en todo el mundo. Revisión de los principales argumentos adelantados.

Despenalización, legalización: ¿de qué hablamos?

Los políticos se expresan abiertamente sobre la legalización de la marihuana o sobre su despenalización, a veces sin hacer matices entre los términos. Sin embargo, estas dos nociones cubren realidades diferentes.

“Despenalizar” el uso de marihuana significa, literalmente, abandonar el castigo penal por el consumo de este producto o al menos reducir el nivel de la pena para el consumidor (desde la prisión hasta una multa, por ejemplo).

En cuanto al alcohol, la embriaguez no es un delito, pero la embriaguez pública y la conducción en estado de ebriedad siguen siendo reprimidas. Por ejemplo, Portugal despenalizó el uso de todas las drogas en 2001, pero el consumo en lugares públicos sigue siendo un delito, lo que puede llevar a la detención de la policía. Despenalizado, el producto sigue siendo ilegal, su venta o su tráfico sigue siendo un delito.

“Legalizar” significa dar un marco legal a un producto o actividad que no tiene uno. La legalización puede tomar diferentes formas, desde la más estricta hasta la más liberal (en el caso de la venta libre de un producto como la leche o el café, por ejemplo). El tipo de consumo puede ser limitado: Suiza, Canadá, Uruguay o California y otros 29 estados de EEUU permiten la marihuana para uso terapéutico.

El estado puede establecer un monopolio de ventas para el tabaco, o incluso controlar todas las etapas, desde la producción hasta la venta. ¿Qué estructura adoptar? Esta es la pregunta planteada actualmente por los estados de Colorado y Washington en los Estados Unidos que, luego de un referéndum en noviembre de 2012, permitió la legalización de la marihuana con fines recreativos.

¿Cuáles son las políticas de marihuana de los diferentes estados del mundo?

En Europa, estos pueden clasificarse según su grado de severidad:

Francia, Suecia y Finlandia lideran las políticas más severas. En estos países, la marihuana es una “droga como cualquier otra”. Su producción, venta y consumo constituyen un delito penal.

– En España, Portugal, Suiza, Luxemburgo, el consumidor arriesga una multa. En España, la posesión y el consumo de narcóticos se tolera fuera de los lugares públicos. El cultivo de marihuana está permitido en privado y la venta de semillas se legalizó en 2006.

– En Bélgica, Dinamarca, los Países Bajos, Italia y Alemania, el consumo se tolera, mientras que el cultivo y venta de marihuana es un delito. La posesión, incluso en pequeñas cantidades, está prohibida en Alemania. En Dinamarca e Italia, las personas pueden conservar hasta 10 gramos y 500 gramos de marihuana respectivamente para su uso personal.

En Italia la marihuana la cultiva el Ejercito y la distribuye en las farmacias para las personas que la necesiten puedan recurrir a ella siempre y cuando tengan prescripción médica.

La política en los Países Bajos es la más cercana a la legalización de la marihuana, ya que en este país, las personas mayores de 18 años pueden comprar libremente hasta 5 gr de marihuana en cafeterías dedicadas a la marihuana.  Se encuentra bajo el control estatal, estos establecimientos no distribuyen ninguna otra sustancia (especialmente no drogas duras) y no hacen publicidad.

En Australia, dos estados, Australia Meridional y el Territorio de la Capital Australiana, Canberra, han despenalizado la posesión de marihuana en pequeñas cantidades y su cultivo, siempre que estén reservados para uso personal, aunque en Australia también se ha despenalizado el uso de la marihuana medicinal, pero todavía va muy lenta su implantación.

En los Estados Unidos, 29 estados, han autorizado la prescripción de marihuana medicinal. Por lo tanto, está autorizado para la venta en “clubes de marihuana” regulados y autorizados por las autoridades federales.

La marihuana medicinal todavía se administra en varias formas en Canadá, Alemania, Italia, Finlandia, los Países Bajos, Inglaterra, Australia, Nueva Zelanda y Bélgica.

Bueno y ya sabemos también que en Canadá y Uruguay es libre la compra de marihuana medicinal y marihuana recreativa.

Los argumentos del debate en la legalización o despenalización

Despenalizar, legalizar: ¿debe ser a favor o en contra?

Los argumentos presentados para responder a esta pregunta se establecen en registros muy diferentes, como la salud, la sociedad o incluso la economía.

Defensores de la legalización de la Marihuana

Para los defensores de la legalización, es necesario proporcionar un marco que permita a todos consumir marihuana porque:

-la política represiva aplicada durante décadas es ineficaz para reducir el número de consumidores (Francia tiene, por ejemplo, la legislación más severa de Europa, pero es el país europeo donde la tasa de consumo es la más alta).

– La prohibición detendría el tráfico (o al menos disminuiría el crimen)

– y garantizar un consumo controlado en el marco de un sector regulado por el poder público.

Algunos también resaltan los costos sociales y de salud de controlar el marihuana : ​​la estigmatización (por arrestos, multas, etc.) de las personas vulnerables que usan marihuana solo amplía la brecha entre ellos y la sociedad. El uso del mercado negro los pone en contacto con drogas duras con mayor facilidad, las fuerzas policiales movilizadas para la vigilancia de individuos suponen un coste muy elevado para los estados.

Detractores de la legalización de la Marihuana

Por su parte, los opositores de la legalización de la marihuana afirman:

– que los problemas de salud relacionados con el consumo regular de marihuana, especialmente en los individuos más jóvenes, son demasiado preocupantes (pérdida de capacidades cognitivas, riesgo de trastornos psicóticos, abandono escolar, etc.) para aumentar la disponibilidad De este producto y, de hecho, se corre el riesgo de aumentar el número de consumidores. Y para citar el ejemplo del tabaco y el alcohol: estas drogas lícitas tienen niveles de consumo ocho veces más altos que los de las drogas ilícitas (también es verdad que se encuentran muy fácilmente).

– que la legalización sería un reconocimiento del bajo riesgo para su salud de que los jóvenes consumieran marihuana, de ahí un aumento en el consumo entre ellos. Por otro lado, para los adolescentes tienen una  mayor disponibilidad de marihuana que fomentaría un enfrentamiento por otras drogas más fuertes (como la heroína) y todavía está prohibido.

La legalización aún plantea la cuestión del control del mercado por parte de grandes grupos industriales como las farmacéuticas, como los lobbies del alcohol o el tabaco, podría dictar sus leyes a los Estados.

En este debate, algunos recuerdan que si la marihuana puede autorizarse es antes por razones médicas (como Marinol®, Césamet® o Sativex® sublingual spray) y no la de la planta de marihuana en vista de los efectos de dicho consumo en la salud física y mental.

La experiencia histórica de la legalización

El modelo de los Países Bajos es, en primer lugar, citado como ejemplo. En este país, el consumo de marihuana aumentó inicialmente (del 8,5% al ​​11,5% entre 1984 y 1992) y luego se estabilizó a un nivel comparable al nivel más bajo que el alcanzado por los demás países europeos .

Despenalizar la cultura de las drogas para uso personal, pero no vender, es una analogía parcial de lo que sería la legalización. En la región de Camberra, cada familia puede cultivar una planta de marihuana (tres plantas en 1999, cerca de 10 en 1987 en el momento de firmar el acto legislativo) para uso personal.

En general, es difícil establecer correlaciones simples basadas en ejemplos existentes: algunos países que han reducido las sanciones penales han visto aumentar su consumo, otros han disminuido (este es el caso de Portugal que ha despenalizado el uso de todas las drogas), y aquellos que aumentaron las penas encontraron un aumento en el consumo o estancamiento.

¿Qué nos espera con la legalización de la marihuana?

De hecho, los expertos coinciden en que, en el caso de la legalización, diferentes parámetros juegan un papel clave en la regulación de la marihuana. Los impuestos deben ser lo suficientemente altos para desalentar el uso de marihuana, pero lo suficientemente bajos para evitar el recurso al mercado negro, deben evolucionar de acuerdo con el consumo del producto. La producción personal puede estar permitida pero restringida y la publicidad prohibida. Finalmente, estos métodos de aplicación se ajustarán de acuerdo con la experiencia.

 

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here