¿Cuáles son las alternativas a los pesticidas?

0
301
alternativas a los pesticidas

Tener la voluntad de cultivar un huerto de forma natural es ciertamente noble, pero en realidad no debe consistir en sustituir un plaguicida por otro porque ambos están, en cualquier caso, diseñados para destruir. Adoptar medidas preventivas para anticiparse a las plagas en el huerto parece, pues, la opción más sabia, ya que se trata ante todo de actuar a favor de los vivos.
Y para obtener un huerto sano, en el que plantas, animales y jardineros convivan en armonía, no hacen falta aditivos sintéticos ni ningún tipo de química, el sentido común y el respeto de los equilibrios naturales deben ser la pauta a seguir. Porque si hay una lección que aprender de la naturaleza, es que sólo funciona bien en su conjunto; cuanto más rica y variada sea, más productiva será.

¿De qué estamos hablando exactamente?

Glifosato y pesticidas

Detrás del término plaguicida se esconde un conjunto de sustancias químicas activas destinadas a destruir una o varias especies de organismos vivos considerados indeseables. Los más conocidos y utilizados son los herbicidas (que actúan contra las malas hierbas), los fungicidas (que actúan contra la proliferación de hongos) y los insecticidas (que actúan contra la invasión de insectos). También conocidos como «productos fitosanitarios», los plaguicidas se utilizan en el sector agrícola para garantizar un buen rendimiento y limitar al mismo tiempo el riesgo potencial de pérdida de cosechas.

El glifosato, actualmente prohibido en Francia, es muy popular entre los agricultores porque es fácil de usar, eficaz y barato. Sin embargo, sigue siendo muy controvertido porque los últimos estudios lo clasifican como «probable carcinógeno» para el ser humano. Sin embargo, este producto sigue siendo un herbicida versátil y no selectivo que se utiliza en todo el mundo desde hace más de cuarenta años. Y aunque el consumo de glifosato disminuyó ligeramente entre 2016 y 2020, de 8.749 toneladas a 8.645 toneladas, se dice que Francia está especialmente apegada al glifosato, ya que es el primer usuario europeo. Francia representa el 19 % del glifosato pulverizado en la Unión Europea, por delante de Polonia (14 %), Alemania (10 %) e Italia (8 %).

Un gran problema de salud pública

Las repercusiones sobre nuestra salud y nuestro entorno y la contaminación del medio ambiente (agua, suelo, aire) por los plaguicidas se han convertido así en una de las principales preocupaciones de la población, inquieta por las consecuencias para su equilibrio sanitario.
El cortoplacismo y la acción inmediata para resolver y erradicar el problema de una invasión de plagas en el huerto también pueden considerarse, por desgracia, una negación de la buena salud de las generaciones futuras.

Parafernalia de Marihuana
Zapatillas de Marihuana
Zapatillas Marihuana
Parafernalia de Marihuana
Gorras de Marihuana de Marihuana
Gorra de Marihuana
Parafernalia de Marihuana
Grinders de Marihuana
Grinder de Marihuana

Entonces, ¿hay que dejar de utilizar pesticidas? Todo el mundo está a favor de ello y, sin embargo, ni siquiera conseguimos reducir su uso. En lugar de entrar en una batalla permanente contra los invasores, que consistiría en erradicar las plagas «a toda costa», y por consiguiente los seres vivos, en detrimento de nuestra salud, inspirémonos en prácticas más suaves, orgánicas y naturales. Y desde el consenso general que pretende salir de esta lógica del uso de pesticidas, iniciemos el cambio mediante aplicaciones prácticas,
ciertamente no revolucionarias, pero utilizando nuestro sentido común.

Utilizar métodos de gestión integrada de plagas

Una combinación de diferentes métodos

Combinar una serie de medidas alternativas es una opción interesante si cambiamos de perspectiva y adoptamos un enfoque preventivo. Así, al adoptar estas medidas, se actúa en favor de lo vivo. Existen 4 ámbitos principales de actuación, muy pragmáticos en nuestro deseo de reducir los ataques de plagas y enfermedades
enfermedades:
Aumentar la fertilidad del suelo: Para defenderse de posibles ataques, las plantas deben encontrar en el suelo todos los elementos que necesitan. También es esencial que este alimento esté equilibrado por la fertilización orgánica. Si se consigue la actividad biológica adecuada
Si la actividad biológica correcta del suelo se consigue mediante la fertilización, debe evitarse el laboreo profundo.
Además, el suelo debe dejarse desnudo el menor tiempo posible y debe utilizarse una cubierta vegetal (acolchado, RCW, etc.).

Evitar el exceso de nitrógeno: no utilizar abonos químicos no elimina el exceso de nitrógeno posible con los abonos orgánicos. Con el compost, el riesgo de exceso de nitrógeno es más limitado, ya que su contenido es menor. En cambio, los abonos comerciales, como los excrementos de gallina, siguen siendo ricos en nitrógeno.

Aumentar la biodiversidad: está demostrado desde hace tiempo que la biodiversidad en el huerto reduce el riesgo de ataques de plagas. Esto requiere una gran variedad de hortalizas, pero también de flores, ya sea en asociación con las hortalizas o en parterres o
franjas. Tenga en cuenta que los insecticidas vegetales, como el neem o el piretro, no son selectivos y matan también a los insectos beneficiosos, verdaderos aliados del jardinero.

Combinar cultivos: Se trata de un requisito casi indispensable, ya que muchas combinaciones permiten reducir considerablemente los ataques de plagas. Por ejemplo, combinar zanahorias y puerros para controlar las moscas puede resultar a veces eficaz. Piense en alternar dos especies vegetales en el mismo bancal. El trébol es eficaz contra la mosca de la col. La albahaca y la phacelia repelen los pulgones de las judías.

Así pues, disponemos de medios naturales eficaces que ponen en práctica nuestro sentido común y nuestra capacidad de observación. Para prescindir de los tratamientos químicos en nuestro huerto, los procesos mecánicos también son imprescindibles. El desherbado térmico, el arranque manual y el barrido también pueden sustituir eficazmente al desherbado químico. El control de las malas hierbas también puede evitarse mediante el césped, la floración, la plantación de cubiertas vegetales y el acolchado de las zonas no transitadas y transitables.

El camino pertinente de la permacultura

Partiendo del principio permacultural de que «el problema es la solución», se da prioridad al diseño del espacio ajardinado y a la conservación de la biodiversidad. De hecho, el problema de las invasiones no deseadas sólo pone de manifiesto la
presencia de un desequilibrio en el huerto. Por tanto, corresponde al jardinero, a través de su trabajo de observación, determinar las razones de ello.
El hecho de trabajar su huerto por zonas permitirá optimizar el espacio y el trabajo.

Esto forma parte de la prevención, ya que el acolchado del suelo, por ejemplo, el aumento de la altura de siega, la siega tardía o la elección de especies locales, silvestres y adaptadas al entorno son formas de limitar las malas hierbas. Y, en consecuencia, el uso de sustancias químicas.

Mantillo de permacultura

Al optar por este concepto de agricultura y horticultura sostenibles, basado en la observación aplicada de los ecosistemas y los ciclos naturales, el jardinero tiende a trabajar con la naturaleza y no contra ella.

En esta perspectiva, la protección de los seres vivos sigue siendo la punta de lanza de la permacultura y va a contracorriente de los métodos convencionales que utilizan pesticidas. La permacultura sigue siendo una verdadera ética o filosofía basada en la consideración de
la naturaleza, el ser humano y el reparto equitativo dentro de la sociedad.

Los grandes principios de una alternativa a los pesticidas

Al ir más lejos, al modificar nuestra manera de vivir juntos, nuestro enfoque del medio ambiente y nuestra concepción del uso de la tierra, se cuestiona todo el sistema político de nuestro país, que preconiza el productivismo, la rentabilidad, el dominio del mercado, el consumo excesivo, etc….
Es un modelo de vida que merece reflexión y que se opone a muchos de nuestros modelos, ya sean educativos, societarios o financieros, si queremos tener en cuenta la responsabilidad de nuestra existencia y asegurar las de las generaciones futuras.

«EL» gran principio a tener en cuenta para evitar el uso de pesticidas en nuestros jardines es poner nuestras plantas en las mejores condiciones posibles, lo que depende en gran medida de las elecciones del jardinero, que debe :

Dejar la menor cantidad posible de tierra desnuda
Practicar asociaciones de cultivos
Plantar setos
Acoger y favorecer la biodiversidad
Nutrir el suelo para mejorar su fertilidad mediante aportes orgánicos
Cubrir con mantillo para mantener
Eliminar los aportes químicos de nitrógeno
Diversificar la producción y las rotaciones
Elegir variedades resistentes y adaptadas a la región
Reservar zonas naturales
Establezca franjas de flores
No hacer de la erradicación de los seres vivos un fin en sí mismo

¿Cómo se pueden sustituir los pesticidas?

Existen diversas alternativas para sustituir los pesticidas químicos en la agricultura y reducir su impacto negativo en el medio ambiente y la salud. Algunas de estas alternativas incluyen:

Control biológico: se refiere a la utilización de organismos vivos, como insectos, hongos o bacterias, para combatir las plagas de manera natural. Por ejemplo, se pueden utilizar depredadores naturales de las plagas, como aves o insectos, para controlar su población.

Cultivo de variedades resistentes: se pueden cultivar variedades de plantas que son resistentes a ciertas plagas o enfermedades, lo que reduce la necesidad de utilizar pesticidas.

Rotación de cultivos: esta práctica implica cambiar los cultivos que se plantan en una misma parcela de manera regular, lo que reduce la acumulación de plagas y enfermedades en el suelo y reduce la necesidad de pesticidas.

Prácticas agrícolas integradas: esta estrategia combina diversas técnicas para reducir la utilización de pesticidas, como la utilización de variedades resistentes, la rotación de cultivos, el control biológico y la utilización de métodos mecánicos para controlar las plagas.

Productos naturales: se pueden utilizar productos naturales, como aceites esenciales, extractos vegetales y otros compuestos naturales, para controlar las plagas y enfermedades de las plantas.

En general, es importante fomentar prácticas agrícolas sostenibles y respetuosas con el medio ambiente, que reduzcan la necesidad de pesticidas y promuevan la salud del suelo y la biodiversidad.

¿Cómo se combaten las plagas sin usar pesticidas químicos?

Existen diversas formas de combatir las plagas sin recurrir a los pesticidas químicos, entre ellas se encuentran:

Control biológico: consiste en utilizar organismos vivos, como depredadores, parásitos y patógenos, para combatir las plagas. Estos organismos se alimentan de las plagas y las controlan de manera natural.

Control mecánico: se refiere al uso de trampas, barreras físicas y métodos de remoción manual para controlar las plagas. Por ejemplo, se pueden usar trampas de luz para atraer y capturar insectos voladores.

Control cultural: implica el uso de prácticas agrícolas que favorecen el equilibrio ecológico y reducen las poblaciones de plagas. Por ejemplo, la rotación de cultivos y la eliminación de malas hierbas y restos de cultivos pueden ayudar a prevenir la proliferación de plagas.

Control químico natural: consiste en el uso de pesticidas naturales, como los derivados de plantas y microorganismos, para controlar las plagas. Estos pesticidas son menos tóxicos que los químicos sintéticos y pueden ser una alternativa efectiva para el control de plagas.

Es importante recordar que cada método tiene sus limitaciones y que la combinación de varias estrategias puede ser la mejor forma de controlar las plagas de manera efectiva y sostenible.

¿Cómo se puede evitar el uso de pesticidas?

Existen varias medidas que se pueden tomar para evitar el uso de pesticidas, como por ejemplo:

Emplear métodos de control biológico: Este método consiste en utilizar organismos vivos para controlar las plagas de forma natural, como por ejemplo, la introducción de insectos depredadores que se alimenten de la plaga.

Practicar la rotación de cultivos: Esta técnica consiste en alternar diferentes cultivos en la misma parcela, lo que evita que las plagas se acostumbren a un único tipo de planta y se propaguen más fácilmente.

Emplear prácticas culturales adecuadas: Es importante aplicar técnicas de cultivo que favorezcan la salud y resistencia de las plantas, como la selección de variedades resistentes a plagas y enfermedades, la fertilización adecuada y el riego controlado.

Utilizar trampas y barreras: Se pueden emplear trampas y barreras para controlar el acceso de las plagas a las plantas, como por ejemplo, trampas de pegamento o barreras físicas.

Mantener una adecuada higiene y limpieza: Es importante mantener la parcela y las herramientas de trabajo limpias y libres de restos de plantas y otros residuos que puedan atraer plagas.

Fomentar la biodiversidad: Es importante fomentar la biodiversidad en la parcela, ya que esto ayuda a crear un equilibrio natural y reduce la aparición de plagas.

Utilizar pesticidas naturales: En algunos casos, se pueden emplear productos naturales como aceites esenciales o extractos de plantas para controlar las plagas de forma no tóxica.

¿Cómo se llaman los productos libres de pesticidas?

Los productos libres de pesticidas se conocen como productos orgánicos o productos naturales. Estos productos se producen sin el uso de pesticidas sintéticos y otros químicos, y están certificados por agencias gubernamentales y organizaciones independientes para garantizar su pureza y calidad.

En la agricultura, se utilizan técnicas y métodos agrícolas sostenibles para combatir las plagas y enfermedades en lugar de pesticidas químicos. En cuanto a los productos de consumo, los productos orgánicos y naturales se pueden encontrar en tiendas especializadas y supermercados con secciones dedicadas a productos orgánicos.

¿Ventajas de utilizar pesticidas en el cultivo?

El uso de pesticidas puede tener ventajas y desventajas, y que la elección de utilizarlos o no dependerá de diversos factores, tales como la naturaleza de la plaga, el tipo de cultivo y las regulaciones gubernamentales. No obstante, a continuación se presentan algunas posibles ventajas del uso de pesticidas en el cultivo:

Control efectivo de plagas: Los pesticidas pueden ser efectivos para controlar diversas plagas que afectan los cultivos, evitando así su propagación y protegiendo la producción de alimentos.

Incremento de la producción: Al reducir la pérdida de cultivos debido a las plagas, se puede aumentar la producción de alimentos y mejorar la rentabilidad de los agricultores.

Protección de la salud pública: Los pesticidas pueden ayudar a prevenir la propagación de enfermedades transmitidas por insectos, como la malaria y el dengue, que pueden ser perjudiciales para la salud pública.

Menor uso de recursos: En algunos casos, el uso de pesticidas puede reducir la necesidad de otros recursos, como el agua y la energía, al evitar la pérdida de cultivos y la necesidad de replantar.

Mejora en la calidad de los productos: El uso de pesticidas puede contribuir a mejorar la calidad de los productos, al reducir la presencia de plagas y enfermedades en los cultivos.

Cabe señalar que estas ventajas pueden estar sujetas a diversos factores y condiciones, y que el uso de pesticidas también puede tener desventajas que deben ser consideradas.

¿Desventajas de utilizar pesticidas en el cultivo?

El uso de pesticidas en el cultivo tiene varias desventajas, entre las que se encuentran:

Contaminación del suelo y agua: los pesticidas pueden penetrar en el suelo y contaminar las aguas subterráneas. Además, los residuos de pesticidas en los cultivos pueden terminar en los ríos y otros cuerpos de agua, afectando a los ecosistemas y la vida silvestre.

Efectos negativos en la salud humana: los pesticidas pueden ser perjudiciales para la salud humana si se inhalan o se consumen en grandes cantidades. Pueden causar enfermedades como cáncer, trastornos neurológicos y respiratorios, entre otros.

Contaminación de alimentos: los residuos de pesticidas en los alimentos pueden ser perjudiciales para la salud. Aunque los niveles permitidos de residuos son muy bajos y se consideran seguros, algunas personas pueden ser más sensibles a estos compuestos.

Resistencia de las plagas: el uso excesivo de pesticidas puede crear resistencia en las plagas y reducir su eficacia. Además, puede llevar a la aparición de nuevas plagas y enfermedades que son más difíciles de controlar.

Impacto en la biodiversidad: los pesticidas pueden matar no solo a las plagas, sino también a otros organismos beneficiosos, como abejas y otros polinizadores. Esto puede tener un impacto negativo en la biodiversidad y en la producción de alimentos.

¿Qué fruta tiene más pesticidas?

Según el informe anual del Grupo de Trabajo Ambiental (EWG, por sus siglas en inglés) de 2021, la fruta que suele tener más residuos de pesticidas es la manzana. En el informe, se clasifica a las frutas y verduras en función de la cantidad de residuos de pesticidas encontrados en ellas y se elabora una lista de los productos con mayor y menor cantidad de pesticidas.

En la lista de 2021, después de la manzana le siguen la fresa, la uva, el melocotón, la cereza, la pera, el tomate, el apio, el pimiento y el nectarina. Cabe destacar que, aunque estas frutas y verduras tienen residuos de pesticidas, esto no significa necesariamente que sean peligrosas para la salud, ya que la cantidad de pesticidas encontrados en ellas suele estar por debajo de los límites establecidos por las agencias reguladoras de cada país.

¿Qué verduras tienen más pesticidas?

Los estudios muestran que algunos tipos de verduras tienen más residuos de pesticidas que otros. Algunas de las verduras con mayor cantidad de pesticidas son:

Espinacas: Las espinacas se encuentran en la parte superior de la lista de verduras con mayor cantidad de residuos de pesticidas. Según los estudios, el 97% de las espinacas contienen al menos un residuo de pesticida.

Tomates: Los tomates son otra verdura que se encuentra en la lista de las más contaminadas con pesticidas. Según los estudios, el 90% de los tomates contienen al menos un residuo de pesticida.

Lechugas: Las lechugas también son una verdura que puede contener una cantidad significativa de pesticidas. Según los estudios, el 85% de las lechugas contienen al menos un residuo de pesticida.

Pimientos: Los pimientos son una verdura muy popular, pero también pueden contener una cantidad significativa de pesticidas. Según los estudios, el 80% de los pimientos contienen al menos un residuo de pesticida.

Calabacines: Los calabacines son otra verdura que a menudo se encuentra contaminada con pesticidas. Según los estudios, el 75% de los calabacines contienen al menos un residuo de pesticida.

Es importante tener en cuenta que los niveles de pesticidas en las verduras pueden variar según el país y la región. Además, lavar bien las verduras antes de consumirlas puede ayudar a reducir los niveles de residuos de pesticidas.

¿Qué desventajas tiene el uso de sustancias como plaguicidas y abonos?

El uso de sustancias como plaguicidas y abonos tiene varias desventajas, entre las que destacan:

Contaminación del suelo: El uso excesivo de plaguicidas y abonos puede contaminar el suelo y afectar su fertilidad a largo plazo. Estos productos químicos pueden acumularse en el suelo y causar daños en los ecosistemas.

Contaminación del agua: Los plaguicidas y abonos pueden filtrarse en el agua subterránea y contaminar los ríos y arroyos cercanos. Esto puede afectar a la fauna y la flora del agua, y también puede ser perjudicial para la salud humana si se consume agua contaminada.

Contaminación del aire: Al aplicar plaguicidas y abonos, se pueden emitir sustancias químicas al aire, lo que puede afectar la calidad del aire y causar problemas de salud respiratorios.

Daño a la salud humana: La exposición a sustancias químicas tóxicas puede ser perjudicial para la salud humana, ya sea a corto o largo plazo. La inhalación de vapores tóxicos o el contacto con la piel pueden causar problemas de salud como irritación de la piel, náuseas, dolores de cabeza y enfermedades graves.

Efectos sobre la biodiversidad: Los plaguicidas pueden matar no solo las plagas, sino también otras especies de insectos, aves y mamíferos que son importantes para el equilibrio del ecosistema.

Resistencia a plagas y enfermedades: El uso excesivo de plaguicidas puede provocar la resistencia de las plagas y enfermedades a los mismos, lo que puede requerir el uso de cantidades aún mayores de productos químicos para lograr los mismos resultados.

El uso de plaguicidas y abonos puede tener consecuencias negativas en el medio ambiente y en la salud humana si no se utilizan de manera responsable y adecuada.

¿Cuáles son los riesgos del uso de fertilizantes y plaguicidas?

El uso de fertilizantes y plaguicidas puede tener varios riesgos y efectos negativos tanto para el medio ambiente como para la salud humana, entre ellos se encuentran:

Contaminación del agua y el suelo: Los fertilizantes y pesticidas pueden contaminar las fuentes de agua subterránea y superficiales, lo que puede tener efectos graves en la salud humana y el medio ambiente.

Pérdida de biodiversidad: El uso de pesticidas puede matar a insectos beneficiosos como las abejas, que son cruciales para la polinización y la reproducción de las plantas, lo que puede tener un impacto negativo en la biodiversidad.

Resistencia de plagas: Las plagas pueden desarrollar resistencia a los pesticidas con el tiempo, lo que puede llevar a la necesidad de usar pesticidas más fuertes y tóxicos para combatirlas.

Toxicidad para la salud humana: Los pesticidas pueden ser tóxicos para los humanos y su exposición puede causar problemas de salud como irritación de la piel, problemas respiratorios y cáncer.

Contaminación del aire: Los productos químicos utilizados en fertilizantes y pesticidas pueden evaporarse y contaminar el aire, lo que puede tener efectos negativos en la calidad del aire y la salud humana.

Es importante tener en cuenta que existen alternativas más sostenibles y saludables al uso de fertilizantes y plaguicidas, como la agricultura orgánica y la agroecología, que pueden reducir los riesgos asociados con el uso de estos productos químicos.

¿Cómo afectan los fertilizantes y plaguicidas al medio ambiente?

Los fertilizantes y plaguicidas pueden tener un impacto negativo en el medio ambiente si no se manejan adecuadamente. Por ejemplo:

Contaminación del suelo: el uso excesivo de fertilizantes puede provocar la acumulación de nutrientes en el suelo, lo que puede afectar la calidad del mismo. Además, algunos fertilizantes pueden contener metales pesados y otros contaminantes que pueden persistir en el suelo durante años.

Contaminación del agua: los fertilizantes y plaguicidas pueden ser arrastrados por el agua de lluvia y filtrarse en las capas freáticas, lo que puede contaminar el agua subterránea. Además, algunos plaguicidas pueden ser tóxicos para la vida acuática.

Pérdida de biodiversidad: los plaguicidas pueden matar insectos y otros animales que no son el objetivo principal del tratamiento, lo que puede afectar negativamente la biodiversidad.

Impacto en la salud humana: algunos plaguicidas pueden ser tóxicos para los seres humanos y pueden provocar problemas de salud como irritación de la piel, problemas respiratorios, mareos y náuseas. Además, los residuos de plaguicidas en los alimentos pueden representar un riesgo para la salud si se consumen en grandes cantidades.

Es importante manejar estos productos de manera responsable y utilizar alternativas más sostenibles y respetuosas con el medio ambiente siempre que sea posible.

¿Qué tipo de contaminación es causada por los pesticidas?

Los pesticidas pueden causar diferentes tipos de contaminación. Uno de los principales tipos de contaminación que pueden causar los pesticidas es la contaminación del suelo. Los pesticidas pueden ser absorbidos por el suelo y contaminar el agua subterránea, lo que puede tener consecuencias negativas en la calidad del agua potable.

Además, los pesticidas también pueden contaminar los cultivos y los alimentos, lo que puede tener efectos perjudiciales en la salud humana. Finalmente, los pesticidas pueden ser transportados por el aire y contaminar el medio ambiente, incluyendo la fauna y flora local. Esto puede tener consecuencias negativas en la biodiversidad y en el equilibrio ecológico de los ecosistemas.

¿Cuáles son los impactos negativos de la agricultura de los pesticidas?

La agricultura basada en pesticidas puede tener varios impactos negativos, incluyendo:

Contaminación del agua: los pesticidas pueden filtrarse en los ríos, arroyos y acuíferos, contaminando el agua y poniendo en riesgo la vida acuática y la salud humana.

Pérdida de biodiversidad: los pesticidas pueden matar no solo las plagas, sino también los insectos y animales beneficiosos, como abejas y mariposas, que son importantes para la polinización y la salud del ecosistema.

Resistencia a los pesticidas: con el tiempo, las plagas pueden desarrollar resistencia a los pesticidas, lo que significa que se necesitan dosis más altas y peligrosas para controlarlas, lo que aumenta aún más la cantidad de pesticidas utilizados.

Contaminación del suelo: los pesticidas pueden afectar negativamente la calidad del suelo, lo que puede reducir la capacidad de las plantas para crecer y limitar la producción de alimentos.

Riesgos para la salud humana: la exposición a largo plazo a pesticidas puede aumentar el riesgo de enfermedades crónicas, como el cáncer, así como provocar problemas respiratorios, problemas de fertilidad y otros problemas de salud.

¿Cómo afecta el uso de los pesticidas y fertilizantes que se usan en la agricultura de la capa de ozono?

El uso de pesticidas y fertilizantes en la agricultura puede tener un impacto negativo en la capa de ozono. Algunos de estos productos contienen compuestos químicos que pueden reaccionar con el ozono en la atmósfera y degradarlo. Por ejemplo, los compuestos organoclorados, como el DDT, se han utilizado ampliamente como pesticidas y son conocidos por su capacidad para degradar el ozono.

Además, el uso excesivo de fertilizantes en la agricultura puede llevar a la lixiviación de nitrógeno en los suelos, lo que puede contribuir a la formación de óxido nitroso en la atmósfera. El óxido nitroso es un gas de efecto invernadero que también puede reaccionar con el ozono y degradarlo. En resumen, el uso excesivo e irresponsable de pesticidas y fertilizantes en la agricultura puede tener un impacto significativo en la capa de ozono y en la salud del planeta en general.

Comprar Parafernalia

Parafernalia de Marihuana
Aceite de Cáñamo
Parafernalia de Marihuana
Aceite de CBD
Parafernalia de Marihuana
Armarios de Cultivo
Parafernalia de Marihuana
Luces Cultivo
Accesorios de Marihuana
Vaporizadores
Parafernalia de Marihuana
Peladora de Cogollos
Parafernalia de Marihuana
Edredón Marihuana
Accesorios de Marihuana
Alfombra Marihuana
Parafernalia de Marihuana
Mantas de marihuana
Si te ha gustado AYÚDANOS, dale a COMPARTIR en las REDES SOCIALES y agrégate a nuestro Instagram
https://www.instagram.com/semillasdemarihuana.info/
Accesorios de MARIHUANA
Aceite de CáñamoAceite de CBDArmarios de Cultivo
Básculas de PrecisiónControl de OloresBikini de Marihuana
Luces de CultivoInvernaderosCaseta de Jardín
Bañador HombreCalcetines de MarihuanaCalzoncillos Marihuana
Tazas de MarihuanaTermos de MarihuanaTest de Drogas
Toallas de MarihuanaGorras de MarihuanaRolling Box
Grinder MarihuanaMecheros CipperMecheros Zippo
Peladoras de CogollosPipas para FumarEliminar Plagas
Kit de CultivoKit de RiegoHerramientas Jardín
Macetas de TelaMedidores Ph y EcLeggings Marihuana
Sustratos y TierrasFertilizantes CultivoTermómetros Cultivo
Mantas de MarihuanaSudaderas de MarihuanaBufandas de Marihuana
Delantales MarihuanaGuantes de CocinaManteles Individuales
Zapatillas MarihuanaPijamas MarihuanaFundas Cojines
Funda Nórdica EdredónFelpudo MarihuanaAlfombras Marihuana
Cortinas DuchaNeceser MarihuanaAlfombra de Baño
Paraguas MarihuanaEsterillas de YogaCorbatas Marihuana
Mochilas de MarihuanaGorros de PuntoCremas de Marihuana
Camisetas de MarihuanaCalentador de CuelloSombrero Pescador
Tapiz MarihuanaPantalones MarihuanaLibros de Marihuana
VaporizadoresBong MarihuanaGlass Blunt
Prensa MarihuanaMáquinas de LiarCeniceros Marihuana
Líquidos VaporizadoresMacetas y TiestosMalla de Secado
Anillos MarihuanaColgantes MarihuanaPendientes Marihuana
Bolsa de AlmuerzoBolsa TérmicaBotellas de Agua
Disfraz MarihuanaSombrero Papa NoelPulseras de Marihuana
Estuche de GafasTiradores de MarihuanaMoldes de Marihuana
cesta de ropa suciaFunda CojínCortinas Marihuana
Mantel MarihuanaReloj de ParedDespertador
Lámpara de MesillaGorro de DuchaVinilos Marihuana
Chanclas MarihuanaMascarillasAntifaz para Dormir
Maletín para PortátilBolso de MaquillajeBolso de Mano
Bolso MensajeroMonedero MarihuanaBandolera Marihuana
Riñonera MarihuanaEstuche de LápicesMochila de Cuero
Bolsa GimnasioMochila CordonesMaleta de Viaje
COMPARTIR
Artículo anteriorAceite CBD para Perros: Todo lo que Necesitas saber
Artículo siguienteLas mejores cepas de Marihuana para el alivio del dolor de espalda
Soy un apasionado de esta fabulosa planta, cultivador y estudioso de la marihuana, siempre aprendiendo. Me gusta escuchar y aprender de las nuevas genéticas, nuevas cepas de marihuana. Siento pasión por la marihuana, por su cultura, por el cultivo y por el misterio que gira entorno a ella. Me encanta la actualidad cannábica y soy un amante de la marihuana medicinal, un curioso. Me gusta compartir lo poco que sé.