¬ŅCu√°nto tiempo duran los efectos de la marihuana en nuestro cuerpo?

0
258
Duración de los Efectos de la Marihuana en nuestro Cuerpo
Duración de los Efectos de la Marihuana en nuestro Cuerpo

Duración de los efectos de la Marihuana

Para la marihuana fumada, los componentes activos contenidos en el humo de la marihuana pasan de los pulmones a la sangre en minutos, el pico aparece después de 15 minutos.

Duración: alrededor de 1 a 4 horas
Los efectos producidos por el marihuana ingerida aparecen después de aproximadamente 60 minutos. Con este modo de consumo, hay tres o cuatro veces menos absorción de THC en la sangre que cuando se fuma, pero la dosis es más difícil de ajustar (ya que el efecto se retrasa).

Duración: en promedio de 6 a 8 horas
Los efectos contradictorios de los cannabinoides en el sistema inmunológico.
El uso de marihuana tiene un impacto muy variado y, a veces, incluso contradictorio en el sistema inmunológico. Como precaución, dados los efectos inmunosupresores y carcinogénicos atribuidos al THC, es aconsejable evitar las variedades de marihuana con un alto contenido de THC que podrían resultar más peligrosas para la salud humana.

Los prejuicios y las creencias a favor o en contra de la marihuana hacen que la comprensión de los efectos de la marihuana en el sistema inmunológico sea uno de los campos científicos más controvertidos.

Marihuana medicinal y marihuana recreativa

Tambi√©n sucede que el uso m√©dico se coloca, equivocadamente, en el mismo nivel que el consumo ¬ęrecreativo¬Ľ de marihuana al crear debates y confusiones sobre sus aspectos negativos y aquellos potencialmente terap√©uticos son muchos los que quieren torpedear a la marihuana.

Doble aspecto de los fitocannabinoides en las c√©lulas del sistema inmunol√≥gico: ¬Ņt√≥xico o beneficioso?

Sistema inmunológico está a cargo de mantener la salud

El sistema inmunol√≥gico est√° a cargo de mantener la salud y la defensa del cuerpo durante las intrusiones de cuerpos extra√Īos y pat√≥genos como virus, bacterias o par√°sitos. Su papel fundamental, as√≠ como su naturaleza basada en c√©lulas (p. Ej., Linfocitos, leucocitos, macr√≥fagos) que circulan por todo el cuerpo en busca de invasores, lo hacen muy bien regulado y, por lo tanto, particularmente dif√≠cil de estudiar en su totalidad.

Gran parte de los resultados en este campo se derivan de experimentos realizados in vitro utilizando células individuales o tejidos orgánicos. En este tipo de estudio, los fitocannabinoides, compuestos biológicamente activos que se encuentran en la marihuana, han demostrado que pueden influir en el comportamiento de las células del sistema inmunitario, especialmente en su viabilidad y en la cantidad de ciertas moléculas que estas células pueden liberar. Para defender el cuerpo, llamadas citoquinas.

Estudios atribuyen una acción inmunosupresora a los fitocannabinoides

Muchos estudios atribuyen una acci√≥n inmunosupresora a los fitocannabinoides, lo que significa que estos compuestos disminuyen las respuestas de defensa del cuerpo. Sin embargo, no se pierda la investigaci√≥n que contradice o critica estos resultados, se√Īalando, por ejemplo, la concentraci√≥n de cannabinoides utilizados, que se considera excesiva en comparaci√≥n con la que los fumadores fuman.

El progreso tecnológico ha hecho posibles exámenes cada vez más agudos, incluso in vivo, es decir, directamente en animales o humanos. Por lo tanto, los resultados de la investigación epidemiológica sobre las acciones del uso esporádico o regular de la marihuana se multiplican y se vuelven más ligeros.

El consumo regular de marihuana puede disminuir las defensas inmunitarias

El efecto inmunosupresor del consumo de marihuana con fines ¬ęrecreativos¬Ľ se aplaz√≥ en una encuesta realizada en 2003 entre diecis√©is usuarios regulares y trece usuarios ocasionales de marihuana. En particular, parece que la marihuana causa una disminuci√≥n en el n√ļmero de linfocitos ¬ęasesinos naturales¬Ľ.

Como su nombre lo sugiere, el papel de estas c√©lulas es matar c√©lulas enfermas, tumorales o infectadas en unas pocas horas, mientras se evitan otras c√©lulas sanas. Tambi√©n parece que la marihuana, incluso si se consume espor√°dicamente, interrumpe la liberaci√≥n de citoquinas, las peque√Īas prote√≠nas que contribuyen activamente a la defensa del cuerpo.

Los fumadores de marihuana pueden tener m√°s probabilidades de desarrollar tumores

Una de las principales consecuencias de este trastorno es que los fumadores de marihuana pueden tener m√°s probabilidades de desarrollar tumores o enfermedades infecciosas . El riesgo es mayor entre quienes consumen marihuana que contiene los niveles m√°s altos de THC (őĒ9-tetrahidrocannabinol, el principal compuesto psicoactivo de la planta de marihuana).

El THC puede tener efectos inmunosupresores

Varios estudios realizados en células aisladas en animales o humanos muestran que el THC debilita el sistema inmunológico al causar también la destrucción de ciertas células en el bazo, órgano clave en la producción de células defensoras.

Esta disminución en la protección contra las infecciones puede ser particularmente grave en los bebés. En particular, las madres infectadas con SIDA u otros trastornos que debilitan el sistema inmunológico, si consumen marihuana pueden aumentar el riesgo de que su hijo contraiga estas enfermedades.

Además, los experimentos en ratones han demostrado que el THC suprime las defensas inmunitarias en el caso de, por ejemplo, la infección por Legionella Pneumophila, una bacteria que afecta el tracto respiratorio.

En los seres humanos, el consumo regular de marihuana también se ha relacionado con la deformación de los macrófagos en los alvéolos pulmonares, lo que causa deficiencias en los mecanismos de defensa de patógenos.

Cannabidiol, el componente no psicoactivo m√°s importante de la marihuana

El cannabidiol, el componente no psicoactivo m√°s importante de la marihuana, puede contrarrestar los efectos del THC.

Uno de los remedios importantes parece estar en la marihuana en sí misma: es el cannabidiol, el componente no psicoactivo más importante de la planta.

Un estudio reciente ha demostrado que los ratones con enfermedades pulmonares pueden tratarse eficazmente con cannabidiol, ya conocido desde hace varios a√Īos por estas propiedades antiinflamatorias y autoinmunes, pero tambi√©n como neuroprotectores, analg√©sicos, ansiol√≠ticos, antipsic√≥ticos, y crecimientos anticancer√≠genos.

Dado que el cannabidiol no tiene efectos secundarios conocidos hasta el momento, su aplicación terapéutica es de gran interés. Sin embargo, es importante tener en cuenta que una de las principales dificultades encontradas es la de determinar la dosis correcta que debe utilizarse. Sobre la base de la investigación sobre este compuesto, parece que el cannabidiol ejerce una regulación muy fina y compleja del sistema inmunológico, que requiere una investigación adicional para poder administrar la cantidad apropiada para lograr el efecto terapéutico deseado.

Fitocannabinoides: ¬ŅCarcin√≥genos o Anticancer√≠genos?

Los trastornos del sistema inmunitario pueden conducir a varias patolog√≠as, incluido el desarrollo de c√©lulas cancerosas. Varios estudios muestran una correlaci√≥n con el uso de marihuana y la mutaci√≥n de las c√©lulas del epitelio bronquial en c√©lulas cancerosas. El THC parece ser un factor de riesgo importante ya que da√Īa la protecci√≥n natural contra los tumores.

Otros estudios reportan un efecto anticancerígeno de los cannabinoides

Cuando el THC se aplica directamente a ciertos tumores in vitro o se administra a ratones modificados genéticamente para producir más metástasis, se induce una reducción en los cánceres.

Estos datos aparentemente contradictorios pueden explicarse, por un lado, por la complejidad del sistema endocannabinoide (el conjunto de moléculas fabricadas por el cuerpo si es necesario y que también pueden ser moduladas por los fitocannabinoides contenidos en el marihuana), y por otro lado, por la gran variedad de tipos de cáncer.
El sistema endocannabinoide desempe√Īa un papel importante tambi√©n en la protecci√≥n contra la neurocirug√≠a.

El sistema endocannabinoide, por otro lado, tambi√©n est√° presente en el cerebro. Varias l√≠neas de evidencia demuestran que los cannabinoides, ya sean los fitocannabinoides contenidos en el marihuana o los endocannabinoides producidos por nuestro cuerpo, desempe√Īan un papel fundamental en la modulaci√≥n de la inflamaci√≥n y la protecci√≥n celular tambi√©n a nivel del cerebro.

Papel neuroprotector desempe√Īado por el sistema endocannabinoide

M√°s espec√≠ficamente, estudios recientes han demostrado un papel neuroprotector desempe√Īado por el sistema endocannabinoide en casos de trauma agudo, como apoplej√≠a y epilepsia, y en enfermedades neurodegenerativas cr√≥nicas como la enfermedad de Parkinson , esclerosis m√ļltiple y Alzheimer.

Numerosas investigaciones están arrojando luz sobre los mecanismos de acción de los endocannabinoides y fitocannabinoides como agentes neuroprotectores. Sin embargo, dependiendo del tipo de experimento realizado, los resultados también son bastante contradictorios en esta área. Por ejemplo, dependiendo de las dosis utilizadas, el THC puede tener una acción neuroprotectora o neurotóxica.

Conclusión

Est√° claro que los cannabinoides (fitocannabinoides y endocannabinoides) tienen la capacidad de modular el sistema de defensa de nuestro cuerpo. El uso de marihuana para uso tanto recreativo como m√©dico puede tener importantes consecuencias para la salud. Aunque algunos de los mecanismos moleculares subyacentes a todos estos efectos han sido aclarados, a√ļn queda mucho por entender o incluso descubrir.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here