¿Cómo funciona la Metadona en las Personas?

0
23
¿Cómo Funciona la Metadona en las Personas?

¿Qué es la metadona?

La metadona es un medicamento utilizado en el tratamiento asistido con medicación para ayudar a las personas a reducir o abandonar su consumo de heroína u otros opiáceos. La metadona se ha utilizado durante décadas para tratar a las personas adictas a la heroína y a los analgésicos narcóticos. Cuando se toma según lo prescrito, es segura y eficaz. Permite a las personas recuperarse de su adicción y recuperar una vida activa y significativa. Para obtener resultados óptimos, los pacientes deben participar también en un programa completo de tratamiento asistido con medicamentos que incluya asesoramiento y apoyo social.

¿Cómo funciona la metadona?

La metadona actúa cambiando la forma en que el cerebro y el sistema nervioso responden al dolor. Disminuye los síntomas dolorosos de la abstinencia de opiáceos y bloquea los efectos eufóricos de las drogas opiáceas como la heroína, la morfina y la codeína, así como los opiáceos semisintéticos como la oxicodona y la hidrocodona.

La metadona se ofrece en forma de pastillas, líquidos y obleas y se toma una vez al día. El alivio del dolor de una dosis de metadona dura entre cuatro y ocho horas. El Tratamiento asistido con medicamentos para la adicción a los opiáceos en programas de tratamiento de opiáceos muestra que la metadona es eficaz en dosis más altas, especialmente para los consumidores de heroína, lo que les ayuda a permanecer en los programas de tratamiento durante más tiempo.

Al igual que con todos los medicamentos utilizados en el tratamiento asistido con medicamentos (MAT), la metadona debe ser prescrita como parte de un plan de tratamiento integral que incluye el asesoramiento y la participación en programas de apoyo social.

Parafernalia de Marihuana
Zapatillas de Marihuana
Zapatillas Marihuana
Parafernalia de Marihuana
Gorras de Marihuana de Marihuana
Gorra de Marihuana
Parafernalia de Marihuana
Grinders de Marihuana
Grinder de Marihuana

¿Cómo puede un paciente recibir metadona?

Los pacientes que toman metadona para tratar la adicción a los opioides deben recibir la medicación bajo la supervisión de un médico. Después de un período de estabilidad (basado en el progreso y el cumplimiento comprobado y constante de la dosis de la medicación), se puede permitir que los pacientes tomen la metadona en casa entre las visitas al programa. Por ley, la metadona sólo puede dispensarse a través de un programa de tratamiento de opiáceos.

La duración del tratamiento con metadona varía de una persona a otra. Algunos pacientes pueden requerir tratamiento durante años. Incluso si un paciente siente que está preparado para dejar el tratamiento con metadona, éste debe interrumpirse gradualmente para evitar el síndrome de abstinencia. Esta decisión debe ser supervisada por un médico.

Seguridad de la metadona

La metadona puede crear adicción, por lo que debe utilizarse exactamente como se ha prescrito. Esto es especialmente importante para los pacientes a los que se les permite tomar la metadona en casa y no están obligados a tomar la medicación bajo supervisión en un OTP. La medicación de la metadona se adapta específicamente a cada paciente (ya que las dosis suelen ajustarse y reajustarse) y nunca debe compartirse ni darse a otras personas. Los pacientes deben compartir su historial médico completo con los proveedores de salud para garantizar el uso seguro de la medicación.

Accesorios para el Cultivo
Paraguas de Marihuana
Paraguas Marihuana
Accesorios de Marihuana
Bong de Marihuana
Bong Marihuana
Parafernalia de Marihuana
Máquinas de liar de Marihuana
Maquinas para Liar

Otros medicamentos pueden interactuar con la metadona y provocar afecciones cardíacas. Incluso después de que desaparezcan los efectos de la metadona, los ingredientes activos del medicamento permanecen en el cuerpo durante mucho más tiempo. Tomar más metadona puede provocar una sobredosis involuntaria.

Los siguientes consejos pueden ayudar a conseguir los mejores resultados del tratamiento:

Nunca use más de la cantidad prescrita y tómela siempre a las horas indicadas. Si se omite una dosis, o si se siente que no está funcionando, no tome una dosis extra de metadona.

Termos de Marihuana
Termos de Marihuana
Termos de Marihuana
Parafernalia de Marihuana
Guantes de Cocina de Marihuana
Guantes Cocina
Accesorios de Marihuana
Gorros de Marihuana
Gorros de Punto

No consuma alcohol mientras esté tomando metadona.
Tenga cuidado al conducir o manejar maquinaria mientras toma metadona.
Tome medidas para evitar que los niños tomen metadona accidentalmente.
Guarde la metadona a temperatura ambiente y lejos de la luz.
Deseche la metadona no utilizada tirándola por el inodoro.

Efectos secundarios de la metadona

Los efectos secundarios deben tomarse en serio, ya que algunos de ellos pueden indicar una emergencia.
Experimenta dificultad para respirar o respiración superficial
Se sienten mareados o se desmayan
Experimentan urticaria o sarpullido; hinchazón de la cara, los labios, la lengua o la garganta
Siente dolor en el pecho
siente un latido del corazón rápido o fuerte
Experimentar alucinaciones o confusión
Las mujeres embarazadas o en periodo de lactancia y la metadona

Las mujeres embarazadas o en periodo de lactancia pueden tomar metadona sin peligro. Cuando el síndrome de abstinencia de una droga de la que se abusa se produce en una mujer embarazada, hace que el útero se contraiga y puede provocar un aborto o un parto prematuro. La capacidad de la metadona para prevenir los síntomas de abstinencia ayuda a las mujeres embarazadas a controlar mejor su adicción y a evitar los riesgos para la salud de la madre y el bebé.

Someterse a un tratamiento de mantenimiento con metadona durante el embarazo no provoca defectos de nacimiento, pero algunos bebés pueden sufrir el síndrome de abstinencia después de nacer. Esto no significa que el bebé sea adicto. El síndrome de abstinencia del bebé suele comenzar unos días después del nacimiento, pero puede empezar entre dos y cuatro semanas después del mismo.

Las madres que toman metadona pueden seguir dando el pecho. Las investigaciones han demostrado que los beneficios de la lactancia superan el efecto de la pequeña cantidad de metadona que entra en la leche materna. Una mujer que esté pensando en interrumpir el tratamiento con metadona por motivos de lactancia o embarazo debe hablar primero con su médico.

Entrada en el tratamiento

El tratamiento de mantenimiento con metadona está indicado para pacientes dependientes de opiáceos o con antecedentes de dependencia de opiáceos. En entornos cerrados, es importante recordar que los pacientes que no son actualmente dependientes físicamente de los opioides pueden beneficiarse de los efectos de prevención de recaídas del tratamiento de mantenimiento con metadona.

Los pacientes también deben ser capaces de dar su consentimiento informado para el tratamiento de mantenimiento con metadona.

Contraindicaciones

A los pacientes con enfermedades hepáticas graves no se les debe prescribir un tratamiento de mantenimiento con metadona, ya que ésta puede precipitar una encefalopatía hepática.

A los pacientes con intolerancia a la metadona o a los ingredientes de las fórmulas de metadona no se les debe prescribir metadona.

Pacientes prioritarios

VIH positivo

Recibir tratamiento para el VIH o la hepatitis C
Pacientes que han estado en programas comunitarios de tratamiento de mantenimiento con metadona. Es muy importante que el tratamiento del paciente no se interrumpa innecesariamente; por lo tanto, el entorno cerrado debe contar con un procedimiento para las personas que son detenidas mientras reciben metadona.
Antecedentes de sobredosis de drogas en entornos cerrados
Antecedentes de autolesiones/comportamiento suicida en relación con la dependencia de opiáceos

Las mujeres embarazadas dependientes de opiáceos deben comenzar el tratamiento de mantenimiento con metadona lo antes posible. Las mujeres embarazadas deben ser evaluadas y dosificadas de la misma manera que las demás pacientes. Si una paciente se queda embarazada durante el tratamiento de mantenimiento con metadona, se le puede mantener la dosis diaria habitual.

En el último trimestre del embarazo, puede ser necesario aumentar la dosis diaria para controlar adecuadamente los síntomas de abstinencia. Los bebés nacidos de madres en tratamiento de mantenimiento con metadona pueden experimentar un síndrome de abstinencia, que debe ser manejado por un especialista en atención postnatal.

Riesgos y precauciones

Hay pocos riesgos asociados con el uso a largo plazo de la metadona. La metadona no daña ninguno de los principales órganos o sistemas del cuerpo. Hay pocos efectos secundarios de la metadona y los que se producen son menos perjudiciales que los riesgos asociados al consumo de opiáceos ilícitos.

Sobredosis

El principal riesgo asociado a la metadona es la sobredosis. La sobredosis de metadona puede no ser evidente hasta tres o cuatro horas después de la ingestión. Los pacientes deben ser vigilados estrechamente durante la primera semana de tratamiento para detectar signos de sobredosis, como por ejemplo

Pupilas puntiformes
Náuseas y vómitos
Mareos
Sedación excesiva
Dificultad para hablar
Ronquidos
Pulso lento y respiración superficial
Formación de espuma en la boca
Inconsciente e incapaz de ser despertado

Es más probable que se produzca una sobredosis si el paciente está consumiendo otras drogas que deprimen el sistema nervioso central, por ejemplo, alcohol, benzodiacepinas u opiáceos. Los pacientes deben ser informados de los riesgos del uso de estos fármacos en combinación con la metadona.

En caso de sobredosis, debe administrarse naloxona. Ésta revierte los efectos de la metadona. Dado que la metadona tiene una vida media larga, es necesario proporcionar una infusión prolongada o múltiples dosis de naloxona durante varias horas. Los pacientes que han sufrido una sobredosis deben ser trasladados a un hospital y vigilados durante al menos cuatro horas.

Uso continuado de polifármacos

La metadona debe prescribirse con precaución a los pacientes que estén consumiendo otras drogas, en particular las que deprimen el sistema nervioso central (por ejemplo, alcohol, benzodiacepinas). Debe advertirse a los pacientes del mayor riesgo de sobredosis asociado al uso de metadona en combinación con otras drogas.

Problemas médicos concurrentes

La metadona debe prescribirse con precaución en pacientes con:

Asma y otras afecciones respiratorias
Hipotiroidismo
Insuficiencia adrenocortical
Hipopituitarismo
Hipertrofia prostática
Estrechez uretral
Diabetes mellitus

Consentimiento informado y planificación del tratamiento

Se debe informar al paciente:

La justificación del tratamiento de mantenimiento con metadona
Las razones por las que se ha recomendado para tratar su dependencia de opiáceos
Los efectos secundarios y los riesgos del tratamiento
La duración prevista del tratamiento
Otras opciones de tratamiento
Como parte del consentimiento informado, explique al paciente las normas que debe seguir para recibir el tratamiento con metadona. Por ejemplo:

Los pacientes consumen su dosis completa delante del personal de dosificación y no dan ni venden ninguna parte de su dosis a otras personas.
No debe haber violencia ni amenazas de violencia contra el personal u otros pacientes

El paciente debe asistir a las consultas con su médico cuando sea necesario

La primera dosis

La primera dosis de metadona que se administra al paciente es baja. El tamaño de la dosis se incrementa gradualmente hasta alcanzar la dosis de mantenimiento. La dosis de mantenimiento es la cantidad de metadona que el paciente necesita para evitar los síntomas de abstinencia de los opiáceos, pero no induce a la euforia.

La primera dosis de metadona debe ser de entre 10 y 30 mg. Los pacientes que han consumido opioides recientemente pueden recibir una primera dosis en el extremo superior de este rango. La primera dosis administrada a un paciente que no ha consumido opiáceos recientemente no debe ser superior a 10-20mg.

Al determinar el tamaño de la primera dosis, hay que tener en cuenta que las muertes por sobredosis de metadona en las dos primeras semanas de tratamiento se han producido con dosis tan bajas como 40-60mg al día.

Observe al paciente 3-4 horas después de haber tomado la primera dosis. Si el paciente muestra signos de sobredosis, siga vigilando al paciente a intervalos de quince minutos. Si el paciente entra en coma, administrar naloxona en infusión prolongada.

Suministre la misma dosis diaria durante tres días. El paciente experimentará efectos crecientes con la misma dosis durante este tiempo. Después de los tres primeros días, evaluar los síntomas de abstinencia del paciente. Si el paciente experimenta síndrome de abstinencia, aumentar la dosis en 5-10 mg cada tres días. Los aumentos de dosis no deben ser superiores a 20 mg por semana.

Vigilar al paciente para detectar signos de abstinencia e intoxicación y ajustar la dosis de metadona en consecuencia para encontrar la dosis de mantenimiento del paciente. Este proceso puede durar varias semanas. La dosis de mantenimiento suele estar entre 60-120mg, pero puede ser mayor o menor, dependiendo del historial de consumo de opioides del paciente.

Comprar Parafernalia

Parafernalia de Marihuana
Aceite de Cáñamo
Parafernalia de Marihuana
Aceite de CBD
Parafernalia de Marihuana
Armarios de Cultivo
Parafernalia de Marihuana
Luces Cultivo
Accesorios de Marihuana
Vaporizadores
Parafernalia de Marihuana
Peladora de Cogollos
Parafernalia de Marihuana
Edredón Marihuana
Accesorios de Marihuana
Alfombra Marihuana
Parafernalia de Marihuana
Mantas de marihuana
Si te ha gustado AYÚDANOS, dale a COMPARTIR en las REDES SOCIALES y agrégate a nuestro Instagram
https://www.instagram.com/semillasdemarihuana.info/
COMPARTIR
Artículo anteriorFertilizantes para plantas de Marihuana autoflorecientes
Artículo siguiente¿Cómo dejar de consumir metadona?
Soy un apasionado de esta fabulosa planta, cultivador y estudioso de la marihuana, siempre aprendiendo. Me gusta escuchar y aprender de las nuevas genéticas, nuevas cepas de marihuana. Siento pasión por la marihuana, por su cultura, por el cultivo y por el misterio que gira entorno a ella. Me encanta la actualidad cannábica y soy un amante de la marihuana medicinal, un curioso. Me gusta compartir lo poco que sé.