¿Cómo dejar de consumir metanfetamina?

0
37
¿Cómo dejar de consumir metanfetamina?

Dejar de Consumir Metanfetamina

La metanfetamina es un potente estimulante altamente adictivo que afecta al sistema nervioso central. También conocida como metanfetamina, tiza, hielo y cristal, entre otros muchos términos, adopta la forma de un polvo cristalino blanco, inodoro y de sabor amargo que se disuelve fácilmente en agua o alcohol.

La metanfetamina se desarrolló a principios del siglo XX a partir de su droga madre, la anfetamina, y se utilizaba originalmente en descongestionantes nasales e inhaladores bronquiales. Al igual que la anfetamina, la metanfetamina provoca un aumento de la actividad y la locuacidad, una disminución del apetito y una sensación placentera de bienestar o euforia.

Sin embargo, la metanfetamina difiere de la anfetamina en que, a dosis comparables, llegan al cerebro cantidades mucho mayores de la droga, lo que la convierte en un estimulante más potente. También tiene efectos más duraderos y perjudiciales para el sistema nervioso central. Estas características la convierten en una droga con un alto potencial de abuso generalizado.

Desde el punto de vista médico, puede estar indicada para el tratamiento del trastorno por déficit de atención e hiperactividad (TDAH) y como componente a corto plazo de los tratamientos para perder peso, pero estos usos son limitados y rara vez se prescribe; además, las dosis prescritas son muy inferiores a las que se suelen consumir.

Parafernalia de Marihuana
Zapatillas de Marihuana
Zapatillas Marihuana
Parafernalia de Marihuana
Gorras de Marihuana de Marihuana
Gorra de Marihuana
Parafernalia de Marihuana
Grinders de Marihuana
Grinder de Marihuana

¿Cómo se consume la metanfetamina?

La metanfetamina se presenta en varias formas y puede fumarse, inhalarse (esnifarse), inyectarse o ingerirse por vía oral. El método preferido para consumir la droga varía según la región geográfica y ha cambiado con el tiempo.

Fumar o inyectarse la metanfetamina hace que la droga llegue muy rápidamente al torrente sanguíneo y al cerebro, provocando un «subidón» inmediato e intenso y amplificando el potencial de adicción de la droga y sus consecuencias adversas para la salud. El subidón, o «flash», dura sólo unos minutos y se describe como extremadamente placentero. El esnifado o la ingestión oral producen euforia, un subidón, pero no un subidón intenso. La inhalación produce efectos en 3 a 5 minutos, y la ingestión oral produce efectos en 15 a 20 minutos.

Al igual que ocurre con muchos estimulantes, la metanfetamina se consume con mayor frecuencia en un patrón de «atracón y colapso». Como los efectos placenteros de la metanfetamina desaparecen incluso antes de que la concentración de la droga en la sangre descienda significativamente, los consumidores intentan mantener el subidón tomando más cantidad de la droga. En algunos casos, los consumidores se entregan a una forma de atracón conocida como «carrera», renunciando a la comida y al sueño mientras siguen tomando la droga durante varios días.

Accesorios para el Cultivo
Paraguas de Marihuana
Paraguas Marihuana
Accesorios de Marihuana
Bong de Marihuana
Bong Marihuana
Parafernalia de Marihuana
Máquinas de liar de Marihuana
Maquinas para Liar

¿Cómo se fabrica la metanfetamina?

La mayor parte de la metanfetamina que se consume en este país se fabrica en «superlaboratorios» aquí o, normalmente, en México. Pero la droga también se fabrica fácilmente en pequeños laboratorios clandestinos, con ingredientes relativamente baratos de venta libre, como la pseudoefedrina, un ingrediente común en los medicamentos para el resfriado.

Algunos Estados incluso han hecho que la pseudoefedrina esté disponible sólo con receta médica. México también ha endurecido sus restricciones sobre este y otros precursores de la metanfetamina. Pero los fabricantes se adaptan a estas restricciones mediante operaciones de «pitufeo» a pequeña o gran escala: obteniendo pseudoefedrina de múltiples fuentes, por debajo de los umbrales legales, utilizando múltiples identificaciones falsas.

En la producción de metanfetamina también intervienen otros productos químicos de fácil obtención que son peligrosos, como la acetona, el amoníaco anhidro (fertilizante), el éter, el fósforo rojo y el litio. La toxicidad de estas sustancias químicas puede permanecer en el entorno de un laboratorio de producción de metanfetamina mucho tiempo después de que se haya cerrado el laboratorio, causando una amplia gama de efectos perjudiciales para la salud. Debido a estos peligros, la Agencia de Protección del Medio Ambiente de los Estados Unidos ha proporcionado orientaciones sobre la limpieza y el saneamiento de los laboratorios de metanfetamina.

Termos de Marihuana
Termos de Marihuana
Termos de Marihuana
Parafernalia de Marihuana
Guantes de Cocina de Marihuana
Guantes Cocina
Accesorios de Marihuana
Gorros de Marihuana
Gorros de Punto

¿En qué se diferencia la metanfetamina de otros estimulantes, como la cocaína?

La molécula de la metanfetamina es estructuralmente similar a la anfetamina y al neurotransmisor dopamina, una sustancia química del cerebro que desempeña un papel importante en la regulación de la recompensa, pero es muy diferente de la cocaína. Aunque estos estimulantes tienen efectos conductuales y fisiológicos similares, existen algunas diferencias importantes en los mecanismos básicos de su funcionamiento.

A diferencia de la cocaína, que se elimina rápidamente y se metaboliza casi por completo en el cuerpo, la metanfetamina tiene una duración de acción mucho más larga, y un mayor porcentaje de la droga permanece sin cambios en el cuerpo. Por lo tanto, la metanfetamina permanece en el cerebro durante más tiempo, lo que en última instancia conduce a efectos estimulantes prolongados. Aunque tanto la metanfetamina como la cocaína aumentan los niveles de dopamina, la administración de metanfetamina en estudios con animales conduce a niveles mucho más altos de dopamina, porque las células nerviosas responden de forma diferente a las dos drogas.

La cocaína prolonga la acción de la dopamina en el cerebro al bloquear la reabsorción (recaptación) del neurotransmisor por parte de las células nerviosas señalizadoras. En dosis bajas, la metanfetamina también bloquea la recaptación de dopamina, pero también aumenta la liberación de dopamina, lo que provoca concentraciones mucho más altas en la sinapsis (el espacio entre las neuronas), que pueden ser tóxicas para las terminales nerviosas.

¿Cuáles son los efectos inmediatos (a corto plazo) del consumo de metanfetamina?

Como potente estimulante, la metanfetamina, incluso en pequeñas dosis, puede aumentar la vigilia y la actividad física y disminuir el apetito. La metanfetamina también puede causar una variedad de problemas cardiovasculares, incluyendo aceleración del ritmo cardíaco, latidos irregulares y aumento de la presión arterial. La sobredosis de metanfetamina puede provocar hipertermia (aumento de la temperatura corporal) y convulsiones y, si no se trata inmediatamente, puede provocar la muerte.

Se cree que la mayoría de los efectos placenteros de la metanfetamina son el resultado de la liberación de niveles muy altos del neurotransmisor dopamina. La dopamina está implicada en la motivación, la experiencia del placer y la función motora, y es un mecanismo de acción común para la mayoría de las drogas de abuso. Se cree que la elevada liberación de dopamina producida por la metanfetamina también contribuye a los efectos nocivos de la droga en las terminales nerviosas del cerebro.

Los efectos a corto plazo pueden incluir
Aumento de la atención y disminución de la fatiga
Aumento de la actividad y de la vigilia
Disminución del apetito
Euforia y subidón
Aumento de la respiración
Ritmo cardíaco rápido/irregular
Hipertermia

¿Cuáles son los efectos a largo plazo del consumo de metanfetamina?

El consumo de metanfetamina a largo plazo tiene muchas consecuencias negativas, incluida la adicción. La adicción es una enfermedad crónica y recidivante, caracterizada por la búsqueda y el consumo compulsivo de drogas y acompañada de cambios funcionales y moleculares en el cerebro.

Como ocurre con muchas drogas, la tolerancia a los efectos placenteros de la metanfetamina se desarrolla cuando se toma repetidamente. Los consumidores suelen tener que tomar dosis más altas de la droga, tomarla con más frecuencia o cambiar la forma de tomarla para conseguir el efecto deseado. Los consumidores crónicos de metanfetamina pueden desarrollar dificultades para sentir cualquier otro placer que no sea el proporcionado por la droga, alimentando un mayor abuso.

La abstinencia de la metanfetamina se produce cuando un consumidor crónico deja de tomar la droga; los síntomas de abstinencia incluyen depresión, ansiedad, fatiga y un intenso deseo de consumir la droga.

Además de ser adictos a la metanfetamina, los consumidores crónicos pueden presentar síntomas que pueden incluir ansiedad significativa, confusión, insomnio, alteraciones del estado de ánimo y comportamiento violento. También pueden mostrar una serie de rasgos psicóticos, como paranoia, alucinaciones visuales y auditivas, y delirios (por ejemplo, la sensación de insectos que se arrastran bajo la piel). Los síntomas psicóticos a veces pueden durar meses o años después de que una persona haya dejado de consumir metanfetamina, y se ha demostrado que el estrés precipita la reaparición espontánea de la psicosis por metanfetamina en consumidores de metanfetamina anteriormente psicóticos.

Estos y otros problemas reflejan cambios significativos en el cerebro causados por el abuso de la metanfetamina. Los estudios de neuroimagen han demostrado alteraciones en la actividad del sistema dopaminérgico que se asocian a la reducción de la velocidad motora y al deterioro del aprendizaje verbal. Los estudios en consumidores crónicos de metanfetamina también han revelado graves cambios estructurales y funcionales en áreas del cerebro asociadas con la emoción y la memoria, que pueden explicar muchos de los problemas emocionales y cognitivos observados en los consumidores crónicos de metanfetamina.

Abusadores crónicos de metanfetamina

El abuso de la metanfetamina reduce en gran medida la unión de la dopamina a los transportadores de dopamina (resaltados en rojo y verde) en el estriado, un área del cerebro importante para la memoria y el movimiento. Con una abstinencia prolongada, los transportadores de dopamina en esta zona pueden restablecerse.

También se ha demostrado que el consumo de metanfetamina tiene efectos negativos en las células cerebrales no neuronales llamadas microglía. Estas células apoyan la salud del cerebro defendiéndolo contra los agentes infecciosos y eliminando las neuronas dañadas. Sin embargo, un exceso de actividad de las células microgliales puede agredir a las neuronas sanas. Un estudio en el que se utilizaron imágenes cerebrales descubrió que los niveles de células microgliales eran más del doble en los antiguos consumidores de metanfetamina que en las personas sin antecedentes de abuso de esta sustancia, lo que podría explicar algunos de los efectos neurotóxicos de la metanfetamina.

Algunos de los efectos neurobiológicos del consumo crónico de metanfetamina parecen ser, al menos parcialmente, reversibles. En el estudio mencionado anteriormente, la abstinencia de metanfetamina dio lugar a un menor exceso de activación microglial con el paso del tiempo, y los consumidores que habían permanecido libres de metanfetamina durante 2 años mostraron niveles de activación microglial similares a los de los sujetos de control del estudio. Otro estudio de neuroimagen mostró una recuperación neuronal en algunas regiones del cerebro tras una abstinencia prolongada.

Esta recuperación se asoció a una mejora del rendimiento en las pruebas de memoria motora y verbal. Pero la función en otras regiones del cerebro no se recuperó ni siquiera después de 14 meses de abstinencia, lo que indica que algunos cambios inducidos por la metanfetamina son muy duraderos. Además, el consumo de metanfetamina puede aumentar el riesgo de sufrir un accidente cerebrovascular, que puede causar daños irreversibles en el cerebro. Un estudio reciente mostró incluso una mayor incidencia de la enfermedad de Parkinson entre antiguos consumidores de metanfetamina.

Además de las consecuencias neurológicas y conductuales del abuso de la metanfetamina, los consumidores a largo plazo también sufren efectos físicos, como pérdida de peso, caries y pérdida de dientes graves («boca de metanfetamina») y llagas en la piel. Los problemas dentales pueden deberse a una combinación de mala nutrición e higiene dental, así como a la sequedad de boca y al rechinar de dientes provocados por la droga. Las llagas en la piel son el resultado de hurgarse y rascarse la piel para deshacerse de los insectos que se imaginan que se arrastran bajo ella.

Los efectos a largo plazo pueden incluir:

Adicción
Psicosis, incluyendo
paranoia
alucinaciones
actividad motora repetitiva
Cambios en la estructura y el funcionamiento del cerebro
Déficits en el pensamiento y las habilidades motoras
Aumento de la distracción
Pérdida de memoria
Comportamiento agresivo o violento
Alteraciones del estado de ánimo
Problemas dentales graves
Pérdida de peso

¿Cuáles son los riesgos del consumo de metanfetamina durante el embarazo?

Nuestros conocimientos sobre los efectos del abuso de la metanfetamina durante el embarazo son limitados porque los estudios sobre este tema han utilizado muestras pequeñas y no han podido tener en cuenta la posibilidad de que las madres consumieran otras drogas además de la metanfetamina. Pero las investigaciones disponibles apuntan a un aumento de las tasas de partos prematuros, desprendimiento de la placenta (separación del revestimiento de la placenta del útero) y diversos efectos en los bebés expuestos prenatalmente a la metanfetamina, como tamaño reducido, letargo y anomalías cardíacas y cerebrales.

Un gran estudio en curso financiado por el NIDA está examinando los resultados del desarrollo de los niños nacidos de madres que abusaron de la metanfetamina. Hasta ahora, los investigadores han encontrado problemas neuroconductuales, como la disminución de la excitación y el aumento del estrés, así como sutiles pero significativas deficiencias de atención en estos niños.

¿Las personas que abusan de la metanfetamina corren el riesgo de contraer el VIH/SIDA y la hepatitis B y C?

El consumo de metanfetamina aumenta el riesgo de contraer o transmitir el VIH y la hepatitis B y C, no sólo para las personas que se inyectan la droga, sino también para los consumidores de metanfetamina que no se inyectan. Entre los consumidores de drogas por vía parenteral, el VIH y otras enfermedades infecciosas se propagan principalmente a través de la reutilización o el uso compartido de jeringuillas, agujas y otros accesorios contaminados. Pero, independientemente de cómo se consuma la metanfetamina, sus efectos embriagadores pueden alterar el juicio y la inhibición y llevar a las personas a adoptar comportamientos inseguros, como las relaciones sexuales sin protección.

El consumo de metanfetamina se asocia a una cultura de comportamientos sexuales de riesgo, tanto entre los hombres que tienen relaciones sexuales con hombres como en las poblaciones heterosexuales, una relación que puede atribuirse al hecho de que la metanfetamina y los estimulantes relacionados pueden aumentar la libido. (Aunque, paradójicamente, el abuso de la metanfetamina a largo plazo puede estar asociado con una disminución del funcionamiento sexual, al menos en los hombres).

La combinación de las prácticas de inyección y la asunción de riesgos sexuales puede hacer que el VIH se convierta en un problema mayor entre los consumidores de metanfetamina que entre los de otras drogas, y algunos informes epidemiológicos ya muestran esta tendencia. Por ejemplo, aunque la relación entre la infección por el VIH y el consumo de metanfetamina aún no se ha establecido para los heterosexuales, los datos muestran una asociación entre el consumo de metanfetamina y la propagación del VIH entre los hombres que tienen relaciones sexuales con hombres.

El consumo de metanfetamina también puede empeorar la progresión de la enfermedad del VIH y sus consecuencias. En estudios con animales, se ha demostrado que la metanfetamina aumenta la replicación viral. Los estudios clínicos en humanos sugieren que los consumidores actuales de metanfetamina que toman terapia antirretroviral altamente activa (HAART) para tratar el VIH pueden tener un mayor riesgo de desarrollar SIDA que los no consumidores, posiblemente como resultado de una mala adherencia a la medicación. Los consumidores de metanfetamina con VIH también han mostrado una mayor lesión neuronal y deterioro cognitivo debido al VIH, en comparación con los que no abusan de la droga.

Las investigaciones financiadas por el NIDA han descubierto que, mediante el tratamiento del abuso de drogas, la prevención y los programas de divulgación basados en la comunidad, los drogadictos pueden cambiar sus comportamientos de riesgo con respecto al VIH. El abuso de drogas y los comportamientos de riesgo relacionados con las drogas, como el uso compartido de agujas y las prácticas sexuales de riesgo, pueden reducirse significativamente, disminuyendo así el riesgo de exposición al VIH y a otras enfermedades infecciosas. Por lo tanto, el tratamiento del abuso de drogas es la prevención del VIH.

Vías de la dopamina

En el cerebro, la dopamina desempeña un papel importante en la regulación de la recompensa y el movimiento. Como principal mensajero químico en la vía de la recompensa, la dopamina se fabrica en cuerpos celulares nerviosos situados en un grupo de neuronas llamado área tegmental ventral y se libera en el núcleo accumbens, a veces llamado «centro del placer» por su papel en la producción de sensaciones gratificantes, así como en el córtex prefrontal, responsable de funciones cognitivas superiores como la toma de decisiones y el autocontrol.

La regulación de las funciones motoras por parte de la dopamina está vinculada a una vía distinta: Los cuerpos celulares de la sustancia negra fabrican y liberan dopamina en el cuerpo estriado, que participa en la ejecución e inhibición de los movimientos y en el comportamiento de búsqueda de recompensas.

¿Qué tratamientos son eficaces para las personas que abusan de la metanfetamina?

Los tratamientos más eficaces para la adicción a la metanfetamina en este momento son las terapias conductuales, como las intervenciones cognitivo-conductuales y de gestión de contingencias. Por ejemplo, el Modelo Matrix, un enfoque de tratamiento conductual integral de 16 semanas de duración que combina la terapia conductual, la educación familiar, el asesoramiento individual, el apoyo de los 12 pasos, las pruebas de detección de drogas y el fomento de actividades no relacionadas con las drogas, ha demostrado ser eficaz para reducir el consumo de metanfetamina.

Las intervenciones de gestión de contingencias, que proporcionan incentivos tangibles a cambio de participar en el tratamiento y mantener la abstinencia, también han demostrado ser eficaces. Los Incentivos Motivacionales para Mejorar la Recuperación del Abuso de Drogas, un método basado en incentivos para promover la abstinencia de cocaína y metanfetamina, ha demostrado su eficacia en los consumidores de metanfetamina a través de la Red Nacional de Ensayos Clínicos sobre el Abuso de Drogas del NIDA.

Aunque los medicamentos han demostrado su eficacia en el tratamiento de algunos trastornos por consumo de sustancias, actualmente no existen medicamentos que contrarresten los efectos específicos de la metanfetamina o que prolonguen la abstinencia y reduzcan el abuso de la metanfetamina por parte de un individuo adicto a la droga. Sin embargo, el NIDA ha dado prioridad a la investigación sobre el desarrollo de medicamentos para tratar la adicción a los estimulantes y otras drogas. Uno de los enfoques que se están probando consiste en dirigirse a la actividad de las células gliales.

Un fármaco llamado AV411 (ibudilast), que suprime las acciones neuroinflamatorias de las células gliales, ha demostrado inhibir la autoadministración de metanfetamina en ratas y ahora se está acelerando la realización de ensayos clínicos para establecer su seguridad y eficacia en seres humanos con adicción a la metanfetamina. También se están estudiando enfoques que utilizan el sistema inmunitario del organismo para neutralizar la droga en el torrente sanguíneo antes de que llegue al cerebro.

Estos enfoques incluyen la inyección al usuario de anticuerpos antimetanfetamínicos o de vacunas que estimulen al cuerpo a producir sus propios anticuerpos.

Comprar Parafernalia

Parafernalia de Marihuana
Aceite de Cáñamo
Parafernalia de Marihuana
Aceite de CBD
Parafernalia de Marihuana
Armarios de Cultivo
Parafernalia de Marihuana
Luces Cultivo
Accesorios de Marihuana
Vaporizadores
Parafernalia de Marihuana
Peladora de Cogollos
Parafernalia de Marihuana
Edredón Marihuana
Accesorios de Marihuana
Alfombra Marihuana
Parafernalia de Marihuana
Mantas de marihuana
Si te ha gustado AYÚDANOS, dale a COMPARTIR en las REDES SOCIALES y agrégate a nuestro Instagram
https://www.instagram.com/semillasdemarihuana.info/
COMPARTIR
Artículo anterior¿Por qué dejar de consumir la Metanfetamina?
Artículo siguiente¿Qué es el Undecilenato de Boldenona?
Soy un apasionado de esta fabulosa planta, cultivador y estudioso de la marihuana, siempre aprendiendo. Me gusta escuchar y aprender de las nuevas genéticas, nuevas cepas de marihuana. Siento pasión por la marihuana, por su cultura, por el cultivo y por el misterio que gira entorno a ella. Me encanta la actualidad cannábica y soy un amante de la marihuana medicinal, un curioso. Me gusta compartir lo poco que sé.